La díscola presidencia de la UE bajo el mando de Viktor Orbán, el primer ministro húngaro

El presidente chino Xi Jinping se reúne con el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, en la Casa de Huéspedes del Estado de Diaoyutai en Beijing, el 8 de julio de 2024. Foto: Reuters

Su primera semana en la presidencia rotatoria de la Unión Europea ha incomodado a sus miembros, debido a los viajes que ha realizado a Rusia y China en el marco de su misión por la paz en Ucrania. Los representantes de la UE y los jefes de gobierno de otros Estados del bloque han criticado al premier.


Viktor Orbán volvió a generar incomodidad con uno de sus viajes, en el marco de su autoproclamada “Misión de Paz 3.0″. En su tercera parada, el primer ministro húngaro se reunió este lunes con el Presidente chino, Xi Jinping, en Beijing, días después de una controvertida visita a Moscú. Hungría asumió la presidencia rotatoria de la Unión Europea este mes, y Orbán afirmó que quiere usarla para abogar por el fin de los combates en Ucrania, que Rusia invadió en 2022.

Pero su estrategia para lograr esa paz ha hecho que “Orbán una a Europa… contra él”, según escribió el viernes pasado el medio estadounidense Politico. Este lunes, las conversaciones entre los dos líderes en la Casa de Huéspedes Estatal Diaoyutai en Beijing se centraron en una “comunicación en profundidad” sobre la guerra en Ucrania, según un comunicado de la emisora estatal china CCTV, citado por CNN.

La visita no anunciada de Orbán a China ocurre un día antes de la cumbre de la OTAN en Washington, donde el presidente estadounidense, Joe Biden, recibirá a los líderes del bloque, incluyendo a Hungría, y buscará un apoyo continuo para la defensa de Ucrania. El portavoz de Orbán mencionó este lunes que Washington será la próxima parada del líder después de Beijing, aunque no se sabe aún cuántos países visitará en su ruta. Se espera que China, el principal aliado diplomático de Rusia, también sea tema de discusión en dicha reunión.

Los líderes de la OTAN están cada vez más preocupados por lo que consideran el respaldo de China al esfuerzo bélico de Moscú mediante el suministro de bienes de doble uso y otro tipo de apoyo económico y diplomático. Beijing ha declarado que no ha proporcionado armas a ninguna de las partes en el conflicto y ha defendido sus estrictos controles sobre las exportaciones de doble uso.

China afirma ser neutral en la guerra y también ha tratado de posicionarse como un potencial mediador de paz en el conflicto, aun cuando Xi ha profundizado su alianza con el presidente ruso Vladimir Putin en los más de dos años transcurridos desde la invasión de Ucrania por parte de Moscú. Durante las conversaciones con Orbán el lunes, Xi reiteró el llamado de Beijing a un alto el fuego en Ucrania, según CCTV.

La semana pasada Orbán ya había provocado una enorme indignación occidental tras su reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú, en su segundo viaje sin mandato de la Unión Europea. el premier publicó en X sobre su viaje a la capital rusa, días después de su primera parada en Kiev para conversar con el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky. En comentarios televisados al comienzo de su reunión, Putin sugirió que Orbán había llegado a Moscú como representante del Consejo Europeo, a pesar de que varios funcionarios europeos habían condenado la visita.

“Entiendo que esta vez usted ha venido no sólo como nuestro socio de muchos años, sino como presidente del Consejo”, dijo Putin a Orbán, añadiendo que esperaba que expusiera “la posición de los socios europeos” sobre Ucrania. Pero el alto responsable de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, dijo que Orbán no había recibido ningún mandato para visitar Moscú, confiando la visita al “marco de las relaciones bilaterales entre Hungría y Rusia”.

En una conferencia de prensa posterior a la reunión, Putin afirmó el viernes que las conversaciones habían sido “francas y útiles” y que en ellas se había tratado la situación en Ucrania. No obstante, el líder ruso reiteró que las propuestas de paz de Moscú deben ser la clave de cualquier negociación.

Toda la situación molestó al actual presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien recordó que Orbán no tiene derecho a representar a la UE en Moscú. “La Presidencia rotatoria de la UE no tiene mandato para dialogar con Rusia en nombre de la UE. No pueden tener lugar debates sobre Ucrania sin Ucrania”, dijo en su cuenta de X. El viaje no programado, se produjo inmediatamente después de la primera escala en su ruta: su visita a Kiev, donde se reunió con el presidente Zelensky.

Borrell también afirmó que el reciente viaje de Orbán a Rusia fue un asunto puramente bilateral y que “no ha recibido ningún mandato del Consejo de la UE para visitar Moscú”.

El experto en Hungría del grupo de expertos del Fondo Marshall Alemán, Daniel Hegedüs, explicó al portal EuroNews que la forma de pensar de Orbán está influenciada por el poscomunismo. “Si dejas de tomarte en serio un imperio o una alianza y te ríes de ello, es el fin. Lo que estamos viendo aquí es una campaña estratégica para ridiculizar a la Unión Europea y mostrar que el primer ministro Orbán está tomando todas estas medidas descoordinadas, violaciones de las posiciones comunes y acordadas de la UE, que pueden llevarse a cabo y no hay que temer consecuencias negativas”, explica Hegedüs.

El presidente de China, Xi Jinping, se reúne con el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, en la Casa de Huéspedes de Estado de Diaoyutai en Beijing, el 8 de julio de 2024. Foto: Reuters

Orbán sabe que, por un lado, está ampliando su futuro margen de acción y autonomía política, y por otro, está socavando gravemente la percepción de la política exterior de la UE entre socios importantes, explica el portal de noticias europeo. La primera ministra estonia, Kaja Kallas, recalcó que “en Moscú, Viktor Orbán no representa en absoluto a la UE ni a sus posiciones. Está aprovechando su posición como presidente de la UE para sembrar confusión. La UE está unida, claramente apoya a Ucrania y se opone a la agresión rusa”.

El primer ministro finlandés, Petteri Orpo, en tanto declaró que “la visita de Orbán a Moscú es una noticia preocupante. Está claro que no tiene ningún mandato para negociar o debatir en nombre de la UE. Su visita demostraría un desprecio por los deberes de la presidencia de la UE y socavaría los intereses de la Unión Europea”.

El primer ministro húngaro Viktor Orbán y el presidente ruso Vladimir Putin se dan la mano después de una conferencia de prensa en Budapest, el 30 de octubre de 2019. Foto: Archivo

Orbán es el único líder de la Unión Europea que ha mantenido relaciones estrechas con Putin desde la invasión rusa a gran escala. Se ha negado a enviar armas a Ucrania y se ha opuesto y cuestionado regularmente el apoyo de la UE a Kiev, precisa Deutsche Welle.

Según la cadena alemana, la UE es libre de responder a las provocaciones de Orbán. Es concebible, por ejemplo, que la presidencia húngara de la UE pueda acortarse. La cuestión es si los Estados miembros están dispuestos a seguir este camino. Los embajadores del bloque buscarán explicaciones en una reunión el próximo miércoles.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.