Los nombres de autos ‘reinterpretados’ por las marcas

Nombres como Eclipse o Delta quizá llenen tus recuerdos con icónicas versiones. No así sus sucesores, de más contenidas reputaciones.




Es cierto que todas las marcas de autos actualizan sus modelos, siguiendo determinados parámetros, y ello va dando lugar a cambios radicales, materializados -cómo no- en diferentes generaciones de un mismo vehículo. Así por ejemplo, a fines de 2019 te mostramos la octava evolución del incombustible Volkswagen Golf, el hatchback alemán que más allá de crecer y pasar de un look cuadrado setentero a uno redondeado actual, mantiene inalterables sus cualidades que le han valido ser el más vendido en Europa desde hace medio siglo. Pero hay excepciones: modelos pretendidos como ‘continuadores’, que llevan el mismo nombre, pero que terminan no siendo lo mismo. Aquí un listado.

Volkswagen Golf

Lancia Delta

Hablar del Delta es referirse a un gran auto. Sin ir más allá, se trata del modelo más ganador en la historia del WRC, con seis títulos sucesivos entre fines del 80 e inicios del 90. Este compacto italiano, ganador del Auto del Año en Europa en 1980 y del que hace unos días te mostramos una unidad que circula en Chile, se ha vuelto un fruto codiciado entre los coleccionistas de autos.

Con mucho menos lustre que su iniciador, y tras nueve años de ausencia, Lancia puso a la venta el nuevo Delta. Se comercializó entre 2008 y 2013, aunque claro, no tuvo la tracción integrale ni ese afán por el motorsport que elevó a rango de leyenda al recordado Delta.

Mitsubishi Eclipse

Es con seguridad uno de los autos que más extrañan los fanáticos. Es que se trataba de un biplaza japonés que incluso apareció en películas y juegos para amantes de los autos.

El actual familiar Eclipse Cross poco y nada tiene que ver con el deportivo de motor delantero. De hecho, cuesta explicarse el porqué tomó su nombre.

Eclipse Cross

Ford Puma

El nombre Puma en Ford data de fines del 90. Se trató de un pequeño coupé comercializado únicamente en Europa y que, para hacerle honor a su nombre, se comercializó con hasta 166 caballos de potencia. ‘Murió’ en 2001.

Fue a mediados de 2019 cuando Ford revivió al Puma, claro que en un concepto totalmente diferente. Lejos de su cuerpo de coupé, ahora el Ford con nombre de felino es un SUV que apunta a fortalecer la presencia del fabricante estadounidense en este cotizado segmento. Para ser justos habrá que decir que el Ford Puma 2020 fue finalistas en el Auto del Año en Europa.

Ford Galaxie/Galaxy

El Ford Galaxie es conocido en nuestro país por ser el auto presidencial desde la segunda mitad de la década del 60, cuando fuera un obsequio de la Reina Isabel de Inglaterra.

Es recordado por ser uno de los autos más vendidos en Estados Unidos en la década del 60. Tampoco tiene mucho que ver con el actual Galaxy, una van con la que guarda poco y nada de similitud.

Comenta