EE.UU. en alerta ante creciente epidemia de sarampión

FILE PHOTO_ A sign warning people of measles in the ultra-Orthodox Jewish community of Williamsburg (45264636)

El brote de sarampión se habría originado en una comunidad judía ultraortodoxa en Nueva York.

Desde enero se han registrado 555 casos de la enfermedad en 20 estados, en lo que podría ser el brote más grande de los últimos 25 años en ese país.




Fiebre, tos y manchas rojas . Esos son los síntomas de los 90 nuevos contagiados por sarampión durante la última semana en EE.UU. Desde enero se han registrado 555 casos en 20 estados y la enfermedad se expande a pasos agigantados, amenazando con convertirse en el mayor brote de los últimos 25 años en el país.

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), en 2014 se verificaron 667 casos de sarampión. Así, los contagios de este año representan la segunda cifra más alta desde 2000, cuando Estados Unidos erradicó la contagiosa enfermedad a través de la vacuna MMR, que protege también contra paperas y rubéola.

El creciente aumento de movimientos antivacunas habría sido el detonante para que el sarampión se extendiera por el país, siendo Nueva York la ciudad más afectada, con 329 casos, constituyéndose así en uno de los principales focos de la enfermedad.

Según la cadena CBS, a pesar de que la mayoría de los estados norteamericanos exige la vacunación contra enfermedades contagiosas a los menores de edad, también permite a las familias "exenciones" si está en contra de sus creencias religiosas. Además, 17 estados aprueban que los padres no vacunen a sus hijos "por razones filosóficas o personales".

A juicio de las autoridades de Salud, el brote se habría originado en octubre, en Brooklyn, al interior de una comunidad de judíos ultraortodoxos cuando un niño no vacunado se infectó durante una visita a Israel y contagió a ciudadanos no inmunizados. La CDC también vincula el aumento de contagios a viajes a Ucrania y Filipinas.

La rapidez del contagio llevó a las autoridades de Nueva York la semana pasada a declarar emergencia sanitaria y tomar medidas. Todos los ciudadanos que circulen cerca de Williamsburg -barrio de Brooklyn donde se habría originado el brote- deben estar vacunados obligatoriamente, de lo contrario enfrentan multas de US$ 1.000 y acciones penales. Según The Washington Post, esta orden de vacunación es la más amplia en casi tres décadas en Estados Unidos.

El alcalde Bill de Blasio ordenó el lunes el cierre de una guardería que se opuso a entregar información sobre la vacunación de los menores. La alcaldía también informó que 23 yeshivás (centros de estudios de la Torá y del Talmud) y programas de cuidado diurno de menores han recibido notificaciones de violaciones por no seguir la orden de exclusión escolar.

Además, el condado Rockland -que hasta hoy tenía 186 casos de sarampión- prohibió a las personas infectadas, los identificados como expuestos a la enfermedad y menores de 18 años sin vacunar salir de sus casas y/o asistir a un lugar público hasta por 21 días, de lo contrario deberán pagar multas de US$ 2.000 diarios.

EE.UU. no es el único país afectado por la que se creía era una enfermedad controlada. Según la OMS, en el primer trimestre de este año hubo 110.000 casos de sarampión en el mundo, lo que representa un alza del 300% en comparación a 2018, cuando se registraron 28.000 infectados.

Durante el último año, Ucrania (con 72 mil casos), Madagascar (69 mil) e India (60 mil) figuran como los países más afectados. La ONU aseguró que la enfermedad es "totalmente prevenible" con las vacunas adecuadas. Sin embargo, según BBC, la cobertura global de la primera etapa de inmunización se ha "estancado" en un 85%, "aún por debajo del 95% necesario para prevenir los brotes".

Comenta