Cuba restablece gran parte del suministro eléctrico pero irritación sigue latente por escasez de alimentos

Los cubanos deben batallar para encontrar alimentos e insumos básicos. Foto: Reuters


Cuba restableció este lunes la mayor parte del suministro eléctrico en La Habana, calmando la tensión en la capital tras una serie de protestas dispersas que estallaron la semana pasada, mientras la irritación continúa fraguándose y los residentes luchaban por reemplazar los alimentos y suministros desperdiciados por los apagones.

El huracán Ian dejó sin electricidad el martes pasado a la isla de 11 millones de habitantes. Funcionarios cubanos se apresuraron a restaurar las luces de La Habana, pero el ritmo no fue lo suficientemente rápido para algunos, que salieron a las calles en las manifestaciones más grandes desde las protestas antigubernamentales de julio de 2021.

Los disturbios en las calles parecieron disminuir el domingo por la noche, pero las largas colas para comprar alimentos, combustible y medicinas, típico en Cuba incluso antes del paso de Ian, los reanimaron este lunes por la mañana en La Habana.

“Esto ha sido terrible. Sin luz, sin comida, perdimos todo los alimentos en nuestro refrigerador”, dijo María Carla Catalá, de 25 años, quien estaba de pie en una esquina con su hijo en los brazos.

“Ahora, hay que esperar para ver qué aparece en las tiendas para tratar de recuperar lo perdido”, añadió.

Ian golpeó a Cuba en un momento en que la isla sufre uno de sus peores tiempos de crisis económica desde la revolución encabezada por el exlíder Fidel Castro en 1959.

La escasez generalizada, falta de medicamentos y apagones eléctricos en el país, habían dejado ya las despensas vacías y muchos cubanos estaban nerviosos, contribuyendo a las protestas de la semana pasada.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, animó el domingo a los ciudadanos de la isla y les instó a la unidad para restaurar los daños, en lugar de protestar.

“Lamentablemente hay un grupo de personas, de una manera muy vulgar, de manera indecente hacen unos reclamos desde posiciones de incomprensión total, retando, ofendiendo”, dijo en la televisión estatal en alusión a las manifestaciones.

Díaz-Canel señaló que los manifestantes “que reclaman todos los derechos que da la revolución, pero que aportan poco, hay que discutirla y hay que enfrentarla con nuestras leyes”.

Comida versus política

En las calles de La Habana, muchas de las personas que hablaron este lunes con Reuters estaban más preocupadas por buscar alimentos que por la política.

“No estoy ni con el comunismo, ni con el capitalismo, pero es una realidad, lo que estamos viviendo y no se puede ocultar”, dijo Yasser Pedroso, de 47 años.

Pedroso dijo que sólo había encontrado paquetes de toallitas húmedas en las tiendas locales.

“Lo que dice la gente es la verdad. Esto no tiene nada que ver con política”, añadió.

Los manifestantes que salieron a la calle en la noche del viernes y el sábado, una rareza en Cuba, se encontraron con fuerte presencia policial. En dos ocasiones, un testigo de Reuters observó autobuses que transportaban grupos de simpatizantes progubernamentales, a veces portando palos de madera y bates de béisbol.

La policía detuvo a tres personas durante el fin de semana en las protestas, según los datos recabados por Reuters.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.