Ómicron impulsa a las autoridades sanitarias a aprender a vivir con el Covid-19

Un residente local recibe una inyección de refuerzo de la vacuna Moderna contra el Covid-19 en un centro operado por la Fuerza de Autodefensa de Japón, en Tokio, el 31 de enero de 2022. Foto: Reuters

Las naciones abandonan las medidas restrictivas para contener el virus incluso cuando aumentan los casos de la variante relativamente leve.




La variante ómicron se propaga tan rápido y generalmente causa una forma tan leve de enfermedad entre las poblaciones vacunadas que los países están tolerando mayores brotes de Covid-19, permitiendo voluntariamente que las infecciones se disparen a niveles que no hace mucho tiempo se habrían tratado como crisis de salud pública.

Desde diferentes puntos de partida, las autoridades de América del Norte, Europa y Asia-Pacífico se están moviendo en la misma dirección, ofreciendo un vistazo a un futuro en el que el Covid-19 se acepta como un hecho de la vida cotidiana, como la gripe estacional.

Las autoridades de salud de todo el mundo, muchas por primera vez, están renunciando a algunas de las herramientas más afiladas que tienen para combatir a ómicron, incluso cuando las infecciones se disparan. Están aceptando el virus como nunca antes para minimizar las interrupciones en la economía, la educación y la vida cotidiana.

En este momento, las muertes y las hospitalizaciones están en máximos en muchos países y, en algunos, los hospitales están desbordados. Pero son un porcentaje mucho más bajo del total de casos que las olas anteriores. Las vacunas han hecho que la enfermedad sea menos mortal y los tratamientos prometen más recuperación para aquellos que están infectados y se enferman gravemente.

Esa perspectiva mejorada, junto con la realidad de que las medidas tomadas para contener los brotes anteriores del virus no funcionan tan bien contra el ómicron más contagioso, está informando la decisión de los formuladores de políticas de abandonar las medidas restrictivas destinadas a la contención en medio de una creciente fatiga pública sobre las restricciones.

Trabajadores médicos sacan a un paciente de una ambulancia, en medio de la pandemia, en las afueras del Royal London Hospital, en Londres, el 15 de enero de 2021. Foto: Reuters

Eso convierte a ómicron en un punto de inflexión clave en una pandemia que llega a su tercer año. Las autoridades de salud pública habían abogado durante mucho tiempo por aplanar las curvas de infección y asumir la responsabilidad personal de distanciarse socialmente, usar mascarillas y vacunarse. Pero la variante ómicron se considera tan transmisible que es poco probable que incluso los confinamientos más duros y económicamente más dañinos mantengan alejado al virus. En Sudáfrica, Reino Unido y algunos países afectados antes que EE.UU. por ómicron, los recuentos de casos aumentaron rápidamente y luego disminuyeron aprisa, un patrón diferente al de las variantes anteriores.

Esa evaluación está obligando a las autoridades de salud a volver a calcular lo que puede, y debe, constituir un éxito. “Los gobiernos ya no quieren ser acusados de ser lentos para relajarse más”, dijo Teo Yik-Ying, decano de la Escuela de Salud Pública Saw Swee Hock de la Universidad Nacional de Singapur.

Mientras tanto, millones de personas se infectan y sufren síntomas leves o nulos. Desde Sudáfrica hasta Europa y Asia, los gobiernos han experimentado en gran medida niveles manejables de hospitalizaciones y muertes.

Los recuentos de casos en rápido aumento ya no son el referente que alguna vez fueron, lo que socava la conclusión de que más casos requieren más restricciones.

“Hemos entendido que no podremos eliminar el virus”, dijo Monica Gandhi, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco.

Hay una aceptación cada vez mayor entre los gobiernos de que el Covid-19 deberá tratarse como otras infecciones, centrándose en tratar a los pacientes hospitalizados, ya que las vacunas evitan que muchas personas se enfermen gravemente, dijo.

Anthony Fauci, el principal asesor médico del Presidente Joe Biden, dijo recientemente que los niveles de muerte y hospitalización asociados con el Covid-19 en EE.UU. justificaban que las precauciones, incluido el uso de mascarilla, continuaran por ahora en muchos lugares. Pero se vislumbra un futuro en el que la enfermedad esté suficientemente controlada, dijo.

