Porsche se cuadra otra vez con su historia y lanza un one-off del 911 en honor al mexicano Pedro Rodríguez

En julio se cumplió medio siglo del accidente en Alemania que le costó la vida al campeón latinoamericano. La marca hoy lo honra con una edición única basada en el Porsche 911 Turbo S, el más afilado de la gama 'nueveonce'.




Justo 50 años después de la muerte del piloto mexicano Pedro Rodríguez, Porsche ha creado un ejemplar único de un 911 Turbo S -su máquina actual más perfecta- rindiéndole honores al campeón, para subastarlo con fines benéficos.

En su carrera deportiva, Pedro Rodríguez consiguió dos victorias en Fórmula 1 (Sudáfrica 1967 y Bélgica 1970), un triunfo en las 24 Horas de Le Mans y cuatro victorias en las 24 Horas de Daytona, siendo el piloto mexicano con mejor palmarés de todos los tiempos. A lo largo de su ilustre carrera logró once victorias en el Campeonato del Mundo de Marcas, ahora conocido como Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC), y ayudó a Porsche a ganarlo en 1970 y 1971. Ocho de sus once victorias fueron con el Porsche 917 KH con la distintiva decoración de Gulf.

Ahora, medio siglo después de que perdiera la vida en el circuito urbano de Norisring, en Nuremberg, Porsche Latin America y Porsche México han encargado un auto especial para homenajear a este gran piloto. En colaboración con Porsche Exclusive Manufaktur, se ha fabricado un modelo único: el Porsche 911 Turbo S Pedro Rodríguez, que se presentó durante el Porsche Sportscar Together Days en el Centro de Alto Rendimiento Pegaso, en Toluca, México.

“Pedro Rodríguez sigue siendo el piloto latinoamericano que más triunfos y alegrías ha dado a Porsche”, explicó George Wills, Presidente y Director General de Porsche Latin America. “Con este coche único en el mundo queremos rendir homenaje a un piloto insustituible, un ídolo del pasado y una leyenda de hoy”.

Detalles y diseño distintivos

Al rendir tributo a un piloto de carreras único, el Porsche 911 creado en su memoria debía tener un diseño y detalles diferenciadores. “Este auto dispone de elementos que ningún otro en el mundo podrá tener”, dice Camilo San Martín, Director de Porsche México. “Esta configuración, con estos detalles y equipamientos específicos, ha sido bloqueada en el configurador de Porsche, así como en el sistema de producción, por lo que este coche es literalmente irrepetible”.

Además de colaborar con Porsche Exclusive Manufaktur, Porsche Latin America y Porsche México trabajaron junto a la familia de Rodríguez y el Museo Porsche para crear un auto que no solo rinde homenaje al legendario piloto, sino también al recordado Porsche 917 KH con el que alcanzó la gloria.

El Porsche 917 KH azul Gulf como inspiración

Pintado en el icónico azul Gulf con una franja naranja que lo recorre de extremo a extremo, esta unidad está basada en el conocido Porsche 911 Turbo S. Las llantas, especialmente diseñadas y con tuerca central de aluminio, están pintadas en negro de alto brillo. Las puertas presentan un número dos negro en un círculo blanco.

Otro elemento distintivo es la placa situada en el pilar B, que lleva una silueta del 917 KH con los colores de la bandera mexicana, el nombre y la firma de Rodríguez. Este mismo detalle se refleja en las molduras de carbono de los marcos inferiores de las puertas, que se iluminan al abrirlas. Asimismo, bajo el alerón trasero están grabados los nombres de las ocho carreras que ganó con el citado Porsche 917 KH.

En el interior, el Porsche 911 Turbo S Pedro Rodríguez está completamente tapizado en cuero azul grafito con costuras naranjas. La silueta del 917 aparece en los reposacabezas de los asientos delanteros, mientras que la firma de Rodríguez se puede ver en el reposabrazos central y en el revestimiento de fibra de carbono del salpicadero.

La personalización del bólido llega hasta su llave, con la firma del bicampeón del mundo de resistencia y pintada en azul Gulf. El vehículo también incluye un juego de maletas a medida, en cuero azul grafito con costuras y detalles en naranja.

Esta unidad única del Porsche 911 Turbo S dedicada a Pedro Rodríguez -que lleva el bóxer seis cilindros 3.8 litros con dos turbocompresores, de 650 Hp y 800 Nm- se subastará a finales de este año. La recaudación se destinará a diversas causas benéficas con sede en México.

Pedro Rodríguez falleció en Nuremberg el 11 de julio de 1971, cuando se rompió una de las mazas delanteras de su Ferrari. En 1973, el Autódromo de la Ciudad de México fue rebautizado como Hermanos Rodríguez en honor a él y a su hermano Ricardo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.