Trump advierte con opción militar y Maduro acusa intervencionismo

La sorpresiva llegada del Mandatario venezolano elevó la tensión en el marco de la Asamblea General de la ONU, aunque dijo estar dispuesto a dialogar con su par de EEUU.


"Todas las opciones están sobre la mesa. Todas. Las fuertes y las no tan fuertes". Con esas palabras, en el marco de la 73° Asamblea General de la ONU, el Presidente de EE.UU., Donald Trump, dejó la puerta abierta hoy a una intervención militar en Venezuela, evidenciando la inquietud internacional producto de la crisis que vive ese país. "Quiero a Venezuela enderezada. Vamos a ocuparnos de Venezuela", agregó.

La segunda jornada del plenario anual del organismo estuvo cargada de tensiones y sorpresas. Especialmente luego de que Nicolás Maduro decidiera viajar a Nueva York para participar del encuentro, pese a las críticas contra su gobierno realizadas por diferentes mandatarios en sus discursos. "Traigo la voz de todo mi pueblo, vengo cargado de pasión patria para defender la verdad", dijo en un video. Horas más tarde realizaba su intervención en el plenario de la Asamblea General.

En su alocución, advirtió que Venezuela está sufriendo una "agresión permanente en lo económico, político, diplomático y mediático por parte de quienes gobiernan Estados Unidos". En esa línea, denunció que, siguiendo lo ocurrido en Irak, "se ha construido a nivel mediático un expediente contra nuestro país para pretender una crisis humanitaria, que utilice los conceptos de Naciones Unidas para una intervención por una coalición de países encabezada por EEUU y con el apoyo de su gobiernos satélite".

Al mismo tiempo, el Mandatario venezolano aseguró estar disponible para sentarse a conversar con su homólogo estadounidense. "Yo le ratifico desde esta tribuna, a pesar de las inmensas diferencias históricas, inmensas diferencias ideológicas (...), estaría dispuesto a estrechar la mano del Presidente de Estados Unidos y a sentarme a dialogar sobre los asuntos de las diferencias bilaterales y los asuntos de la región", expresó.

La posibilidad de una ofensiva militar enunciada por Trump cobró fuerza y se robó la agenda de la ONU, llevando al chavismo a desafiar a EE.UU. El canciller venezolano, Jorge Arreaza, acusó a Washington de motorizar un golpe de Estado y afirmó que Caracas se defendería en cualquier escenario. "Ojo, que nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que nuestro pueblo, nuestras milicias sabrían resistir, sabrían cómo defenderse", advirtió.

Por su parte, el general en jefe de las Fuerzas Armadas Bolivarianas (FANB), Vladimir Padrino López, tildó las declaraciones de Trump de "provocaciones". "Resulta insólito que públicamente el jefe de Estado promueva con descaro un golpe militar en contra de un gobierno legítimo electo por el voto mayoritario", señaló en un comunicado. Padrino López fue sancionado el martes por el Departamento del Tesoro de EE.UU. junto a la esposa de Maduro, Cilia Flores; la vicepresidenta Delcy Rodríguez y el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

Movilizando tropas

Pero Trump no fue el único que apuntó contra Venezuela durante la jornada. Porque mientras Chile y otros cinco países remitieron una carta a la Corte Penal Internacional (CPI) para pedir que se inicie una investigación sobre el gobierno de Maduro por presuntos crímenes de lesa humanidad (ver secundaria), el expresidente colombiano, Álvaro Uribe, fue más lejos al recomendar una intervención militar en Caracas.

Si bien Uribe dijo no creer en los golpes de Estado, afirmó que la manera de terminar con la crisis venezolana sería a través de la actuación militar para tomar el control del país. "Los soldados de Venezuela no deberían apuntar a Colombia, al país hermano. Los soldados de Venezuela deberían apuntar hacia Palacio de Miraflores. Las tropas no hay que moverlas hacia la frontera, hay que moverlas hacia Palacio", afirmó.

Las declaraciones de Uribe se produjeron luego que el gobierno venezolano llevara a cabo la movilización de tropas armadas hacia la frontera con Colombia, en el estado de Táchira. Según informaron desde la misma FANB, el despliegue tiene como objetivo combatir las amenazas externas y "luchar contra grupos de delincuencia organizada de paramilitares".

En su estreno en la ONU, el Presidente de Colombia, Iván Duque, instó a actuar frente a la crisis social, política y económica que vive Venezuela. De acuerdo al mandatario, el único camino es poner fin a la "dictadura, retornar a la democracia y la plena libertad".

En tanto, en una entrevista el Presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, dijo que Maduro debe ser más "consciente" de la realidad de Venezuela y reconocer que la situación no es producto "de estrategias de adversarios políticos u otros gobiernos".

Por su parte, tras adherir a la denuncia histórica contra Maduro en la CPI, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, comentó que la situación en Venezuela es "catastrófica", y denunció un "liderazgo fallido". Además, se negó a la posibilidad de reunirse con el líder chavista en el marco de la Asamblea General.

Si bien esta no es la primera vez que Maduro acude a una Asamblea General de la ONU, ya que participó en 2014 y 2015, el año pasado decidió restarse por motivos de seguridad debido a posibles atentados.

Comenta

Imperdibles