EE.UU relaja confinamiento pese a número de muertos por Covid-19

El Presidente Donald Trump en la Casa Blanca. Foto: Reuters

El Presidente Trump defendió la respuesta ante la pandemia y dijo que el número de fallecidos sería más alto si no hubiera limitado los viajes desde China.




La acelerada reapertura en Estados Unidos y en el mundo a medida que disminuyen los casos de coronavirus y la cifra de muertos cae en algunas regiones, encendió las esperanzas de que la peor pandemia había terminado.

La cifra de decesos en Estados Unidos por coronavirus está a punto de alcanzar los 100 mil, con 98.902 fallecidos reportados este martes, según la información de la Universidad Johns Hopkins (en la medición de Worldometer hay 100.579 fallecidos). Estados Unidos tiene más de 1,7 millones de casos confirmados. Globalmente, casi 350 mil personas han muerto y el total de infecciones excede 5,5 millones.

Estados Unidos reportó una cifra de muertos menor que lo habitual durante el fin de semana, pero estos números pueden restar importancia al alcance del virus debido a que los estándares de los reportes difieren de estado a estado y pueden haber sido afectados por las festividades del fin de semana. Desde el 1 de abril, la cifra diaria de muertos ha caído a menos de mil solo cinco veces, principalmente durante un fin de semana o un lunes, según la información de Johns Hopkins, analizada por Wall Street Journal.

La cifra de nuevos casos y muertos continuó cayendo en Nueva York, que es el estado con el más alto número de infecciones confirmadas y muertos. El gobernador, Andrew Cuomo, dijo que 73 personas murieron el lunes, la menor cantidad de fallecidos desde que el virus comenzó a expandirse a mediados de marzo. “En esta absurda nueva realidad, esa es una buena noticia”, dijo la autoridad demócrata.

Cuomo y el Presidente Donald Trump están planeando reunirse en la Casa Blanca este miércoles para discutir el financiamiento federal para ayudar al estado. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijo este martes que él esperaba que la ciudad entrara en su primera fase de reapertura en la primera o segunda semana de junio, que su sistema de transporte estaba desarrollando formas para minimizar aglomeraciones en el metro y en los buses. También para mantener el distanciamiento social y que los pasajeros usen protección facial. Los hospitales se están preparando para que el virus resurja en el otoño.

Trump defendió la respuesta de su gobierno por el coronavirus mediante Twitter, al señalar que el número de muertos sería mucho más alto si él no hubiera limitado los viajes desde China.

El Presidente ha sido criticado por parte de algunos funcionarios de salud, legisladores demócratas por su respuesta a la pandemia. Los expertos han responsabilizado al gobierno por no hacer más para establecer un sistema de testeo temprano y por inicialmente haber restado importancia a la amenaza del virus. Los expertos también dicen que muchos de los primeros casos en Nueva York vinieron de países europeos, no de China.

El Presidente llamó este martes a la reapertura de los estados de manera rápida, aun cuando muchos de ellos no han cumplido con las recomendaciones del gobierno para reabrir la economía.

Usando una mascarilla, Cuomo tocó la campaña en la bolsa de Nueva York cuando reabrió sus puertas este martes con barreras para mantener distanciados a los agentes. El número de corredores fue limitado a un cuarto de lo habitual y se requirió el uso de mascarillas. A los corredores se les requirió que evitaran el transporte público. Las acciones subieron por el optimismo de la reapertura y el potencial desarrollo de una vacuna.

Los estados tomaron más medidas para sus planes de reapertura esta semana. Las tiendas podían abrir para compras en tiendas tomando precauciones de seguridad en California y las piscinas en Ohio podían reanudar sus operaciones bajo nuevas normas. El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, anunció que los colegios podían tener ceremonias de graduación en persona al exterior desde el 6 de julio, manteniendo la distancia social y con un número limitado de asistentes.

El parque temático Frontier City, en Oklahoma, tendrá protocolos de seguridad, como el chequeo de temperatura, distanciamiento social y los requerimientos para que los visitantes usen mascarillas.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, instó a los estadounidenses a seguir las normas de distanciamiento social del gobierno, luego del fin de semana en el que se celebró el Día de los Caídos, en el que en algunos estados se reunieron muchas personas en violación a las recomendaciones. “El Presidente ha destacado a todos que deberíamos tomar en cuenta estas medidas”, dijo.

El fin de semana en el que se conmemoró el Día de los Caídos se desarrolló con contrastes en Estados Unidos. Multitudes se congregaron en las playas del centro y del sur de Florida y los bares de Texas abrieron por primera vez en meses. En otros lados, los desfiles del Día de los Caídos fueron cancelados o los eventos se transmitieron online debido a las preocupaciones sobre posibles nuevas olas de infección.

Con el ritmo de reapertura acelerándose en muchos lugares, la Organización Mundial de la Salud advirtió que la evidencia de la caída de la cifra de infecciones no debería ser tomada como una razón para detener el distanciamiento social. Además dijo que podría abrir el camino para una segunda ola. “Mi preocupación ahora es que las personas pueden asumir que la actual caída de las infecciones representa una estacionalidad natura y esa es una suposición peligrosa”, dijo Mike Ryan, jefe del programa de emergencia de la OMS.

Comenta