Colombia y guerrilla del Ejército de Liberación Nacional se comprometen a avanzar en diálogos de paz

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodriguez saluda a su par colombiano Alvaro Leyva en La Habana. Foto: Reuters

Tras un primer acercamiento en Cuba, el gobierno colombiano informó que reconoce la legitimidad de la delegación del ELN y que la guerrilla comparte dicha voluntad de paz.


Las delegaciones del gobierno colombiano y de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional anunciaron el viernes que se comprometen a dar los pasos necesarios para intentar reactivar las negociaciones de paz suspendidas hace cuatro años.

Tras un primer acercamiento en Cuba, el gobierno colombiano informó que reconoce la legitimidad de la delegación de diálogo del ELN y que la guerrilla comparte dicha voluntad de paz.

El recién juramentado presidente Gustavo Petro ha mantenido como una de sus prioridades la reanudación de los diálogos con el ELN para buscar una salida negociada a la confrontación que sostiene con el Estado desde su creación en la década de 1960.

Colombia se comprometió a adoptar medidas políticas y jurídicas para garantizar las condiciones que permitan el reinicio de las conversaciones con el ELN, incluido el reconocimiento de los protocolos de las negociaciones, detalló el comisionado de paz Danilo Rueda, sin detallar si esto significaba la suspensión de las órdenes de captura vigentes contra los principales líderes.

En la declaración estuvo presente Israel Ramírez Pineda, alias “Pablo Beltrán”, uno de los comandantes de la guerrilla y antiguo jefe de la delegación de paz.

El último intento por negociar comenzó en 2017 durante el gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018). Los primeros ciclos de negociaciones se llevaron a cabo en Quito, pero en 2018 la mesa fue trasladada a La Habana. Sin embargo, en ese año se suspendieron por decisión de Colombia tras un ataque del grupo guerrillero a la policía.

Varios de los comandantes del ELN continúan en Cuba desde la ruptura de las negociaciones. Esto generó una tensión diplomática debido a que el entonces presidente colombiano Iván Duque (2018-2022) le exigía a La Habana extraditar a la comandancia para que cumpliera con requerimientos judiciales, pero Cuba se negó, respaldándose en el cumplimiento del protocolo de las negociaciones, el cual contemplaba que en caso de rompimiento de las mismas la comandancia tendría unos días para volver a sus campamentos.

Paralelo al anuncio en Cuba, fueron liberadas en Colombia nueve personas que el ELN había secuestrado desde julio en Arauca, fronteriza con Venezuela, según confirmó la estatal Defensoría del Pueblo. Otras dos personas que formaban parte del grupo de secuestrados fueron asesinadas en días pasados.

Liberación de secuestrados

La Defensoría dejó abiertos los canales humanitarios para que los guerrilleros continúen liberando a los secuestrados con el fin de dar “señales claras para buscar la paz que tanto anhelamos”, aseguró el defensor Carlos Camargo en un comunicado.

Petro dijo el viernes a la prensa en Bogotá que liberar primero a civiles secuestrados es parte del derecho internacional humanitario, pero señaló también que la libertad “debe ser para todo el mundo; ésa es la paz”. En cuanto a los acercamientos, indicó que apenas comienzan y agregó que deben evaluar qué tanto de lo avanzado en las negociaciones hasta el 2018 funciona en la actualidad.

La víspera, su canciller Álvaro Leyva manifestó que Colombia aspira a reanudar los diálogos con el ELN pocas horas después de arribar a La Habana, antigua sede de las negociaciones de paz.

La delegación que viajó a Cuba incluye al representante especial del secretario general de las Naciones Unidas en Colombia, Carlos Ruiz Massieu. La ONU hizo en el pasado el acompañamiento y la verificación de un cese del fuego bilateral con el ELN.

“El secretario general saluda los esfuerzos del presidente Gustavo Petro por profundizar y ampliar la paz en Colombia y ha ofrecido el apoyo de las Naciones Unidas para el éxito de ese esfuerzo”, dijo el viernes un portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.