Los líderes europeos dan luz verde a la candidatura de Ucrania para entrar en la UE y mandan señal a Rusia

Ucranianos residentes en Bruselas se manifiestan a las afueras del Consejo Europeo, a favor del ingreso de Kiev a la Unión Europea. Foto: Reuters

En medio de la guerra con Rusia, la aceleración del acercamiento entre Kiev y Bruselas es leída como "una señal de apoyo" a Ucrania y un desafío a Putin.




Este jueves, Ucrania y Moldavia dieron uno de los pasos más importantes en el proceso de entrar a la Unión Europea, cuando en medio de una cumbre en Bruselas, los líderes de los 27 países miembros les concedieron a ambos estados el estatus de “candidato” a la adhesión. Con eso, todavía quedan años para el ingreso formal al bloque, pero ya se dibujan las reformas que tendrán que hacer ambos países con este fin.

Luego de 120 días de guerra con Rusia, este paso es visto como una de las “señales de apoyo” más importantes a Kiev, en un conflicto que preocupa al continente entero. Sobre la decisión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, declaró que “refuerza a Ucrania, a Moldavia y a Georgia ante la agresión rusa. Y refuerza a la UE, porque demuestra una vez más al mundo que está unida y fuerte ante las amenazas externas”.

Respecto a Georgia, el país no fue declarado candidato a la Unión Europea, pero se le reconoció la “perspectiva europea”, lo que quiere decir que se está dispuesto a otorgar el estatus de candidato “tan pronto como se cumplan las prioridades establecidas”, señaló el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una conferencia de prensa conjunta en Bruselas, Bélgica. Foto: Reuters

Tanto Ucrania como Moldavia recibieron este jueves la “luz verde” de los 27 miembros de la Unión Europea, reunidos hasta hoy en Bruselas, para validar su estatus de país candidato al bloque, justamente cuatro meses después del inicio de la invasión rusa a Kiev. Según Andrii Yermak, responsable de la administración presidencial en Ucrania, “el objetivo es claramente la adhesión total a la Unión Europea”.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el paso con el siguiente tuit: “Hoy es un buen día para Europa. Felicitaciones al Presidente Volodymyr Zelensky, a la Presidenta Maia Sandu y al primer ministro Irakli Garibashvili, sus países son parte de nuestra familia europea. Y la decisión histórica de los líderes lo confirma”.

Por su parte, desde el Consejo Europeo, Charles Michel declaró: “Acuerdo. El Consejo Europeo acaba de decidir el estatus de candidato a la Unión Europea para Ucrania y Moldavia. Un momento histórico. Hoy marca un paso crucial en su camino hacia la Unión Europea. Nuestro futuro es juntos”.

El embajador de Ucrania ante la Unión Europea, Chentsov Vsevolod, había comentado ya la importancia de este paso en el contexto de guerra: “Es una señal para Moscú de que Ucrania, y también otros países de la antigua Unión Soviética, no pueden pertenecer a las esferas de influencia rusas. Hay soldados ucranianos que llaman a casa desde el frente y preguntan: ¿qué pasa con nuestro estatus de candidato? Es increíble la importancia que tiene para los ucranianos”, declaró el diplomático a Reuters.

En el caso de que Ucrania finalmente entre a la Unión Europea, se volvería el país más grande en territorio del bloque, y sumaría al bloque 44 millones de habitantes, según el censo previo a la guerra.

Aunque es probable que el proceso tome años: Turquía, por ejemplo, solicitó la membresía en 1987, recibió el estatus de candidato en 1999 y tuvo que esperar hasta 2005 para iniciar las conversaciones para la entrada real. Solo uno de los más de 30 “capítulos” de negociación se ha completado en los años transcurridos desde entonces, y todo el proceso está paralizado como resultado de varias disputas entre la UE y Ankara.

El canciller alemán Olaf Scholz habla con el primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, y el jefe de gobierno de España, Pedro Sánchez, durante una reunión en Bruselas. Foto: AP

La solicitud para entrar a la Unión Europea fue emitida por Kiev cuatro días después de que empezara la invasión rusa en su territorio, y en ese entonces el Presidente ruso Vladimir Putin la había considerado una provocación. Con el paso de los meses, la posición del líder del Kremlin se ha matizado, y declaró hace unos días “no estar en contra” de ese ingreso. “No es una organización militar, es un bloque político a diferencia de la OTAN, y siempre lo hemos dicho, aquí nuestra posición es coherente y clara: no tenemos nada en contra”, señaló Putin en la reciente clausura del Foro Económico de San Petersburgo.

Eso sí, el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, señaló que Moscú estará vigilando de cerca aquel proceso e integración, debido a que la Unión Europea había comenzado a discutir “el fortalecimiento de su defensa”.

Edi Rama, primer ministro de Albania, en una conferencia de prensa con los líderes de los Balcanes occidentales en Bruselas, Bélgica. Foto: Reuters

Si para Ucrania y Moldavia este jueves fue un buen día, para los países de los Balcanes no lo fue tanto: una comitiva con los líderes de Albania, Macedonia del Norte y Serbia mostraron su enfado durante la jornada luego de una reunión con líderes en Bruselas. Estos países, de hace años candidatos a ingresar a la Unión Europea, reclamaban un sistema de adhesión que les permitiese por fin la entrada al bloque, saltándose el bloqueo directo de un solo país: este último es el caso de Macedonia del Norte, cuyas ambiciones europeas son frenadas en seco por Bulgaria, país miembro con el que tiene conflictos históricos y lingüísticos.

Los líderes de estos tres países dejaron en claro que “vuelven a casa como llegaron”, sin conseguir un acuerdo ni fecha que les prometa algún ingreso a la Unión Europea. Macedonia del Norte lleva desde 2005 como candidato oficial a la unión, e incluso llegó a cambiar su nombre (antes era solo Macedonia) para calmar un conflicto con Grecia.

En el caso de Serbia, la situación es más tensa, porque el Presidente, Aleksandar Vucic, ha sido visto como “un caballo de Troya” de Moscú. Desde el inicio de la guerra en Ucrania, Serbia ha sido uno de los pocos estados del continente en oponerse a las sanciones contra Rusia, y fuentes diplomáticas que conversaron con el diario El País señalan que se espera que Belgrado se cuadre con la política exterior europea. “Antes de dar futuros beneficios a Serbia, tenemos que tener claro su compromiso de alineamiento con los valores europeos (…) Este es el momento de la definición. Y los actos son lo que te definen. Esperamos de Serbia mucho más”, apuntó.

“Pediremos de forma clara un alineamiento con las sanciones de la UE contra Rusia”, señaló otro diplomático al medio español.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.