81 muertos por devastador incendio en edificios en Daca

bangladesh

Unas 50 personas más resultaron heridas en el siniestro, el cual estaba bajo control en su mayor parte el jueves por la madrugada tras más de nueve horas de trabajo de los bomberos.


Un devastador incendio se extendió a por lo menos cinco edificios en una sección antigua de Daca, la capital de Bangladesh, causando la muerte de al menos 81 personas, informaron autoridades el jueves.

El fuego que afectó a la zona de Chawkbazar estaba controlado casi por completo tras más de 10 horas de frenética lucha contra las llamas. Algunos de los alrededor de 50 heridos tení­an quemaduras graves.

El distrito, que data de la era mogol hace 400 años, está lleno de edificios separados por callejones estrechos, con viviendas sobre las tiendas, restaurantes o almacenes que dan a la calle. Miles de personas de la nación de mayorí­a musulmana acuden a Chawkbazar cada año para comprar los productos tradicionales con los que celebrar el iftar, el final del Ramadán.

El fuego comenzó el miércoles por la noche en un edificio y rápidamente se extendió a otros, dijo el general de brigada Alí­ Ahmed, director general del departamento de bomberos.

En el exterior del arrasado comercio, la calle estaba llena de vehí­culos calcinados, piezas de metal y plástico que todaví­a ardí­an y cientos de botes de desodorante corporal.

La cifra de muertos aumentó a 81 y muchas víctimas quedaron atrapadas en los edificios, dijo Mahfuz Riben, funcionario del cuarto de control del Servicio de Bomberos y de Defensa Civil de Daca. "Nuestros equipos están trabajando allí­, pero muchos de los cuerpos recuperados están irreconocibles. Es una situación muy difí­cil", le dijo a la AP por ví­a telefónica.

Algunos pisos de los edificios destruidos tenían sustancias químicas y plásticos almacenados.

Por el momento se han recuperado 70 cuerpos que fueron llevados al hospital universitario de la capital bangladesí­, dijo el director del servicio de bomberos, el mayor AKM Shakil Newaz. Las ambulancias llegaban al centro con los cadáveres mientras los familiares lloraban a sus muertos ante la morgue.

Los servicios de emergencia tuvieron problemas para llegar a la zona en parte porque las calles próximas estaban cerradas por el feriado nacional del jueves. Poco después de medianoche, con el incendio activo, la primera ministra y el presidente depositaron coronas en un monumento a 1,3 kilómetros (menos de una milla) del lugar de la tragedia para recordar a los manifestantes que murieron en una protesta en 1952 para reclamar su derecho a hablar bengalí­, el idioma local.

Según las autoridades, el cierre de las calles empeoró el tránsito, que a su vez ralentizó la llegada de algunos de los camiones de bomberos a la zona.

La mayorí­a de los edificios de Chawkbazar se utilizaban tanto para fines comerciales como residenciales pese a las advertencias de posibles muertes por incendios tras uno que dejó al menos 123 fallecidos en 2010. Las autoridades se habí­an comprometido a regular los inmuebles y alejar los almacenes de productos quí­micos de los edificios residenciales.

Comenta