A siete días de las elecciones en EEUU: ¿Qué dicen las encuestas?

A diferencia de las elecciones de 2016, cuando redujo a solo dos puntos la ventaja de Hillary Clinton en la recta final de la campaña, ahora el republicano Donald Trump está cerca de ocho puntos abajo del candidato demócrata, Joe Biden.




A una semana de las elecciones presidenciales en EE.UU., las posibilidades de una reelección para Donald Trump parecen complicarse cada día más. Esto, porque continúa detrás del exvicepresidente Joe Biden en las encuestas a nivel nacional y en los estados clave, lo que, a juicio de las expertos, dificulta que pueda repetir la sorpresa de 2016, cuando contra todo pronóstico estrechó la brecha con Hillary Clinton en la recta final de la campaña, y que a la postre le significó -pese a la ventaja de la candidata demócrata en el voto popular- ganar la Presidencia en el Colegio Electoral.

“Quizás lo más preocupante para el Presidente Trump es que está claramente por detrás de su ritmo de 2016. En este punto, hace cuatro años, estaba cerrando rápidamente la brecha con Hillary Clinton. No se pueden ver tales avances en la encuesta de 2020 contra Biden”, escribió este lunes Harry Enten, analista de CNN Politics.

En este momento, destaca Enten, Biden ha subido entre nueve y 10 puntos a nivel nacional, dependiendo del promedio que se examine. Según el portal RealClearPolitics, hoy la ventaja del demócrata sobre el Mandatario republicano es de 7,8 puntos porcentuales. Pero lo que es más importante, señala el experto electoral, es que el exvicepresidente de Barack Obama figura con más del 50% de las preferencias en varias de las principales encuestas. “La ventaja de Biden puede haber bajado un punto más o menos desde principios de octubre, aunque está muy dentro del promedio histórico de principios de año”, señala Enten.

La ventaja de Hillary Clinton se redujo a solo dos puntos en el promedio nacional una semana antes del día de las elecciones del 8 de noviembre de 2016, según los registros de RealClearPolitics. “Su ventaja había sido tan alta como siete puntos a aproximadamente 21 días de los comicios. El porcentaje de votos del 45% de Clinton fue lo suficientemente bajo como para dejar a Trump con mucho espacio en la última semana de la campaña para acorralar a los votantes que no favorecían a ninguno de los candidatos en este momento”, destacó el analista de CNN.

En 2020 la agencia Bloomberg es pesimista sobre las posibilidades de reelección de Trump. Además de destacar la distancia “formidable” de Biden en las encuestas nacionales, señala que “ha mantenido una enorme ventaja de recaudación de fondos sobre Trump que le da la capacidad de publicar anuncios de pared a pared en estados clave. Y FiveThirtyEight, el sitio de estadísticas políticas propiedad de ABC News, le da a Biden un 87% de posibilidades de ganar las elecciones”.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se va después de un evento de campaña en Martinsburg, Pennsylvania, el 26 de octubre de 2020.REUTERS/Leah Millis

Si bien Bloomberg recuerda que las encuestas están más estrechas en estados críticos como Florida y Ohio, enfatiza que los datos de votación anticipada son “alentadores” para los demócratas. En los estados donde los votantes se registran por partido, los demócratas han solicitado 10,1 millones más de votos que los republicanos, y ya han emitido 5,5 millones más, según el U.S. Elections Project.

Y la agencia norteamericana cree tener una explicación para el difícil momento electoral del republicano. “Como ocurre con la mayoría de las campañas para la reelección, la carrera de 2020 es en gran parte un referéndum sobre el primer mandato de Trump: su estilo combativo, su respuesta al coronavirus y la agitación económica que lo acompaña”, apunta.

Pero las diferencias van más allá de las encuestas nacionales, según CNN. Un sondeo de ABC News/Ipsos publicado el domingo y que fue realizado después del debate final entre Biden y Trump, encontró que la calificación de favorabilidad neta (favorable-desfavorable) de Trump es muy débil: -22 puntos.