“Creemos que podemos llegar allí, porque tenemos las herramientas con vacunas, refuerzos, mascarillas, pruebas y antivirales”, dijo el Dr. Fauci. “Todavía tenemos un camino por recorrer”.

Australia ha informado más infecciones y muertes este mes que durante toda la pandemia. Durante brotes anteriores, los cierres de fronteras del país fueron tan estrictos que algunos ciudadanos quedaron varados en el extranjero o se enfrentaron a cuarentenas de dos semanas una vez que regresaron a casa. Esta vez Australia no ha impuesto tales límites.

Pasajeros hacen fila para abordar aviones antes del feriado del Año Nuevo Lunar, en la terminal de vuelos nacionales del aeropuerto de Gimpo en Seúl, Corea del Sur, el 29 de enero. 2022. Foto: AP

“Tú tienes dos opciones aquí. Puedes seguir adelante o confinar”, dijo el primer ministro Scott Morrison en enero. “Estamos a favor de salir adelante”.

Las herramientas que se utilizaron antes en la pandemia, como el rastreo de contactos y los largos períodos de autoaislamiento, se están abandonando en muchos países. Cinco grupos de salud pública de EE.UU. dijeron recientemente que apoyaban alejarse de las investigaciones generales de casos de Covid-19 y el rastreo de contactos.

Los grupos, incluida la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales y el Consejo de Epidemiólogos Estatales y Territoriales, dijeron que la amplia disponibilidad de vacunas y la infecciosidad de ómicron hacían que un enfoque de monitoreo integral fuera menos óptimo. En cambio, los grupos dijeron que las autoridades de salud deberían centrarse en investigaciones específicas en entornos de mayor riesgo que atienden a poblaciones vulnerables.

Las escuelas que una vez cerraron durante meses cuando se vieron afectadas por un brote de Covid-19 ahora cierran durante días. En EE.UU., Burbio Inc., una compañía de datos que rastrea el cierre de escuelas K-12, mostró que 7.461 escuelas no ofrecían aprendizaje en persona uno o más días durante la semana que comenzó el 10 de enero. El número se redujo a 2.103 en la semana del 24 de enero.

La industria de la salud también se está alejando de las estrictas medidas de aislamiento. ShiftMed, una plataforma en línea con más de 60.000 usuarios que permite a los trabajadores de la salud de EE.UU. tomar turnos abiertos en los centros de atención médica, dijo que a muchas enfermeras se les pide que trabajen, a pesar de que dieron positivo por Covid-19.

En una encuesta de 600 enfermeras, el 33 % dijo que se les pidió que trabajaran a pesar de tener Covid-19 asintomático y el 37% dijo que se les pidió que fueran a trabajar a pesar de haber estado expuestas a Covid-19 por un contacto cercano. Alrededor del 90% de las enfermeras encuestadas estaban vacunadas.

Personas hacen fila para preguntar sobre la vacuna Sinovac en una clínica, durante el brote de coronavirus en Singapur, el 18 de junio de 2021. Foto: Reuters

En Reino Unido, donde el recuento de casos a principios de año casi triplicaba la tasa de los máximos anteriores del año anterior, el gobierno permitió que los pubs y restaurantes permanecieran abiertos y que los principales eventos deportivos se llevaran a cabo con grandes multitudes.

En algunas partes del país, una de cada 10 personas portaba el virus a principios de año, antes de que las infecciones comenzaran a disminuir. Aun así, más recientemente, la Oficina de Estadísticas Nacionales estimó que alrededor del 12% de los niños entre las edades de dos y 12 años estaban infectados.

Esa prevalencia no se ha traducido en muertes como lo hicieron los aumentos repentinos anteriores. El número de personas en camas con ventiladores mecánicos ha disminuido este mes, contradiciendo la experiencia anterior. Reino Unido ahora ha levantado casi todas sus restricciones relacionadas con el Covid-19.

Un posible obstáculo para el cambio hacia vivir con Covid-19 es el desarrollo de otra variante que provoque una enfermedad más grave o evada mejor la inmunidad de las vacunas.

Ómicron no es la última palabra del coronavirus. La evidencia preliminar indica que un derivado de ómicron conocido como BA. 2 se propaga aún más rápido y está ganando terreno en países como Reino Unido y Dinamarca. Se ha identificado en unos 40 países de todo el mundo, incluido EE.UU.

