Justicia argentina ratifica reapertura de investigación por la muerte de activista Santiago Maldonado

santiago maldonado

Manifestantes participan de una marcha para exigir justicia por el caso Maldonado en noviembre de 2017, en Buenos Aires.

Según informaron fuentes jurídicas, la Sala 4 de la Cámara Federal de Casación Penal convalidó por unanimidad la decisión tomada por otro tribunal de revocar el sobreseimiento del gendarme Emmanuel Echazú, único imputado en el caso, por considerarlo "prematuro". 




La Justicia argentina ratificó este jueves la reapertura de la investigación por la muerte en 2017 del activista Santiago Maldonado, que desapareció tras participar de una protesta de mapuches reprimida por la policía. Maldonado apareció muerto, ahogado en un río cercano, 78 días después. 

Según informaron fuentes jurídicas, la Sala 4 de la Cámara Federal de Casación Penal convalidó por unanimidad la decisión tomada por otro tribunal de revocar el sobreseimiento del gendarme Emmanuel Echazú, único imputado en el caso, por considerarlo "prematuro".

La desaparición de Maldonado, de 28 años, generó gran polémica en ese país por las críticas de su familia y de organismos de derechos humanos hacia la Gendarmería, el cuerpo policial que desalojó la protesta.

El gobierno del ya expresidente Mauricio Macri también fue foco de protestas, al ser acusado de provocar la "desaparición forzosa" del activista, pese a que la autopsia determinó que murió por ahogamiento en las aguas del río Chubut, en el sur del país.

A finales del año pasado, el juez federal Gustavo Lleral dictó el sobreseimiento "total y definitivo" de Echazú, y este jueves la Cámara de Casación ordenó la "urgente" designación de un nuevo juez instructor del caso, que deberá continuar con la investigación, atendiendo a la producción de nuevas medidas de prueba.

Entre ellas, se contemplan la ampliación de estudios periciales para determinar la fecha de la muerte de Maldonado e investigaciones sobre qué tipo de depredador pudo haber producido las lesiones que presentaba el cuerpo del activista.

En cuanto a los testimonios, se recogerán exposiciones "relacionadas con la presencia y cantidad de algas unicelulares eucariotas en el cuerpo de la víctima y con la presencia de polen en sus prendas" y se reeditará el testimonio de uno de los testigos ofrecidos por una de las querellas.

Además, se realizará una reconstrucción virtual del escenario de los hechos en tres dimensiones y solicitarán información sobre una llamada efectuada al teléfono de Maldonado.

El cadáver de Santiago, que ejercía como artesano y tatuador, fue encontrado el 17 de octubre de 2017 en el río Chubut, cerca de donde había sido visto con vida por última vez el 1 de agosto, cuando huía del desalojo policial de la protesta indígena.

"En ese lugar murió ahogado, sin que nadie pudiera advertirlo, sin que nadie pudiera socorrerlo. Ni los gendarmes que los perseguían en medio del operativo, ni los miembros de la comunidad a la que Santiago fue a apoyar en sus reclamos", expresó Lleral en su fallo de 2018.

El caso, que en su momento llegó hasta la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que pidieron respuestas al Gobierno, marcó la campaña para las elecciones legislativas del 22 de octubre de 2017, en las que el oficialismo obtuvo una clara victoria ante el peronismo.

Dos días atrás el signo político del país cambió con la asunción del peronista Alberto Fernández, quien defendió una "justicia independiente" y reclamó el fin de lo que consideró un sistema judicial que sigue los dictados del "poder", para lo cual propondrá una reforma del sistema de justicia.

Comenta