“El hecho de que Trump tenga una calificación de favorabilidad neta profundamente negativa no es nada nuevo. Ha sido la norma durante su Presidencia y también lo fue durante su candidatura a la Casa Blanca en 2016. El dato más interesante de la encuesta es que la preferencia neta de Biden fue de +1 punto. Una calificación de favorabilidad neta positiva es la norma para Biden en estos días”, destaca la cadena de televisión.

Clinton, sin embargo, tuvo calificaciones de favorabilidad neta casi universalmente negativas en el último mes y nueve días antes de las elecciones de 2016. Es decir, disgustaba más que gustaba, recuerda CNN.

Así, todo lo que necesita hacer Biden es ganarse a los votantes a los que le agrada, afirma la cadena, que consigna su última encuesta, la cual muestra que el exvicepresidente vence a Trump por un margen de 93% a 6% entre los votantes probables que tenían una opinión favorable del candidato demócrata. “Todo lo que Biden necesita hacer ahora mismo para ganar es retener a los votantes que tiene”, asegura.

Bloomberg apunta a un análisis similar. “La ventaja de Biden en las encuestas nacionales es tres veces mayor que la de Clinton en este punto en 2016. Está por encima del 50% en la mayoría de las encuestas nacionales y en muchas encuestas estatales, lo que significa que los votantes indecisos y de terceros no serán decisivos”, dice.

Joe Biden llega para hablar con simpatizantes frente a un centro de servicio al votante, el lunes 26 de octubre de 2020, en Chester, Pennsylvania. (AP Photo/Andrew Harnik)

“Por supuesto, Clinton también tenía un 87% de posibilidades de ganar en el mismo punto hace cuatro años. La lección de 2016 es que las encuestas y los modelos de predicción son tan confiables como las suposiciones en las que se basan”, advierte Bloomberg.

Aun así, hay razones para ser escéptico de que Trump pueda lograr la misma hazaña en 2020, señala la agencia. “Es un entorno muy diferente”, dijo el estratega republicano Whit Ayres a Bloomberg Television. “Donald Trump está jugando a la defensiva ahora en estados en los que ganó muy cómodamente en 2016, como Iowa, Ohio e incluso Georgia y Carolina del Norte. Quizás también Texas. Todo lo que estoy diciendo es que sería aún más que un vuelco si Trump sacara lo que obtuvo en 2016, y fue una gran sorpresa en 2016”.

Así, consigna Bloomberg, las esperanzas de triunfo del mandatario republicano ahora se basan en una combinación cada vez más improbable de eventos: un hecho noticioso que cambie el juego, que se gane a los votantes indecisos y logre una avalancha de apoyo de partidarios “ocultos”. “El desempeño de Trump en el debate la semana pasada fue mejor que el primero a fines de septiembre, pero quizás no lo suficientemente fuerte como para influir en los votantes que no se encuentran entre los aproximadamente 53 millones que ya han emitido sus votos”, apunta la agencia de noticias.

Respecto de la posibilidad de un evento que cambie el curso de las elecciones, Enten recordó lo sucedido hace cuatro años. “La campaña de 2016, por otro lado, estaba en un gran cambio en este momento. Entre un montón de factores, la carta de (el entonces director del FBI) James Comey ‘investigando correos electrónicos en la computadora portátil de (el exrepresentante demócrata) Anthony Weiner que estaban potencialmente relacionados con una investigación sobre el uso de un servidor privado por parte de Hillary Clinton’ acababa de publicarse en este punto de la campaña de 2016. Este año no han salido bombas de esa magnitud”, destacó el experto electoral de la cadena de televisión.

Según Bloomberg, Trump espera repetir su sorprendente victoria sobre Clinton con un mapa electoral que se parece a 2016. “Su problema es que el mapa se parece mucho más a 2008”, destaca la agencia. Y añade: “Con Obama en la parte superior del voto, el Biden de 2008 fue elegido vicepresidente con votos de mujeres, un número récord de votantes negros y votantes blancos en el medio oeste industrial que sufre económicamente y los estados que cambian rápidamente en el Oeste y Sur. Clinton no pudo recrear la llamada Coalición Obama hace cuatro años. Ahora, el camino de Biden hacia la victoria podría parecerse notablemente al de 2008”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.