EE.UU. retirará todas sus tropas del norte de Siria

tropas de kurdos y EE.UU.

Tropas de Estados Unidos y kurdos en zona fronteriza entre Siria y Turquía. EFE

El Presidente Trump ordenó el retiro de 1.000 efectivos, mientras cientos de familiares del Estado Islámico huyeron de un campo de detención.




Un retiro total de tropas del norte de Siria ordenó hoy el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mientras el conflicto entre Turquía y las milicias kurdas recrudece. El secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, dijo hoy en una entrevista televisiva para CBS que Estados Unidos se preparaba para retirar unos 1.000 efectivos del norte de Siria, después de tomar conocimiento de que Turquía planeaba extender una incursión militar contra sus enemigos kurdos más al sur de lo planeado en un inicio.

El jefe del Pentágono también explicó que hay señales de que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la alianza de milicias encabezada por los kurdosirios y que ha sido un importante aliado de Estados Unidos en su combate contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), "está buscando cerrar un acuerdo" con el régimen sirio y el gobierno ruso para llevar a cabo un contraataque en el norte. La evacuación de fuerzas estadounidenses cedería efectivamente el control del área al gobierno sirio y a Rusia, y podría permitir un resurgimiento del Estado Islámico.

Así, horas más tarde, las autoridades kurdas anunciaron hoy que el Ejército sirio accederá a los territorios kurdos y se desplegará en la frontera con Turquía para "impedir la agresión" de Ankara. El comunicado, difundido a través de Facebook, añade que esto se produce en el marco de un acuerdo con el gobierno sirio, que no reconoce la administración autónoma de esta zona del país, controlada en casi su totalidad por las FDS.

Esper detalló que las tropas estadounidenses, en su mayoría fuerzas de Operaciones Especiales, se moverían hacia el sur, pero no abandonarían el país ante la incursión de Turquía.

La ofensiva turca, que hoy sumaba cinco días, busca neutralizar a la milicia kurda YPG, principal componente de las FDS y vista por Ankara como un grupo terrorista alineado con insurgentes kurdos en Turquía. Así, Turquía busca controlar sectores del norte sirio e instaurar una "zona de seguridad" (ver infografía) de 32 km de ancho para separar su frontera de los territorios en manos de YPG.

La decisión se conoció después de que el Presidente Trump abruptamente cambiara su política y retirara un número menor de tropas de Estados Unidos desplegadas para apuntalar a las fuerzas kurdas en la campaña contra el Estado Islámico. Esa decisión, a su vez, ayudó a abrir la puerta para que Turquía iniciara su ofensiva contra las FDS lideradas por los kurdos.

Por otro lado, Trump anunció hoy que Estados Unidos va a imponer "poderosas sanciones" contra Turquía.

Fuga de yihadistas

Horas antes del anuncio de EE.UU., cientos de familiares de combatientes del Estado Islámico (EI) huyeron hoy por la mañana de un campo de detención dirigido por los kurdos, después de que los ataques aéreos turcos golpearan los alrededores. Hoy mismo, las autoridades kurdas afirmaron que 785 extranjeros vinculados al EI huyeron tras un ataque al campo de detención de Ain Issa, controlado por las FDS en el noreste del país.

Las autoridades kurdas afirmaron que han tenido que reducir los efectivos de los que disponen para vigilar a los 12.000 yihadistas y alrededor de 70 mil familiares de miembros del EI que afirman tener detenidos para poder defenderse de los turcos.

Las autoridades kurdas reclamaron a la comunidad internacional "una intervención para evitar una catástrofe cuyas consecuencias no se limitarán a Siria".

Click en la infografía para ampliar

Comenta