Gobierno de Colombia pide perdón por violencia policial sin lograr detener protestas

Foto: Reuters

En un intento por aplacar las manifestaciones, el ministro de Defensa acompañado de los mandos policiales expresó su “dolor e indignación” por la muerte de Javier Ordóñez, de 43 años, en un barrio del noroeste de Bogotá, y que ha provocado masivas protestas en todo el país por tres días consecutivos.




El gobierno de Colombia pidió perdón este viernes por el brutal castigo policial que mató a un hombre el miércoles, sin lograr extinguir las protestas que en dos días dejan al menos 13 muertos, la mayoría baleados presuntamente en choques con la fuerza pública.

“Estoy mamado (cansado) del abuso de la policía. Toca demostrar que el pueblo está furioso, aunque veo policías y siento miedo”, dijo a la AFP Camilo Medina, un músico de 20 años que volvió a protestar en las calles.

Menos concurridas que en las jornadas previas, las manifestaciones avanzaron por tercer día consecutivo en Bogotá y Medellín, entre otras ciudades, con esporádicos choques con uniformados.

En un intento por aplacar las protestas, el ministro de Defensa acompañado de los mandos policiales expresó su “dolor e indignación” por la muerte de Javier Ordóñez, de 43 años, en un barrio del noroeste de Bogotá.

“La policía nacional pide perdón por cualquier violación a la ley o desconocimiento de los reglamentos en que haya incurrido cualquiera de los miembros de la institución”, dijo el ministro Carlos Holmes Trujillo.

Los uniformados “masacraron” a golpes a Ordóñez en el puesto, adonde lo llevaron tras someterlo en el suelo a repetidas descargas con un arma eléctrica, aseguró su abogado.

El video viral en que se ve a la víctima suplicando para que detengan los choques eléctricos destapó la ira popular contra la policía, que arrastra denuncias de excesos desde las masivas protestas de 2019 contra el gobierno y que aumentaron en la pandemia.

En Bogotá, foco de la movilización, hubo disturbios, enfrentamientos y una serie de ataques contra puestos de mando conocidos como CAI.

Grupos más reducidos de manifestantes clamaron de nuevo por el fin de la violencia policial.

“Cuando veo la policía siento miedo, he visto muchas agresiones. Este es un perdón de mentiras, al cual no le creemos. !¿Qué perdón si por la espalda te dan un tiro de gracia?!”, exclamó un docente de 26 años que pidió reserva ante el temor de ser amenazado.

En las protestas -que el gobierno vincula con un “vandalismo sistemático y coordinado” - han muerto 13 personas, en su mayoría jóvenes de entre 17 y 27 años que fueron baleados en Bogotá y alrededores, según un reciente balance.

También las autoridades han informado de 209 civiles y 194 uniformados heridos, aunque sin precisar el número de policías atacados por bala, mientras que, según la alcaldía de Bogotá, 72 ciudadanos han sido alcanzados por los proyectiles.

Unos 2.000 policías y militares fueron llamados para reforzar la seguridad en la capital.

Comenta