Alberto Fernández: “Hubo un proceso donde el continente se ‘conservadurizó’, pero cuando la gente se expresó, cambió sustancialmente”

Alberto Fernández, presidente de Argentina.

En una conversación a través de redes sociales con el excandidato Marco Enríquez-Ominami, el mandatario argentino se refirió, entre otras cosas, a las crisis políticas que se han vivido en Sudamérica, a la elección de Biden y a la pandemia. También comentó el resultado del plebiscito chileno: "El resultado de la consulta sobre el tema constitucional da una pauta clara de un Chile que quiere dejar las lógicas heredadas de una constitución que promovió Pinochet".




El presidente de Argentina, Alberto Fernández, sostuvo esta tarde un diálogo en vivo con Marco Enríquez- Ominami a través de las redes sociales del ex candidato, donde se refirió a diferentes experiencias políticas que se han vivido dentro del continente. El mandatario mencionó que se vivió una experiencia conservadora en Sudamérica luego de la elección de Donald Trump, dado a que éste le habría dado “un paraguas protector” al continente, pero que, sin embargo, esto cambió rápidamente.

“Hubo un proceso donde el continente se ‘conservadurizó’, pero cuando la gente tuvo oportunidad de expresarse cambió sustancialmente”, sostuvo Fernández, quien además agregó que “eso comenzó a diluirse antes del resultado electoral de Estados Unidos por la experiencia de cada uno de nosotros, lo que se vivió en Argentina, Bolivia, Ecuador. Hay un cambio de posición”.

“Cuando en Argentina hubo posibilidad de votar, la gente dejó de lado el conservadurismo. En Bolivia cuando la gente pudo votar no eligió el conservadurismo, lo eligió a Evo (Morales), y tanto lo eligió que debieron hacer un golpe militar avalado por la OEA para poder poner una figura que era (Jeanine) Añez, e intentar destruir la fuerza política que Evo comanda, y un año después Evo volvió al poder", dijo el mandatario apuntando tanto a la frustrada reelección de Mauricio Macri en Argentina que lo dejó a él en la Casa Rosada, como a lo ocurrido en Bolivia en el último año. "En Chile finalmente el resultado de la consulta sobre el tema constitucional da una pauta clara de un Chile que quiere dejar las lógicas heredadas de una constitución que finalmente promovió Pinochet hacia una constitución distinta”, agregó, comentando el reciente plebiscito del 25 de octubre.

Sobre la reciente elección de Joe Biden, el presidente argentino confesó que no tiene clara la política exterior del nuevo presidente americano, pero que “descarto que vaya a ser peor que la de Trump, básicamente porque fue una gestión de intervención fuerte (...) es muy difícil que un gobierno americano pueda poner más en riesgo el vínculo con América Latina que lo que lo ha puesto Trump”.

“Biden tiene una oportunidad de reencontrarse con América Latina, estos años que han pasado nos han tratado muy mal y eso se vio con la intervención de la OEA con Bolivia y Venezuela (...) América Latina sufre mucho porque es el continente más desigual del mundo. Es muy fácil de dañar”, agregó.

Sobre diferentes acuerdos que se han hecho en Sudamérica en los últimos años destacó la existencia de Unasur, criticó el Grupo de Lima y el Prosur, las cuales trató como instancias ideologizadas y poco serias. “El Unasur que yo conocí nosotros convivimos con Piñera y Uribe y no hubo ningún problema. Eso debe pasar porque la integración de un continente no puede estar supeditada a cómo vota un pueblo, estoy convencido de que esa es una mala idea”, sentenció el mandatario.

El futuro de la pandemia en el continente

"Yo nunca imaginé este tiempo. Tuvimos un gobierno entre diciembre y marzo y otro a partir de marzo”, dijo Fernández al hablar de la pandemia de coronavirus que tiene a Argentina como uno de los países más golpeados de la región. El presidente no realizó autocrítica alguna sobre el punto.

“La pandemia nos expuso a todos este problema que es que ante situaciones delicadas todos valemos lo mismo, y re surgió la solidaridad de ayudarnos entre todos”, aseguró.

Fernández, eso sí, señaló que a raíz de eso el país ha suscrito acuerdos con diferentes agrupaciones para recibir una eventual vacuna. “Estamos obsesionados con tener la vacuna porque tememos que pase lo mismo que en Europa con el verano”. Desde su gobierno esperan empezar con el proceso lo antes posible, sin embargo, confesó que se estima que en marzo comenzarán a darse las primeras dosis.

“Calculamos que en marzo va a poder suministrarse la primera vacuna y hay todo un plan para que llegue a toda América Latina. Todos los países van a recibir vacunas en la misma proporción que en Argentina. La idea es que todos reciban una proporción del 10% con la cantidad de habitantes”, concluyó el presidente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.