Mercedes-Benz le rinde tributo a Niki Lauda

Renombró la calle donde se encuentra la sede del equipo con el nombre del fallecido piloto austríaco.




El legado de Niki Lauda nunca será olvidado, menos aun por Mercedes Benz, cuyo impacto como asesor fue decisivo en la escudería alemana durante sus años dorados entre 2014 y 2021, siendo en parte responsable del fichaje de Lewis Hamilton.

Por eso y mucho más, hoy el constructor alemán ha renombrado la calle de entrada a su sede en Brackley, que desde hoy pasa a llamarse Lauda Drive. Homenaje que se suma al de la inclusión de una estrella roja en los laterales del monoplaza, color identificativo del piloto austriaco por sus cascos y sus gorros.

“Es un verdadero honor presentar Lauda Drive y fue genial ver a tantos miembros del equipo reunirse para ver la revelación”, se congratula Toto Wolff, director del equipo e impulsor del detalle, que ha ornamentado el letrero con una de las gorras de Niki.

“Si bien nuestro querido amigo y colega Niki no hubiera querido que hiciéramos un escándalo, también estaría orgulloso de que esta carretera lleve su nombre. Fue un privilegio para todos nosotros trabajar junto a él y tuve la suerte de llamarlo uno de mis mejores amigos”, recuerda el mandamás.

En este año complicado para Mercedes, desde la escudería recuerdan a Lauda como una de las figuras determinantes a las que haber recurrido: “Fue un gran contribuyente a nuestro éxito, un gran compañero de entrenamiento para mí y un fuerte presidente no ejecutivo, a quien extrañamos mucho. Desearía que todavía estuviera aquí como mi amigo y como presidente, porque hubiera habido muchas preguntas que me hubiera gustado hacerle este año”, lamenta Wolff, que pese a todo sigue sintiendo la presencia del expiloto:

“Su legado sigue vivo en tantas formas y formas, pero saber que tantas personas pasarán por Lauda Drive en los años venideros es muy especial”, finaliza Wolff en el comunicado oficial del equipo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.