Duque entre el alza de contagios y los problemas judiciales

El Consejo Nacional Electoral de Colombia investigará si la campaña de Duque tuvo un aporte de US$ 300 mil.

El Mandatario colombiano es objeto de una investigación preliminar por supuesto financiamiento ilícito a su campaña presidencial. El martes el país llegó a un récord de casos diarios (12.830).




Justo cuando Colombia comienza a sufrir sus días más duros frente a la pandemia por Covid-19, con casos diarios que superan los 10 mil, el Presidente Iván Duque y su partido también libran su propia batalla política.

El martes se conoció que el Consejo Nacional Electoral abrió una investigación preliminar contra Duque, su jefe de campaña y su partido Centro Democrático por el financiamiento a su campaña presidencial en 2018 y un supuesto aporte de US$ 300.000 por parte de un empresario venezolano.

La indagación preliminar busca determinar si existió realmente una presunta vulneración de normas electorales sobre financiamiento de campañas políticas, puesto que los aportes extranjeros para aquellas no están permitidos en Colombia.

Así, la institución electoral anunció que llamará a María Claudia Daza, exasesora del expresidente y senador Álvaro Uribe, para recoger su testimonio por las conversaciones que tuvo con José Guillermo “El Ñeñe” Hernández, fallecido exganadero y testaferro de un narcotraficante, y con la directora del partido oficialista, Nubia Stella Martínez, en las que se refiere a estos supuestos dineros.

En el audio que se investiga se escucha que Daza le pregunta a Martínez: “¿Qué pasó con lo del venezolano?”, haciendo referencia al empresario Oswaldo Cisneros, presidente de la empresa de telecomunicaciones Digitel. En la conversación, la dirigente del Centro Democrático le contesta: “Sí. ¿Sabes cuánto nos dio? 300.000 dólares”. Según la revista Semana, Martínez explicó que se trató de un “lapsus” y que lo que quería decir no era que Cisneros “donó” ese valor, sino que se refería a que “ofreció dar”, y dijo que esta donación nunca se materializó.

Esta investigación preliminar contra Duque y su campaña presidencial se suma a una suerte de tormenta política que sacude al Mandatario y a su sector, el uribismo. La semana pasada se conoció el dictamen de la Corte Suprema de arresto domiciliario para Álvaro Uribe por un supuesto caso de soborno de testigos para perjudicar al senador opositor Iván Cepeda. Además, esta indagatoria sigue a la ordenada en marzo de este año por la Suprema contra Uribe por supuestos delitos de corrupción al sufragante y financiamiento de campañas electorales, a través de “El Ñeñe”.

Por otro lado, hay una serie de otros casos que tocan a Duque, como cuando se conoció que el piloto del avión en el que se transportaba cuando era candidato, sirvió también para propósitos del narcotráfico entre México y EE.UU.

“En el último tiempo había surgido una serie de revelaciones que mostraban la forma como habían ingresado supuestamente dineros del narcotráfico a la campaña. Entonces, creo que con esta investigación preliminar se confirmó una tendencia de pérdida de legitimidad al Presidente actual”, explicó a La Tercera el politólogo colombiano de la Universidad del Rosario Mauricio Jaramillo.

Según Jaramillo, esta investigación lo afecta doblemente, puesto que además tiene que “hacer frente a la contingencia del Covid-19, preparar la recuperación económica, una tarea difícil, al tiempo que debe liderar dentro del Centro Democrático. Entonces debe restituir la legitimidad del Centro Democrático y, a su vez, manejar la pandemia en términos sanitarios y económicos. Es una tarea que cada vez se le complejiza más”, advierte.

Colombia experimentó el martes un récord de contagios, con 12.830 casos diarios, mientras que ayer llegaron a 12.066. Pero mientras el Covid-19 comienza a ensañarse con este país, la aprobación de Duque alcanza altos niveles. Una encuesta del Centro Nacional de Consultoría reveló la semana pasada que el Jefe de Estado mantiene un apoyo de más de 60%. En tanto, a comienzos de la pandemia, en marzo, contaba con un 51%.

“A la gente le interesa no morirse, no contagiarse y en segundo lugar la economía. La gente siente que las cosas (en la pandemia) se han hecho bien y algunos apuntan a la gestión de Duque, que ha insistido mucho en reactivar económicamente”, indica Jaramillo.

Comenta