El documental que retrata el polémico manejo de la pandemia en EE.UU.

Donald Trump hace un gesto hacia un gráfico sobre el Covid-19 durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, en septiembre. Foto: Casa Blanca.

El cineasta Alex Gibney hace un recuento desde el comienzo del coronavirus en el país y destaca la mala gestión de la Casa Blanca en este sentido en la cinta llamada Totally under control, que fue estrenada el martes.




“No (no estamos preocupados por la pandemia). De ningún modo. Y lo tenemos totalmente bajo control. Es una persona que viene de China y lo tenemos bajo control. Va a estar bien”, indicó el Presidente Donald Trump el 22 de enero pasado, cuando un periodista le preguntó sobre el coronavirus. Desde entonces, la frase de que la pandemia se encuentra controlada la ha repetido en varias ocasiones y es lo que inspiró al renombrado documentalista Alex Gibney para filmar Totally under control (Totalmente bajo control). La cinta, que explora el manejo del Covid-19 por parte de la Casa Blanca, fue lanzada el martes.

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia, actualmente tiene casi 8,3 millones de casos y esta semana se registraron récords de 65 mil nuevos contagios diarios. Además, hay más 223 mil personas fallecidas. En un primer momento, Trump trató de bajar el perfil a la pandemia e incluso cuando se registró la primera muerte, a fines de febrero en California, llamó a la calma y señaló que “otros casos son probables”. Dijo también que el país estaba preparado para “cualquier circunstancia”. Pero ya en marzo Estados Unidos superó a China, el país donde se originó la crisis, en cuanto a número de contagiados.

En Totally under control, Gibney junto con Ophelia Harutyunyan y Suzanne Hillinger intentan retratar la llegada del coronavirus y los factores que permitieron que el virus se propagara tan rápidamente en el país. La cinta destaca especialmente la lenta respuesta de la Casa Blanca y su incapacidad para contener el coronavirus.

Es sorprendente, dice el diario The New York Times por ejemplo, escuchar a la doctora Eva Lee, que realiza modelos de las enfermedades infecciosas, estimar que unas dos mil personas debían hacerse un test de coronavirus cuando EE.UU. confirmó su primer caso de Covid-19 en el estado de Washington, con el fin de evitar una propagación en cascada, algo que no se realizó.

El doctor Francis Riedo, en el área de Seattle, por su parte, recuerda haber realizado pruebas a pacientes que tenían una misteriosa neumonía en su unidad de cuidados intensivos al comienzo del brote y haber descubierto que todos menos uno tenían Covid-19.

CNN destaca el testimonio de Max Kennedy Jr., un exvoluntario del grupo de trabajo de la cadena de suministro Covid-19 de la Casa Blanca, quien realizó una denuncia después de trabajar con el yerno y asesor principal de Trump, Jared Kushner. Kennedy -que es nieto de Robert Kennedy- pensó que solo estaría ayudando a profesionales experimentados y se sorprendió al descubrir que a él y a otros veinteañeros se les pedía que desempeñaran un papel clave en la búsqueda de suministros médicos. “Toda la filosofía del grupo de trabajo era que el gobierno no puede hacer las cosas”, señala en el documental.

La prensa local señala que si bien gran parte de lo que cuenta la cinta sobre el mal manejo gubernamental de la pandemia ha sido cubierto de forma extensa por los medios, el filme tiene éxito porque demanda un seguimiento de esta situación, dice The New York Times.

Por otro lado, el documental llega a menos de un mes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, en el que el coronavirus ha sido un tema central. De hecho, la idea de Gibney era que el filme fuera divulgado previo a los comicios. Sin embargo, la pandemia le dio una sorpresa: cuando estaban listos para terminar los últimos detalles de la edición, Trump anunció que había dado positivo.

Gibney y su equipo quedaron impactados y se reunieron para analizar cómo continuarían con el documental y decidieron mantener la fecha del lanzamiento del trailer tal como estaba programado. No hicieron grandes cambios, los cineastas agregaron un comunicado al final a la película aclarando que un día después de que la finalizaron la cinta, Trump dio positivo por Covid-19. “Parecía una poesía perfectamente sardónica que armonizaba lo que estábamos diciendo en la película”, explicó Gibney en una entrevista con Los Angeles Times.

En esa conversación señala que la idea del documental nació de su enojo por “lo mal que parecía estar la pandemia” en EE.UU. Se sentía impotente y quería canalizar esa emoción en una investigación, una que los estadounidenses pudieran ver antes de las elecciones presidenciales. Por lo que el contagio del Mandatario, quien ha señalado que es “inmune” al coronavirus, resultó una suerte de broche de oro para el documental.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.