Maduro desafía a la oposición y propone adelantar elecciones legislativas ante crisis

maduro

Nicolás Maduro jugando softbol durante un partido entre miembros de su gobierno y de las Fuerzas Armadas venezolanas, el domingo, en Caracas.

"Vamos a legitimar la única institución que no se ha legitimado", dijo en alusión a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. Desde este último sector, criticaron la propuesta del gobierno.


Como una forma de generar una solución "pacífica" a la crisis política y económica que atraviesa Venezuela, el Presidente Nicolás Maduro propuso hoy adelantar las elecciones legislativas, previstas para 2020, en un claro desafío a la oposición. La Asamblea Nacional es la principal plataforma desde la que este sector se ha enfrentado al gobierno y cuyo líder, Juan Guaidó, es reconocido como líder legítimo del país por decenas de gobiernos.

En un acto con simpatizantes en el Palacio de Miraflores para celebrar el primer aniversario de su victoria en unas elecciones rechazadas por parte de la comunidad internacional y la oposición, Maduro llamó a este último sector a medirse electoralmente. "Vamos a hacer elecciones, vamos a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional", expresó. "Vamos a legitimar la única institución que no se ha legitimado en los últimos cinco años", agregó.

El actual Parlamento, que quedó en manos de la oposición luego del retiro del oficialismo en 2017, fue elegida en 2015 y su período de cinco años culmina en diciembre del año próximo.

Minutos antes de la declaración presidencial, la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobó por unanimidad extender su período de funcionamiento por año y medio más hasta 31 de diciembre del 2020. El presidente de la ANC, Diosdado Cabello, el segundo hombre fuerte del gobierno venezolano, dijo que extendían sus labores "para seguir cumpliendo las tareas encomendadas" por Maduro.

La ANC, integrada por unos 545 oficialistas, funciona desde agosto de 2017 y se suponía que trabajaría hasta agosto de este año, período que será tras la aprobación de los constituyentes hasta diciembre de 2020. La propuesta de adelantar las elecciones ahora debe ser aprobada por la ANC, en un visto bueno que se da por descontado debido a que está dominada por el partidarios del gobierno.

A través de Twitter, Guaidó señaló que "desde la Asamblea Nacional, nuestro compromiso ha sido abordar los principales problemas que aquejan a los venezolanos y presentar soluciones", al tiempo que recordó que hoy el Parlamento verá el proyecto de acuerdo en rechazo "al fraude electoral del 20 de mayo de 2018". En tanto, el diputado opositor Armando Armas dijo a La Tercera que la propuesta de Maduro "solo tendría asidero si fuera parte de un proceso de elecciones generales (incluida la presidencia)". A su vez, el diputado opositor Juan Miguel Matheus, afirmó que "ninguna autoridad de la República pudiera adelantar las elecciones parlamentarias".

Diosdado Cabello, por su parte, aseveró que a la oposición "le queda un año" para demostrar interés en las iniciativas como el diálogo propuestas por el gobierno para buscar una solución a la crisis venezolana. Asimismo, cuestionó la capacidad de la oposición de garantizar la estabilidad de la nación. "Nosotros somos los verdaderos garantes de la paz de este país, un año después que Maduro haya ganado las elecciones consolida la paz en el país. Por eso nosotros nos vamos a sentar a dialogar", destacó.

La ANC tenía como objetivo redactar una nueva Constitución, pero desde que se conformó se ha encargado de aprobar normas y decretos. La instancia este mes retiró la inmunidad parlamentaria a unos 12 diputados opositores luego de ser acusados por el Tribunal Supremo de Justicia de conspiración al apoyar una movilización encabezada por Guaidó y un grupo de militares activos fines de abril.

Sobre las conversaciones con la oposición en Noruega, Maduro advirtió que si bien "cree en el diálogo", está preparando a la ciudadanía para "defender a la patria" con las FF.AA., la milicia y las cuadrillas de paz. "Estamos hablando con el diablo, por la prosperidad de Venezuela, vamos a hablar con el diablo", dijo en referencia a la oposición.

El jueves, Guaidó confirmó que hay contactos entre el gobierno y la oposición en Oslo, propiciados por Noruega, si bien advirtió que estos deben conducir al "cese de la usurpación" que, a su juicio, hace Maduro de la Presidencia. Sin embargo, el propio Guaidó aseguró este sábado que el gobierno está "tan débil" que quiso "manipular" con un diálogo con la oposición.

Comenta