Desplazamientos forzados en el mundo registran alza del 8% y llegan a nuevo récord de 117,3 millones de personas

Una refugiada del Cáucaso, Anna, de 34 años, tras su llegada a Armenia con su hijo pequeño, Erik, de 3, el 29 de septiembre de 2023. Foto: ACNUR

La Agencia de la ONU para los Refugiados, en su informe de Tendencias Globales 2023, estima que los desplazamientos forzosos han seguido en aumento durante los cuatro primeros meses de este año y que es probable que a finales de abril de 2024 ya hubieran superado los 120 millones.


Las guerras en Gaza, Sudán y Ucrania, y otros conflictos en el mundo, motivaron que el año pasado se registrara un aumento del 8% de las personas desplazadas forzosamente, ya sea por persecución, conflicto, violencia, violaciones de los derechos humanos y sucesos que alteran gravemente el orden público. Así lo dio a conocer el informe de Tendencias Globales 2023 de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), publicado hoy, el cual señaló que la cifra de desplazados forzosos alcanzó un récord de 117,3 millones a finales del año pasado.

El reporte indica que una de cada 69 personas en todo el mundo, es decir, el 1,5% de la población mundial, fue desplazada por la fuerza, lo que corresponde a casi el doble de la proporción de una de cada 125 personas que se registraba hace una década. Basándose en datos operativos, Acnur estima que los desplazamientos forzosos han seguido en aumento durante los cuatro primeros meses de este año y que es probable que a finales de abril de 2024 ya hubieran superado los 120 millones.

“La situación es extremadamente compleja tomando en consideración que, por doce años consecutivos, se han registrado incrementos en las cifras globales de desplazamiento forzado. Para que tengamos una dimensión: si la población desplazada a nivel global estuviera toda junta en un solo país, sería, aproximadamente, del tamaño de Japón. No se trata solamente de cifras, sino que de personas, familias y seres humanos que están siendo víctimas directas de situaciones tremendamente dolorosas de desarraigo”, dijo a La Tercera la jefa de la Oficina Nacional de Acnur en Chile, Rebeca Cenalmor-Rejas.

“Por ello es que, este año, nuestro alto comisionado ha sido muy categórico en que todas las partes de los conflictos deben respetar el derecho internacional y las leyes básicas de la guerra. La realidad es que el desplazamiento forzado nunca se reducirá si las situaciones que obligan a las personas a huir, como las violaciones a los derechos humanos, siguen abiertas. Al mismo tiempo, el llamado a las autoridades y a las comunidades es, por supuesto, a acoger a las personas refugiadas en la medida de sus capacidades, pero también a abordar este desplazamiento desde sus causas, desde la raíz, para construir un futuro en donde estos conflictos se reduzcan y afecten a un menor número de personas, permitiendo además que las personas pueden retornar”, añadió.

Por otro lado, en 2023, la población mundial de refugiados aumentó un 7%, hasta alcanzar los 43,4 millones. Esta cifra es el reflejo de nuevos desplazamientos, principalmente de Sudán; así como cifras revisadas de población refugiada que se encuentra en la República Islámica de Irán, Pakistán y Alemania. El total de final de año incluye otros 5,8 millones de personas que necesitan protección internacional, principalmente provenientes de Venezuela, lo que corresponde a medio millón de personas más que a finales de 2022, ya que las estimaciones de población del gobierno en Colombia y Brasil se revisaron al alza. También incluye 6 millones de refugiados palestinos bajo el mandato del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Medio Oriente (OOPS). El número de nuevas solicitudes individuales de asilo se disparó durante el año, registrándose 3,6 millones.

Sin embargo, se produjo un descenso del 17% en el número total de personas que solicitaron protección internacional en 2023, hasta los 5,6 millones, debido principalmente al menor número de refugiados procedentes de Ucrania que solicitaron y obtuvieron protección temporal, sobre todo en países europeos.

El número total de solicitantes de asilo a la espera de una decisión a finales de año aumentó un 26%, hasta los 6,9 millones, ya que las nuevas solicitudes de asilo individuales superaron a las decisiones sustantivas sobre éstas. Según datos del Observatorio de Desplazados Internos, el número de desplazados internos por conflictos creció bruscamente en 5,8 millones, hasta alcanzar los 68,3 millones a finales de 2023.

“El desplazamiento forzado es una consecuencia del fracaso en el mantenimiento de la paz y la seguridad. La frecuencia, el alcance, la duración y la intensidad de los conflictos, medidos por víctimas mortales relacionadas con los conflictos, está estrechamente correlacionada con el número de personas obligadas a huir cada año, tanto dentro de sus propios países como a otros países”, indica el informe.

