Las razones tras el explosivo aumento de casos de coronavirus en Puerto Rico

Un trabajador de salud empaca muestras para exámenes de Covid-19 en San Juan, Puerto Rico. Foto: Reuters

El número de contagios por cada 100.000 habitantes saltó de tres a 225 en tres semanas. En diciembre, el número de hospitalizaciones se duplicó, dos veces.




Hace apenas dos semanas, Puerto Rico tenía una tasa de positividad del 2%, pero ayer la cifra había saltado al 33% producto de la propagación de la altamente contagiosa variante ómicron, lo que ha gatillado la adopción de medidas restrictivas.

Rafael Irizarry, un estadístico de la Universidad de Harvard que mantiene un tablero de datos de Covid-19 de Puerto Rico, tuiteó datos desalentadores: un tercio de todos los casos de coronavirus que la isla ha registrado desde el inicio de la pandemia ocurrió el mes pasado. El número de casos por cada 100.000 habitantes saltó de tres a 225 en tres semanas. En diciembre, el número de hospitalizaciones se duplicó, dos veces.

Este aumento de contagios ocurre en momentos en que casi el 85% de las personas en la isla ha recibido al menos una dosis de vacuna y alrededor del 75% cuenta con ambas dosis.

Pero ante una nueva variante altamente contagiosa, una alta tasa de vacunación ya no es tan significativa, dijo Irizarry al diario The New York Times. La mayoría en Puerto Rico ha pasado el límite de seis meses más allá del cual la efectividad de la vacuna comienza a disminuir. Además, al menos el 40% aún no ha recibido sus vacunas de refuerzo, dijeron funcionarios de salud.

En un momento de esta semana, el recuento diario de casos había superado los 11.000, una cifra muy alta para una isla con solo 3,2 millones de habitantes. Los aumentos exponenciales han comenzado a disminuir, pero el número de casos sigue preocupando, dijo Irizarry.

Actualmente hay 416 personas hospitalizadas con Covid-19, cerca de una cuarta parte son niños, según el Departamento de Salud de la isla. Eso es aproximadamente la mitad de la cantidad de personas que fueron hospitalizadas por la enfermedad en este momento el año pasado, antes de que tanta gente fuera vacunada. Pero la situación todavía está demostrando ser un desafío para los hospitales.

Una enfermera se desinfecta las manos con alcohol mientras la gente hace fila para tomarse pruebas de Covid en San Juan, Puerto Rico. Foto: Reuters

Los expertos de salud dijeron a The New York Times que la edad promedio de las personas que se infectan en la isla es de 33 años. Sin embargo, existe preocupación debido a que Puerto Rico tiene un porcentaje desproporcionadamente alto de adultos mayores, muchos de los cuales sufren de diabetes, obesidad y otras dolencias que los ponen en mayor riesgo de complicaciones por coronavirus.

“Este no es el momento de reunirnos”, dijo el secretario de Salud de Puerto Rico, Carlos Mellado, en una conferencia de prensa antes de las reuniones de la víspera de Año Nuevo. El rápido aumento de casos se produce después de que se hayan celebrado en la isla múltiples eventos, conciertos y festividades. Muchos de estos eventos requirieron prueba de vacunación para poder asistir.

“Lo que pasó fue una tormenta perfecta”, dijo al portal de ABC News el presidente de la Coalición Científica de Puerto Rico, Daniel Colón-Ramos. “No esperábamos que sucediera tan rápido”.

“Los casos de hospitalización han aumentado considerablemente en solo dos días”, agregó el secretario Mellado en la conferencia de prensa.

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, firmó una orden ejecutiva que entrará en vigor hoy y se extenderá hasta el 18 de enero, con la que busca reducir y controlar los contagios por el Covid-19, en momentos en que el Departamento de Salud reporta 8.226 casos activos de coronavirus en la isla.

Además, “se reportan dos decesos a causa de Covid-19; los fallecidos estaban vacunados y presentaban varias condiciones preexistentes. Al momento, 416 personas se encuentran hospitalizadas, 85 son (pacientes) pediátricos”, tuiteó el Departamento de Salud, el domingo.

La Orden Ejecutiva 2021-086 establece que todo negocio privado que atiende público deberá permanecer cerrado desde las 00:00 de la medianoche hasta las 5:00 de la mañana, período en el que también se estableció una ley seca.

Quedaron exentas, sin límite de horario, las industrias de operaciones privadas que no atiendan público, tales como servicios comerciales, industriales, de manufactura, de construcción, de distribución, agrícolas, agropecuarias y oficinas administrativas, entre otras similares. También quedan fuera las estaciones de servicio, supermercados y los servicios de salud, incluyendo los de la salud mental, hospitales, farmacias, farmacéuticas, instalaciones de biociencia, centros de salud, centros de vacunación, laboratorios clínicos y centros de rastreos, entre otros.

Una mujer recibe un folleto con información sobre el Covid-19 mientras hace fila para tomarse una prueba en San Juan, Puerto Rico. Foto: Reuters

Pierluisi exhortó a los residentes y visitantes del país a que sean estrictos con el uso de mascarillas, distanciamiento físico y lavado de manos. “Son medidas sencillas que han demostrado ser efectivas y que requieren un esfuerzo mínimo por parte de cada persona”.

Según la científica Mónica Feliú-Mójer, de la organización Ciencia PR, que se enfoca en la educación científica en la isla, Puerto Rico reportó un aumento tan rápido de casos atribuible a varios factores, entre ellos el comportamiento de las personas.

La combinación de eventos masivos, la temporada navideña y una variante altamente transmisible provocó el aumento en la tasa de positividad en la isla, dicen los expertos.

“Las vacaciones son culturalmente muy, muy importantes y todos pensaron que esta sería una Navidad diferente. La gente estaba ansiosa por reunirse”, dijo Feliú-Mójer a ABC News.

El sistema de salud de Puerto Rico aún se está recuperando del impacto del huracán María de 2017, los terremotos de 2020 y la actual depresión económica. Algunos municipios aún no cuentan con clínicas funcionales.

La comunidad científica aplaudió la decisión del gobierno de tomar en consideración el contexto de la isla y no implementar las nuevas directrices de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Necesitamos poner todas las medidas preventivas al frente y ser conservadores”, dijo Colón-Ramos. “En Puerto Rico tenemos que bajar los casos, no podemos esperar”.

Aumento del 948% en Florida

Estados Unidos está experimentando “un aumento casi vertical” en los casos de Covid-19 a medida que la variante ómicron arrasa el país, pero el peak puede estar a solo unas semanas, dijo el domingo el asesor médico en jefe de la administración Biden, Anthony Fauci.

“Definitivamente estamos en medio de un aumento muy severo de casos”, dijo Fauci en el programa This Week de ABC, y señaló que el alza en la tasa de infección es “realmente sin precedentes”.

Con la variante ómicron del virus arrasando en todo el mundo, el jueves se reportaron más de 572.000 nuevos casos en Estados Unidos. Esto es 266.000 contagios diarios más que durante el peak previo de enero pasado. En Florida, por ejemplo, los contagios aumentaron un 948% en los últimos 14 días, según informó CNN citando datos de la Johns Hopkins University.

Pero Fauci dijo que la experiencia de Sudáfrica, donde la variante ómicron se detectó por primera vez a fines de noviembre y alcanzó su punto máximo rápidamente, para luego disminuir casi con la misma velocidad, ofrecía algo de esperanza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.