¿Continuidad de Evo o un giro a la derecha?: Los escenarios electorales que definirán hoy el futuro en Bolivia

Presidential election in Bolivia

FOTO: REUTERS

Es denominada como una de las elecciones más importantes en la historia del país. Los bolivianos decidirán si extienden cinco años más el mandato del exlíder cocalero que fue electo por primera vez en 2005 o si eligen al exvocero de la demanda marítima y principal opositor, Carlos Mesa.




"La jornada se ha desarrollado con normalidad. Son pocos los incidentes sin ir más allá de lo que pueda implicar (en los centros de votación). El voto en el exterior se ha iniciado los primeros países (en Asia), en Europa ya se tienen también el envío de las actas electorales. Esa es la evaluación que hacemos hasta ahora", señaló la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque en la conferencia de prensa ante la media jornada en las elecciones generales donde los bolivianos elegirán al Presidente, Vicepresidente, senadores y diputados.

¿Qué puede pasar hoy en Bolivia? Las últimas encuestas sostienen que el Presidente Evo Morales lideraba la intención de voto con un 36,2%. En tanto, el expresidente y principal opositor, Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (CC) alcanzaba un 26,9%. Según la Constitución boliviana para salir electo en primera vuelta es necesario alcanzar más del 50% de los votos emitidos o un 40% de los sufragios con una diferencia de 10 puntos con el segundo lugar.

En esa línea, los sondeos advierten la alta posibilidad de que hoy ninguno de los candidatos alcance la cifra necesaria por lo que se desencadenaría un balotaje programado para el 15 de diciembre. En ese escenario, Carlos Mesa sería el único opositor que tendría posibilidades de "desbancar" al exlíder cocalero del Palacio Quemado.

[caption id="attachment_870180" align="alignnone" width="600"]

FOTO: AP[/caption]

El mandatario boliviano en las últimas elecciones (2005, 2009 y 2014) obtuvo más del 50% del respaldo ciudadano. Sin embargo, de cara a estos comicios Evo Morales debió enfrentar varias polémicas que provocaron una disminución en su popularidad. La primera fue en 2016, cuando se llevo a cabo el referéndum el 21 de febrero de ese año, el que el 53% de los bolivianos rechazó una cuarta candidatura del líder del Movimiento Al Socialismo.

A pesar de esto, Morales acudió al Tribunal Supremo Plurinacional para legalizar su candidatura lo que generó un descontento ciudadano que derivó en organizaciones en defensa del 21-F. A esto se sumó, acusaciones de corrupción en miembros del gobierno del MAS y en la crisis gubernamental que derivó los incendios en la Chiquitanía donde fueron arrasadas más de seis millones de hectáreas.

Sin embargo, los analistas políticos sostienen que tras años de bonanza económica que respaldaron al gobierno masista, Bolivia comenzaría a transitar un declive. Por lo que un eventual cambio de gobierno podría generar una "inestabilidad" social. Pero también sostienen que 14 años de Evo en el poder no son "saludables" para la democracia.

"En la universidad, un catedrático nos decía que no veamos las elecciones con el calor del momento, que es querer sacarlo (a Evo Morales). Porque si lo sacamos ahora tendremos un choque con la economía y vendrá la inflación porque no estamos en los mejores momentos. Hay que darle un período más para mantener la estabilidad en el país y esperar que la oposición se arme porque (Evo) no saldrá electo en 2024, pero ahora no es momento de precipitarse. Lo seguro es que ganará en primera vuelta", sostiene Eric, estudiante universitario y mesero boliviano.

Estos escenarios han generado una "incertidumbre" en la ciudadanía, por lo que hasta hoy muchos bolivianos se mantenían como "indecisos" -ante la obligatoriedad del voto en los ciudadanos del país- especialmente porque la oposición presentó ocho listas que fueron habilitadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) lo que generaría una división del voto "anti Evo", que podría favorecer al mandatario boliviano.

[caption id="attachment_870182" align="alignnone" width="600"]

FOTO: EFE[/caption]

"No estoy de acuerdo con muchas medidas de Evo. Ahora si uno castiga a su hijo puede ir presa y eso no está bien porque a nosotros nuestros padres nos "chicoteaban" y salimos correctos. Además, casi ya no hay turistas y si no vienen yo no tengo para comer. Antes venían muchas personas de Israel y como ahora les piden visas ya no vienen. Votaré por (Carlos) Mesa, no porque no me guste Evo Morales, sino porque mucha gente del equipo de él es corrupta", sostiene una artesana del turístico Mercado de las Brujas, en La Paz.

Acusaciones de fraude

Todos los vocales de mesas electorales por norma deben mostrar la papeleta limpia a los votantes y presentes antes de entregarlas para evitar "dudas" en torno al proces. Sin embargo, durante hoy, acusaciones de posible fraude electoral han dominado casi todas las conferencias de prensa tanto de autoridades, candidatos como miembros del Órgano Electoral Plurinacional (OEP). Especialmente porque solo una empresa fue habilitada para el conteo rápido de votos que será emitido a las 8 de la noche (hora Bolivia). De todas las organizaciones que postularon solo Viaciencia estará tras la auditoría de este proceso.

"No confío en la transparencia del proceso, el Tribunal Supremo Electoral nos ha demostrado que es un brazo operativo del Gobierno lamentablemente y nuestra desconfianza es muy alta", señaló Carlos Mesa tras sufragar en la zona sur de La Paz.

Ante esto, Bolivia habilitó la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), mismo mecanismo que funcionó para el referéndum de 2016, y de Cómputo Oficial para el escrutinio de votos. Así, las autoridades del TSE señalaron hoy que "el sistema técnico no lo manejan los vocales. Es un sistema que va a estar en la página web, entonces pueden acceder a los resultados y vamos a dar hasta antes de las ocho de la noche en el porcentaje que corresponde".

Comenta