Hasta el momento no hay evidencia de que provoque una enfermedad más grave o que eluda las vacunas mejor que ómicron. En Dinamarca, donde los científicos dicen que BA. 2 ya podría ser la variante dominante, el gobierno decidió unirse a otros en toda Europa para relajar los controles, levantando la mayoría de las restricciones obligatorias el 1 de febrero.

En Singapur, donde las infecciones han aumentado y se espera que aumenten más, alrededor del 99,7 % de los casos en las últimas semanas han sido asintomáticos o leves. Los medios locales, siguiendo el ejemplo de las autoridades de salud, ahora enfatizan la cantidad de pacientes hospitalizados o que requieren cuidados intensivos en lugar de destacar los recuentos diarios de casos. De los 5,7 millones de habitantes de la ciudad-estado, 13 se encuentran en unidades de cuidados intensivos.

Esos resultados, junto con la tasa de vacunación de casi el 90% en Singapur, han significado que ya no utiliza un ejército de rastreadores de contactos para identificar y aplastar toda transmisión, optando por la detección automatizada. Los residentes que habían respaldado restricciones estrictas, incluso cuando los brotes eran fracciones del tamaño actual, están expresando su disposición a seguir adelante.

“Vamos a conseguirlo tarde o temprano; parece que es solo suerte”, dijo Grace See, una especialista en contratación de 29 años de una empresa de Singapur. “Hemos llegado a una etapa de aceptación”.

Tan recientemente como el otoño pasado, las medidas de distanciamiento más estrictas de Corea del Sur fueron reservadas para solo cuando las infecciones diarias promediaron aproximadamente 2.000 durante una semana. Ómicron destrozó las métricas del país. El domingo, el país informó que las infecciones diarias habían alcanzado un récord de más de 17.000 antes de las festividades del Año Nuevo Lunar, que podrían duplicar los casos. Las autoridades de salud del país se comprometieron a no endurecer las restricciones.

En cambio, las relajaron, citando tasas relativamente bajas de muerte y enfermedades graves. Dejaron que se reunieran grupos de seis, en lugar de cuatro. Abandonaron su política de prueba para todos que había acorralado los brotes durante mucho tiempo. Acortaron los tiempos de cuarentena de 10 días a siete para las personas vacunadas que contrajeron el Covid-19 pero no muestran síntomas graves.

“El distanciamiento es una medida que incurre en altos costos socioeconómicos”, dijo Sohn Young-rae, un alto funcionario de salud.

Funcionarios con trajes protectores caminan frente a una tienda de mascotas cerrada en el distrito de Mong Kok después de que se ordenara sacrificar un hámster para frenar el brote de Covid-19), en Hong Kong, el 19 de enero de 2022. Foto: Reuters

Lee Yeon-jin, un oficinista de 30 años en Seúl, ha decidido que ya es suficiente. “Ya no nos quedamos en casa porque hay miles de casos”, dijo Lee.

En Japón, la cantidad de casos diarios fue de alrededor de 100 a principios de diciembre, pero ómicron provocó un aumento a más de 80.000 la semana pasada.

A pesar de los números, Japón ha relajado algunas reglas. Los médicos y enfermeras pueden continuar trabajando incluso si se vuelven contactos estrechos, siempre que sus pruebas de Covid-19 resulten negativas. El gobierno abandonó su política de hospitalizar a todos los pacientes con ómicron positivo, permitiendo que los pacientes asintomáticos o leves que son jóvenes y de bajo riesgo se recuperen en casa.

“Es importante abordar este problema de tal manera que la sociedad y las actividades económicas puedan continuar”, dijo el jueves el portavoz del gobierno, Hirokazu Matsuno.

Hong Kong, bajo la presión de grupos empresariales internacionales, la semana pasada acortó lo que había sido uno de los requisitos de cuarentena más largos del mundo para los viajeros entrantes de tres semanas a dos.

Algunas medidas de salud pública seguirán siendo necesarias en lugares para ganar tiempo para que las personas reciban vacunas de refuerzo y manejen el estrés en los hospitales, dijo Ben Cowling, profesor de epidemiología en la Universidad de Hong Kong.

“Los próximos meses serán desafiantes debido a ómicron, pero los confinamientos ya no se justifican”, dijo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.