En total, al menos 27,2 millones de personas se vieron obligadas a huir en 2023, y una de cada cuatro escapó a otro país. A medida que han aumentado las muertes relacionadas con los conflictos, también lo ha hecho el número de personas obligadas a huir. Durante los últimos 25 años, la media de personas obligadas a huir en un año ha sido de 14,3 millones, mientras que sólo entre 2021 y 2023, esta media ha superado los 27,8 millones, casi el doble de la media de 25 años. Es evidente que la intensidad de los conflictos recientes ha aumentado, indica el reporte.

El informe da cuenta de un desequilibrio significativo en la distribución de los refugiados en las comunidades de acogida. Esto porque existe un pequeño número de países que asumen gran parte de la responsabilidad. Por ejemplo, el 80% de la población mundial de refugiados fue acogida por países que en conjunto producen menos del 20% de la renta mundial.

Principales conflictos

Entre los principales conflictos que han motivado el desplazamiento forzado de personas se encuentra la guerra de Israel en la Franja de Gaza, que “ha tenido un costo devastador para la población civil palestina”. “La situación humanitaria es extremadamente grave, con niveles de hambre tan generalizados que los 2,2 millones de habitantes se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria y a una amenaza inminente de hambruna”, señala el informe.

Refugiados rohingyas que quedaron sin hogar tras un incendio en el campo de refugiados en Bangladesh. Foto: ACNUR

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Medio Oriente (UNRWA) estima que entre octubre y diciembre de 2023, hasta 1,7 millones de personas (o más del 75% de la población) han sido desplazadas dentro de la Franja de Gaza, y algunas se vieron obligadas a huir varias veces. A fines de 2023, había 6 millones de refugiados palestinos bajo el mandato de la UNRWA, 1,6 millones de los cuales se encontraban en la Franja de Gaza. El organismo estima que dos tercios de los refugiados palestinos bajo su mandato en el enclave se convirtieron en desplazados internos en 2023, agravando las vulnerabilidades existentes.

Otro conflicto es el de Sudán, que estalló en abril de 2023 entre las Fuerzas Armadas Sudanesas y las Fuerzas de Apoyo Rápido, y que ha provocado una de las mayores crisis humanitarias y de desplazados del mundo.

La escalada de violencia que se extendió rápidamente desde la capital, Jartum y a otras partes del país, llevó que a finales de año más de 6 millones de sudaneses se hayan visto obligados a huir, mientras que otros 1,2 millones lo hicieron a países vecinos.

Asociaciones locales y mujeres desplazadas internas han plantado 2.000 árboles en el emplazamiento de desplazados internos de Bogo, en la región del Extremo Norte de Camerún, para hacer frente a la desertificación. Foto: ACNUR

Tras la escalada de la guerra en 2022, los desplazamientos dentro y fuera de Ucrania continuaron, aunque a un ritmo menor que el año anterior. Aproximadamente, tres cuartos de millón de personas se convirtieron en nuevos desplazados internos, principalmente en el este y el sur de Ucrania, donde los combates fueron más intensos en 2023.

Como reflejo de las metodologías e estimación revisadas, así como los movimientos de retorno, el número de personas desplazados internos en Ucrania a finales de 2023 disminuyó a 3,7 millones.

Los desplazados internos sudaneses y refugiados sursudaneses se dirigen de Renk a Malakal en barcazas repletas. Foto: ACNUR

En todo el mundo, casi 10,9 millones de afganos seguían desplazados, casi todos dentro de su país o en países vecinos. En 2023, el número de refugiados afganos en todo el mundo aumentó en 741.400 hasta alcanzar los 6,4 millones, lo que refleja sobre todo las nuevas estimaciones de población comunicadas por la República Islámica de Irán y Pakistán, indica el informe. Acnur dice en su informe que las oportunidades de retorno sostenible siguen siendo limitadas, ya que de los más de 40 millones de habitantes de Afganistán se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria, y millones siguen desplazados de sus hogares dentro del país.

En América Latina, el informe da cuenta de que la violencia indiscriminada de las bandas en Haití ha provocado un aumento de las violaciones de los derechos humanos, con 311.000 personas que seguían desplazadas en su país a finales de año. Casi la mitad de los 11,4 millones de habitantes del país necesitan ayuda humanitaria. El número de refugiados y solicitantes de asilo haitianos aumentó bruscamente en un 68% hasta alcanzar los 350.600.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.