Advierten que falta de migración segura impulsa a venezolanos a cruzar peligrosa selva para llegar a EE.UU.

Miles de venezolanos han decidido salir de su país y viajar por peligrosas rutas a Norteamérica. Foto referencial: Luis Sevilla/Archivo

Human Right Watch dijo que las nuevas restricciones de visa de varios países de Centroamérica y de México ha llevado a que miles de venezolanos que deciden emigrar a Norteamérica, crucen el conocido Tapón de Darién, una zona con condiciones naturales peligrosas, como ríos caudalosos y animales salvajes. La ONG pidió a los líderes que cumplan la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección, firmada durante la IX Cumbre de las Américas.


La ONG Human Right Watch (HRW) advirtió este miércoles de que la falta de opciones de migración seguras y legales para los venezolanos está impulsando a un número creciente de personas a cruzar por una peligrosa zona selvática entre Colombia y Panamá.

Las nuevas restricciones de visa de varios países de centroamérica y de México ha llevado a que los venezolanos que deciden emigrar a norteamérica crucen el conocido como Tapón de Darién, una zona con condiciones naturales peligrosas, como ríos caudalosos y animales salvajes, según señaló la organización.

Por este motivo y porque los venezolanos han superado a los cubanos y haitianos como el grupo nacional más grande en emigrar a Norteamérica en 2022, HRW ha pedido a los líderes nacionales a que cumplan la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección, firmada durante la IX Cumbre de las Américas el pasado 10 de junio.

“Las personas que huyen de las crisis de Derechos Humanos en los países de la región deben tener una forma segura y ordenada de buscar protección en el extranjero”, sostuvo en un comunicado la directora para América de HRW, Tamara Taraciuk Broner.

“Los líderes que firmaron recientemente la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección deben honrar su compromiso revirtiendo urgentemente las medidas de inmigración que obligan a las personas a realizar cruces peligrosos”, ha añadido.

Estados Unidos, México, Costa Rica, Panamá y Honduras -entre otros-, firmaron en junio la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección, que incluye compromisos para fortalecer y ampliar las formas en que las personas pueden migrar y buscar asilo de manera segura y legal, y buscar la responsabilidad de quienes cometen abusos contra los migrantes.

“La mayoría de los migrantes que hacen el peligroso viaje a través del Tapón de Darién lo hacen porque no pueden obtener visas para viajar al norte en avión. Durante años, la mayoría han sido cubanos y haitianos. Desde enero de 2022, México, Costa Rica, Honduras y Belice han impuesto nuevos requisitos de visa a personas de países cuyos ciudadanos han estado llegando a la frontera sur de EE.UU. en mayor número, incluidos los venezolanos”, explicó la ONG en el escrito.

Según las declaraciones de algunos migrantes a las que ha tenido HRW, “muchos” de ellos afirman que viajan a través del Tapón de Darién porque los requisitos de visa han limitado su capacidad de tomar rutas más seguras para buscar protección en Estados Unidos.

En algunos casos, los gobiernos habrían incluso impuesto nuevas restricciones de inmigración en respuesta a la presión de Estados Unidos.

En 2021, un récord de 133.000 personas cruzaron el Tapón de Darién, incluidos 29.000 niños, según datos oficiales de las autoridades panameñas a las que ha tenido acceso la ONG. En los primeros cuatro meses de 2022, la cantidad de migrantes y solicitantes de asilo que cruzan hacia norteamérica casi se ha duplicado con respecto a los mismos meses de 2021.

También ha aumentado el número de venezolanos que buscan asilo en México. En los primeros cuatro meses de 2022, 4.270 solicitaron, en comparación con 6.192 en todo 2021. Los solicitantes de asilo en México a menudo se ven obligados a esperar meses o años en condiciones terribles para obtener un estatus legal.

“La mayoría de los venezolanos que cruzaron la brecha dijeron a Human Rights Watch que estaban escapando de las duras condiciones económicas de su país y de la dificultad para acceder a las necesidades básicas, en particular medicamentos y alimentos, debido a la emergencia humanitaria del país”, agregó la organización, añadiendo que muchos de ellos habrían sido perseguidos por las fuerzas de seguridad o por pandillas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.