Así fue el tsunami que afectó a Indonesia tras erupción volcánica

El maremoto ha dejado, al menos, 220 muertos y se produjo a días del 14 aniversario del ocurrido en 2004, que dejó 168 mil fallecidos.



El portavoz de la agencia indonesia de gestión de desastres, Sutopo Purwo Nugroho, señaló que al menos 222 personas murieron y que 843 se encontraban heridas. Además, 28 personas estaban desaparecidas. Según el diario Jakarta Post, muchos de los fallecidos eran turistas.

Cientos de edificios resultaron dañados por la ola que golpeó playas del sur de la isla de Sumatra y del extremo occidental de Java alrededor de las 21.30 locales del sábado. La ola se generó tras la erupción del volcán considerado el "hijo" del legendario Krakatoa, el Anak Krakatoa, según informó el portavoz. Nugroho se tuvo que disculpar, porque en un primer momento se aseguró que no había un tsunami, sino que un aumento de la marea, y pidieron a la población que no entrara en pánico. "Si hubo un error al principio, lo sentimos", escribió Nugroho en Twitter.

Según los expertos, la erupción provocó un deslizamiento de tierra submarino, lo que unido a la marejada por la Luna llena, creó un tsunami que sorprendió unos 25 minutos después a cientos de personas agrupadas en las playas de la región.

La ausencia de un fuerte terremoto, fenómeno que sirve para activar el sistema de alarmas ante un posible tsunami, dejó silenciadas las sirenas mientras se aproximaban las olas gigantes, explican expertos de la Agencia Meteorológica, Climatológica y Geofísica de Indonesia (BMKG).

El director del BMKG, Rahmat Riyono, señaló en una conferencia de prensa que, conforme a las informaciones recogidas por los medios, se estima que las olas habrían alcanzado una altura de hasta tres metros y se habrían adentrado unos 19 metros desde la costa.

La agencia de gestión de desastres, citada por la cadena BBC, advirtió ayer a las personas que se mantuvieran alejadas de la costa por temor a que se produjera otro tsunami.

"Todo se volvió negro"

El diario Jakarta Post explicó que la mayoría de los indonesios se encuentra de vacaciones, y tanto Bantén como Lampung son destinos populares en estas fechas por sus paradisiacas playas, lo que explica el gran número de turistas en la zona. De hecho, a estos lugares se le conoce actualmente como los nuevos Bali. Pandeglang Regency, en Bantén, uno de los destinos turísticos más populares, fue una de las zonas más golpeadas por el tsunami.

En Carita, Muhamad Bintang, de 15 años, vio aproximarse la ola. "Llegamos a las 21.00 de vacaciones y de pronto llegó el agua. Todo se volvió negro. No había electricidad", relató a France Presse el adolescente.

Así, en imágenes difundidas por televisión se podía ver cómo la ola invadía la playa de Carita, dejando a su paso una acumulación de numerosos escombros: fragmentos de tejados, trozos de madera, árboles arrancados.

Mientras, en un dramático video que circuló por las redes sociales y los medios de comunicación, se ve cómo una ola gigantesca arrasa con el escenario de un concierto del grupo pop Seventeen.

Sus miembros fueron expulsados del escenario mientras la ola avanzó hacia los espectadores. En un mensaje en Instagram, el cantante del grupo, Riefian Fajarsyah, anunció entre lágrimas la muerte del bajista y del organizador de la gira de conciertos, así como la desaparición de otros dos músicos, un técnico y su esposa.

Anillo de fuego

El tsunami se produjo a solo cuatro días del 14 aniversario del tsunami del Océano Índico que golpeó el norte de Sumatra y otros 14 países, el 26 de diciembre de 2004, que dejó 226.500 muertos y desaparecidos: 168 mil se registraron en Indonesia, siendo el tsunami más devastador que se ha producido hasta la fecha.

Indonesia se asienta sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida cada año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.

El volcán Anak Krakatau, con poco más de 300 metros de altura y con un cráter lateral, se encuentra en una isla de forma cónica deshabitada y que sirve de atracción turística en el estrecho de la Sonda.

Descubierto en 1927, el Anak Krakatau emergió de las aguas más de medio siglo después de la gran erupción del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costó la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

La energía liberada por el Krakatoa entre el 26 y 27 de agosto de 1883 sería comparable, dijeron los expertos, a la producida por el estallido conjunto de 13.000 bombas atómicas como la de Hiroshima.

Según el Centro Indonesio de Vulcanología y de Gestión de Riesgos Geológicos, el Anak Krakatau mostraba signos de actividad reforzada desde hacía una semana. De hecho, las autoridades habían prohibido que cualquier persona o embarcación se acercara a menos de dos kilómetros.

Un poco antes de las 16.00 se produjo una erupción que duró unos 13 minutos, disparando una columna de cenizas de cientos de metros.

El Jakarta Post señaló que, si bien se atribuyó a la erupción del Anak Krakatau como la causa del tsunami, la conexión entre ambos fenómenos aún se encuentra en estudio. Esto porque, en el pasado, erupciones fuertes de este volcán no han resultado en tsunamis.

Otras catástrofes

* 26 de diciembre 2004

Un terremoto de 8,9 en la escala Richter con epicentro frente a Sumatra, causa 170.000 muertos en Indonesia.

* 17 de julio 2006

Un tsunami sacude el suroeste de la isla indonesia de Java y deja entre 600 y 800 muertos. El maremoto fue provocada por un terremoto de 7,7 grados Richter.

* 28 septiembre 2018

Un terremoto de magnitud 7,5 que sacude el norte de la isla indonesia de Célebes provoca un tsunami que golpea las ciudades de Palu y Donggala, dejando más de 2.000 muertos y 200.000 desplazados.

* 23 diciembre 2018

Un tsunami golpea sin activar las alarmas del estrecho de Sonda, que separa las islas indonesias de Sumatra y Java, dejando al menos 220 muertos y 843 heridos, además, de 28 personas desaparecidas.

Haz click en la imagen para ampliar.

Comenta

Imperdibles