Castillo realiza siete modificaciones en su gabinete y nombra a mujer ambientalista como primera ministra

Pedro Castillo y su anterior gabinete. 26 de agosto de 2021. Foto: AFP

Tras la renuncia de su primer ministro, Guido Bellido, y la obligación legar de conformar un nuevo gabinete, el presidente Pedro Castillo designó un nuevo gabinete en busca de mayor gobernabilidad. Destaca Mirtha Vásquez como la nueva jefa de gabinete, que alcanzó notoriedad pública siendo abogada de Máxima Acuña, una campesina iletrada que disputó sus tierras contra la compañía Newmont, la minera de oro más grande del mundo.




Esta noche en una ceremonia realizada en el Salón Dorado del Palacio de Gobierno de Perú, el presidente de la República, Pedro Castillo, tomó juramento a los 7 nuevos miembros de su gabinete. Tras la renuncia esta tarde de su primer ministro, Guido Bellido, lo que indica la ley es que se un nuevo Presidente del Consejo Ministerial debe ratificar a todo el gabinete.

El presidente nombró a Mirtha Vásquez como jefa de su nuevo gabinete ministerial, en reemplazo de Bellido. Entre noviembre y julio, Vásquez se desempeñó como presidenta del parlamento anterior luego de un caótico mes en el que Perú tuvo tres presidentes. Antes, Vásquez alcanzó notoriedad nacional como abogada de Máxima Acuña, una campesina iletrada cuyas tierras rurales son disputadas por la compañía estadounidense Newmont, la minera de oro más grande del mundo. “Por este país de mujeres y hombres que luchan por vivir con dignidad y sin discriminación sí juro”, dijo la abogada de 46 años en el palacio presidencial.

Castillo mantuvo en el cargo a su canciller Oscar Maúrtua, quien ya había sido ministro de Relaciones Exteriores en el gobierno del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) y quien lo acompañó en su reciente gira por México y Estados Unidos. También renovó a su ministro de economía Pedro Francke, un izquierdista que trabajó en el Banco Mundial y quien juró por un “avance sostenible hacia el buen vivir sin distinción de género y orientación sexual”.

Los otros cambios que realizó el mandatario fueron en los ministerios de Educación, donde Carlos Gallardo fue reemplazado por Juan Cadillo; Trabajo, donde asumió Betsy Chávez en lugar de un cuestionado Iber Maraví; Cultura, donde Gisela Ortiz, una activista de derechos humanos asume por Ciro Gálvez; Luis Barranzuela asumió en Interior cambiando a Luis Carrasco; en Energía y Minas, donde Eduardo Gonzales reemplazó a Iván Merino y en Producción llegó Roger Incio a asumir el cargo que deja Yvan Quispe.

Cambio de gabinete en favor de gobernabilidad

El mandatario pidió horas antes la dimisión de su anterior primer ministro Bellido y de sus ministros durante una reunión con ellos. Castillo no mencionó las razones, pero en un mensaje en la televisora pública dijo que había tomado una decisión en favor de la “gobernabilidad”.

Bellido, un ingeniero de 42 años con poca experiencia en gestión pública, fue cuestionado desde el primer día de su nombramiento por sus antiguos comentarios homofóbicos y misóginos realizadas en sus redes sociales. Otros ministros también fueron criticados por su escasa experiencia.

El renunciante primer ministro había sido la primera autoridad de alto rango en usar el quechua, la lengua oficial indígena, en sus intervenciones en el Parlamento, incluso en conversaciones con la prensa. En su gestión, Bellido intentó solucionar una protesta campesina de larga data en los Andes contra la más importante mina china de cobre en Perú, sin lograrlo.

Pero sus discrepancias públicas con varios de sus ministros alimentaron las críticas en su contra que alcanzaron un punto máximo cuando hace poco amenazó con nacionalizar un consorcio internacional que extrae gas natural del yacimiento más grande del país, en caso de que fracasen unas renegociaciones para otorgar más ingresos al estado. Sus comentarios estropearon una gira internacional del presidente en Estados Unidos donde se reunió con inversionistas y banqueros.

Castillo tuvo que aclarar que su gobierno respetaba las inversiones. Esta tarde incluso en su breve mensaje por la televisión estatal donde anunció el cambio ministerial el mandatario dijo que ratificaba “el compromiso del Perú con la inversión privada remarcando la necesidad de que esta opere sin corrupción y con responsabilidad social, priorizando la diversificación productiva nacional”.

El cambio ministerial se produce 71 días después del inicio del gobierno de Castillo, el primer presidente de origen campesino y el primer izquierdista en llegar al poder al Perú desde 1821.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.