Es poco probable que Ómicron cause enfermedades graves en personas vacunadas, dice el fundador de BioNTech

El CEO y cofundador de BioNTech, Ugur Sahin, durante una reunión en Berlín, Alemania, el 27 de agosto de 2021. Foto: Reuters

La variante podría provocar más infecciones, pero es probable que las personas vacunadas permanezcan protegidas de enfermedades graves, afirma Ugur Sahin.




La variante Ómicron del coronavirus podría provocar más infecciones entre las personas vacunadas, pero lo más probable es que permanezcan protegidas de un curso severo de la enfermedad, según el inventor de una de las primeras vacunas contra el Covid-19.

Si bien la nueva variante podría evadir los anticuerpos generados en reacción a la vacuna, el virus probablemente seguirá siendo vulnerable a las células inmunes que lo destruyen una vez que ingresa al cuerpo, dijo el cofundador de BioNTech SE, Ugur Sahin.

“Nuestro mensaje es: No se asuste, el plan sigue siendo el mismo: acelere la administración de una tercera dosis de refuerzo”, dijo el Dr. Sahin en una entrevista el martes.

Frascos de la vacuna contra el Covid-19 de Moderna y Pfizer/BioNTech sobre una mesa en un centro de inoculación en Sonthofen, en el sur de Alemania, el 30 de noviembre de 2021. Foto: AFP

Con base en el conocimiento actual sobre los mecanismos detrás de la vacuna y la biología de las variantes, el Dr. Sahin dijo que asumió que las personas inmunizadas tendrían un alto nivel de protección contra la enfermedad grave incluso si estaban infectadas por la variante Ómicron.

El Dr. Sahin dijo que se ha demostrado que la vacuna, que él y su equipo inventaron en enero de 2020 y luego desarrollaron junto con Pfizer Inc., protege de enfermedades graves contra otras variantes del coronavirus que infectan a las personas vacunadas.

La variante que prevalece actualmente, Delta, ha demostrado ser más hábil para infectar a personas vacunadas que las variantes anteriores, pero esas personas en su mayoría solo experimentan síntomas leves, dijo el Dr. Sahin.

La vacuna desarrollada por BioNTech y Pfizer, como la mayoría de las otras vacunas, ofrece dos capas distintas de protección contra el virus.

El primero comprende los anticuerpos, que evitan que las personas se infecten en primer lugar al evitar que los virus colonicen las células sanas del cuerpo.

Los anticuerpos, sin embargo, comienzan a disminuir alrededor de cinco meses después de la segunda dosis de vacunación, según los estudios. Debido a la gran cantidad de mutaciones, es probable que Ómicron sea mejor que Delta para eludir los anticuerpos generados después del contacto con la vacuna, dijo el Dr. Sahin.

Aviso de un centro de pruebas para detectar el Covid-19 en el Aeropuerto Internacional Newark Liberty, el 30 de noviembre de 2021, en Newark, Nueva Jersey. Foto: AFP

La segunda capa de protección comprende las células T, células inmunitarias del cuerpo que se movilizan para destruir las células infectadas después de que se ha producido una infección.

Una persona vacunada que se infecta generalmente experimentará síntomas leves. El Dr. Sahin dijo que ninguna variante ha eludido hasta ahora la respuesta inmune de las células T, y que tampoco es probable que Ómicron logre lo que se conoce como escape inmune en ese sentido.

“Nuestra creencia (de que las vacunas funcionan contra Ómicron) tiene sus raíces en la ciencia: Si un virus logra un escape inmune, lo logra contra los anticuerpos, pero existe el segundo nivel de respuesta inmune que protege de enfermedades graves: las células T”, dijo.

“Incluso como variante de escape, el virus difícilmente podrá evadir por completo las células T”.

Los comentarios del Dr. Sahin se producen después de que el director ejecutivo de Moderna Inc., Stéphane Bancel, le dijera al Financial Times que esperaba que las vacunas actuales contra el Covid-19 fueran menos efectivas para combatir la variante Ómicron.

Una trabajadora desinfecta sillas en un nuevo centro de vacunación en Lisboa, el 30 de noviembre de 2021. Foto: AP

La vacuna BioNTech-Pfizer se administró originalmente en dos dosis, pero en los últimos meses muchos países, incluido EE.UU., comenzaron a ofrecer una tercera, la llamada vacuna de refuerzo, después de que los estudios mostraran que las personas que habían recibido tres dosis tenían una inmunidad significativamente más fuerte.

El Dr. Sahin acogió con satisfacción la decisión de esta semana de las autoridades de Reino Unido de ofrecer la tercera dosis a todos los adultos solo tres meses después de haber recibido la segunda.

“Reino Unido cree firmemente que la tercera dosis ofrece una protección aún mejor, y es por eso que la adelanta”, dijo el Dr. Sahin.

“¿Qué entendemos por protección en este caso? Nos referimos a la protección frente a la enfermedad grave y creemos que las personas vacunadas tienen un alto nivel de protección frente a la enfermedad grave, que aumenta significativamente cuando reciben la tercera dosis”, dijo.

El Dr. Sahin dijo que su compañía ahora estaba realizando pruebas de laboratorio para ver si la variante Ómicron podía infectar a las personas que habían sido vacunadas. Las pruebas, que comenzaron la semana pasada y tardan aproximadamente dos semanas en producir resultados, no mostrarán si Ómicron causa una enfermedad grave; esto solo se puede evidenciar en la práctica clínica de la vida real, dijo.

El Dr. Sahin estimó que llevar al mercado una vacuna ajustada que se dirija específicamente a Ómicron tomaría alrededor de 100 días, pero dijo que esto podría no ser necesario.

Jeringas con agujas se ven frente a un gráfico con las palabras "Ómicron SARS-CoV-2" en esta ilustración realizada el 27 de noviembre de 2021. Foto: Reuters

“Tenemos un plan para administrar una tercera dosis a las personas, y debemos ceñirnos a este plan y acelerarlo. Si necesitaremos o no protección adicional con una vacuna adaptada, esto está por verse más adelante”, dijo el Dr. Sahin.

Es demasiado pronto para decir si las poblaciones necesitarían vacunarse con regularidad en el futuro previsible para mantener un alto grado de inmunidad, dijo.

El Dr. Sahin dijo que los países que actualmente están experimentando un aumento en las cifras de infección, como Alemania, podrían necesitar imponer restricciones además de acelerar el programa de refuerzo.

“Ciertas medidas pueden reducir las cifras de infección con relativa rapidez... En la situación actual, estoy a favor de medidas eficaces”, dijo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.