Una muerte que golpea a Trump: Exprecandidato presidencial republicano Herman Cain fallece por coronavirus tras asistir a acto de campaña del mandatario

Foto: AP

La última aparición pública fue un mitín de Trump en Tulsa (Oklahoma) a mediados de junio. En la oportunidad el empresario no usó mascarilla y no respeto otras medidas sanitarias, 10 días después fue diagnosticado con Covid-19.




“‘¡La gente está cansada!”. Herman Cain no lo ocultaba. El 1 de julio, en su cuenta de Twitter, el exprecandidato presidencial republicano publicaba su completo apoyo a la decisión de no exigir uso de mascarillas por parte de los equipos de Donald Trump en un acto en el estado de Dakota del Sur por el Día de la Independencia de Estados Unidos, a celebrarse un par de días después.

Sin embargo, un mes después, la noticia es distinta. Esta mañana, su equipo informó el fallecimiento del exabanderado por Covid-19, que le fue diagnosticado el 29 de junio, nueve días después de asistir a un acto de Donald Trump que se asoció además a un masivo brote de la enfermedad en Oklahoma y entre sus equipos de asesores. Y el fallecimiento amenaza también con golpear a Trump en momentos en que las muertes en el país superan las 150 mil y el manejo de la pandemia por el gobierno está bajo serios cuestionamientos.

Cain murió este jueves a los 74 años luego de una larga batalla contra el coronavirus. El empresario y exprecandidato del Partido Republicano fue diagnosticado con Covid-19 positivo hace un mes y debió ser internado en un hospital de Atlanta el 3 de julio.

Su última aparición en público fue justamente en el mitín de su aliado Trump, en Tulsa (Oklahoma), el 20 de junio. Los registros fotográficos muestran a Cain sonriente, sin usar mascarilla ni cumpliendo otras medidas sanitarias. Además posteó selfies donde está rodeado de otras personas, sin distanciamiento social.

Gloria y ocaso político

Cain tuvo su momento de gloria político en 2011. En un escenario donde no se veía un claro rival para hacer frente a Barack Obama en las elecciones de 2012, el empresario afroamericano y dueño de la cadena Godfather’s Pizza arremetió como precandidato republicano y llegó a liderar las encuestas. ¿Su emblema? El Plan 9-9-9, una estrategia que proponía un impuesto plano de 9% que reemplazara a todos los tributos vigentes.

Pero en octubre de ese mismo año, su carrera a la Casa Blanca se descarriló en medio de múltiples denuncias de acoso e insinuaciones sexuales inapropiadas. De todas formas, se mantuvo como comentarista y analista de cadenas de noticias conservadoras, respaldó en 2016 a Donald Trump y el propio presidente deslizó la idea en 2019 de nominarlo al directorio de la Reserva Federal, uno de los cargos económicos de mayor relevancia del país, aunque el propio Cain descartó luego la propuesta.

Pero la misma cercanía con Trump es lo que ahora podría complicar al mandatario. Cain es uno de los fallecidos por Covid-19 con más alto perfil público en Estados Unidos. Y que su muerte haya ocurrido precisamente tras contagiarse luego de asistir al único acto presencial que ha hecho el presidente en toda la campaña renovará los cuestionamientos a la manera en que el líder estadounidense está afrontando la lucha contra el coronavirus.

Comenta