Volvo lanza la nueva gama de motores híbridos enchufables

Los nuevos bloques T8 de la firma sueca se caracterizan por ser más eficientes y con mayor autonomía, logrando casi 90 km en modo solo eléctrico.




“En la región queremos que el 50% de nuestras ventas totales en 2025 sean modelos ciento por ciento eléctricos y creemos que, incluso, puede ser más”, explica Luis Resende, CEO de Volvo Latam, quien tiene claro que el camino que tomó Volvo hacia la electromovilidad es sin retorno y para lograr sus metas, deben hacer una buena transición, para que el cliente logre internalizar lo que significa tener y conducir un auto eléctrico.

Para lograrlo, un paso gigante es la incorporación de la nueva generación de motores híbridos enchufables T8, los que estarán disponible en los modelos XC60, S60, XC90 y S90, y que vienen con muchas innovaciones tecnológicas, lo que se traduce en la obtención de bloques mucho más potentes y eficientes y con mayor autonomía en su andar eléctrico.

“Este es un lanzamiento vital para nuestra marca en la región. Sabemos que tenemos clientes que se resisten a los coches eléctricos y con estos modelos podrán vivir lo que es un auto eléctricos sin tener miedo de no tener la autonomía necesaria”, agrega Resende.

Para lograr las mejoras se trabajó en el motor de combustión, en el motor eléctrico y en la batería, tres de los cuatro componentes principales de un sistema híbrido enchufable; y lo único que no cambió en esta nueva generación fue el sistema de recarga.

Los nuevos T8 mantienen el bloque de cuatro cilindros 2.0 litros turboalimentado, pero reduce la potencia de 320 a 317 Hp, manteniendo eso sí el torque en 400 Nm. A ello agrega un nuevo generador de arranque integrado que además genera energía para la batería, y que reemplaza al super cargador anterior. Todo esto permite tener un motor de combustión mucho más eficiente, con menor consumo de combustible y menores emisiones.

El segundo elemento fue el motor eléctrico, que ahora es completamente nuevo, cuenta con 107 kW (145 Hp) y 309 Nm de par, aumentando en 29% el torque y 66% la potencia. El bloque se encuentra instalado en el eje trasero, entregando así una mejorada tracción AWD, principalmente, a baja velocidades.

Entre ambos motores, los nuevos Plug-in Hybrid T8 de Volvo llegan 462 Hp, mientras que el torque se eleva a 709 Nm (+11%) y están gestionados por la caja automática de 8 velocidades que tenían los modelos anteriores.

La batería de esta nueva generación de plug in, es la que recibió las más importantes actualizaciones. Volvo reorganizó la distribución interior de las celdas lo que le permitió agregar una tercera capa y subir así de 96 a 102, eso sin variar un ápice el tamaño exterior. Con este cambio, la capacidad nominal de batería crece de 11,6 a 18,8 kWh, permitiendo aumentar considerablemente la autonomía en modo eléctrico. Volvo indica que en el S60 Plug In T8, se pasa de 49 a 90 km (84%); en el XC60 Plug-in T8 se aumenta de 45 a 81 km (80%) y XC90 Plug-in T8 aumentó un 75% su autonomía, pasando de 44 a 77 km.

Eso sí el cargador de los nuevos motores es el mismo de 3,6 kW incorporado en el auto.

Además, se añadió la función One Pedal Drive, el sistema de recarga de energía cinética, a través del cual es posible conducir casi sin tener que usar el pedal de freno. Esto solo estaba disponible en el XC40 y C40, los modelos 100% eléctricos de la marca.

La nueva generación de plug-in vienen con el eDTE o distancia eléctrica a vacío, una función que permite tener datos más exactos de la autonomía, gracias a que analiza no sólo la energía restante sino también los factores como temperatura ambiente y el estilo de conducción.

En Chile ya se encuentra disponibles los nuevos XC60 T8 Inscription (US 81.900) y XC90 T8 Inscription (US$ 102.900). Para los próximos meses se espera la llegada del S60 T8 y el S90 T8 estará disponible solo a pedido.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.