"Hay algo que no cuadra, que no encaja": La lucha de la pareja de Macarena Valdés por aclarar la muerte de la ambientalista a dos años de su partida

Macarena Valdés (1)

Facebook Rubén Collío.

El 22 de agosto de 2016, la joven de 32 años fue encontrada muerta en su casa. Aunque la autopsia oficial estableció un suicidio, Rubén Collío no ha dejado de pelear para que se investigue lo que él considera como un crimen contra su compañera. "Macarena era una mujer feliz, tremendamente alegre, una mujer fuerte que no tenía ningún motivo para quitarse la vida", asegura.


- Definitivamente acá hay algo que no está funcionando.  Hay algo que no cuadra. Algo que no encaja.

Rubén Collío no descansa. No lo hace desde hace dos años, cuando su pareja, Macarena Valdés, de 32 años, fue encontrada muerta en su domicilio de la comunidad mapuche Newen de Tranguil, en la comuna de Panguipulli.

Lo que no cuadra, y no encaja, es el motivo por el que ayer miércoles en diferentes ciudades del país se realizaron marchas donde la consigna fue "justicia para la Negra". Porque Rubén, hasta hoy, duda de la calificación de suicidio que se le dio a la muerte de Macarena, ocurrida el 22 de agosto de 2016.

Sobre todo porque, en su rol de ambientalista, su presencia se había convertido en un elemento notorio en la zona. La activista, junto a miembros la comunidad y a su compañero de vida, lucharon contra la instalación  de torres de tensión, por parte de una empresa austriaca en Tranguil, Región de los Ríos.

Así, Rubén Collío explica sus dudas sobre lo que ocurrió con su pareja:

-Macarena era una mujer feliz, tremendamente alegre, una mujer fuerte que no tenía ningún motivo para quitarse la vida. Que de la nada aparezca muerta es tremendamente extraño.

***

Rubén y la Negra, como la llama con cariño, se conocieron en Santiago y en enero de 2014 tomaron la determinación de ir a vivir al sur. A vivir, dice, porque "en Santiago la gente no vive". "Allá la gente solo se dedica a sobrevivir. La ciudad no nos hacía felices. Bromeando decíamos que la ciudad nos desechó. Ya no éramos útiles en la ciudad", cuenta.

"Nosotros llegamos a un lugar maravilloso, donde hay mucho verde, mucha flora, mucho bosque nativo y curso de agua que da vida. Vivimos en una parte a la que la gente va de vacaciones. Hay gente que trabaja 365 días para pagarse 15 días de vacaciones. Entonces nosotros decíamos vivimos de vacaciones. Estábamos en esa felicidad cuando nace nuestro cuarto hijo, y dentro de la misma felicidad cuando aparece una empresa que comienza a dañar el entorno, que empieza a dañar las relaciones y a dividir la comunidad, porque influenciaban con el dinero", relata Collío haciendo referencia al arribo a la zona de la empresa austriaca RP Global, que buscaba instalar una hidroeléctrica.

Cuando llegó la empresa, Rubén y Macarena comenzaron a trabajar junto con la comunidad y a darse cuenta, como indica, "que la empresa no tenía todos sus papeles en regla, que no eran tan blancas palomas como se presentaban. Que no tenían toda la documentación requerida y que por lo tanto estaban vulnerando la ley, y que incluso la forma en la que autorizaron a la empresa vulneraba la ley".

Recuerda, además, que ellos hicieron una manifestación que mantuvo la ruta internacional cortada el 1 de agosto, que el 19 del mismo mes se convocó a que los funcionarios fueran a dar explicaciones, que el 21 van a hacer amenazas y que el 23 se iba a hacer el cambio del cableado. La muerte de Macarena, según el relato, se produjo en medio de toda esta tensión.

"Cuando empezamos a hacer esas reclamaciones es cuando parten las amenazas en nuestra contra, empiezan a decir que nos van a matar, que nos van a quemar la casa, que nos van a golpear, que en algún minuto saben que estaremos solos caminando por la calle", manifiesta Collío, antes de agregar:

-Ése fue el momento en el que asesinan a la Negra.

***

De acuerdo a los antecedentes que se han conocido de este caso, Francisco, el mayor de los cuatro hijos de Macarena Valdés, la encontró colgada en la casa. Ese día, estaba en el hogar en compañía de su hijo menor, Antulen Wawentu, y se había dedicado a preparar la comida para esperar a sus otros dos hijos y a Rubén Collío.

Él reconoce que inmediatamente tuvo dudas sobre lo ocurrido, porque además, esa jornada de Macarena había dejado todo listo para partir rumbo al consultorio. Su cartera y el bolso con las cosas para su hijo quedaron intactos sobre la mesa de la casa. Pese a las dudas, la autopsia realizada por el doctor Enrique Rocco, del Servicio Médico Legal de Valdivia, establecía que Valdés se había suicidado.

"El día 22 de agosto, en horas de la tarde, regreso a mi domicilio y encuentro a mi mujer fallecida en extrañas circunstancias. Su cuerpo yacía en el suelo de la pieza de nuestro hijo mayor, quien la encontró colgando de una viga de nuestra casa, en su desesperación, cortó la cuerda y la trató de reanimar sin éxito. Hasta ahora no existe ningún indicio que dé cuenta de su voluntad de cesar con su vida", es el relato de Rubén que consta en la querella criminal presentada el 6 de octubre por la familia en contra de quienes resulten responsables, en calidad de autores, coautores, cómplices o encubridores, por el delito de homicidio simple.

Tras una serie de presuntas irregulares que la familia habría notado en las diligencias realizadas, y luego de la exhumación del cuerpo y nuevos peritajes ordenados al SML en Santiago, en la que participó un perito privado con su equipo técnico, los cercanos descartaron la hipótesis del suicidio. Como comenta Collío, el análisis del tejido cervical que realizó el médico forense Luis Ravanal, afirma que el cuerpo de Macarena, ya sin vida, fue colgado.

Los resultados del peritaje realizado por el SML en la capital, eso sí, aún no son entregados, y Rubén asegura que solo gracias a la insistencia de la familia la investigación sigue abierta. El camino ha sido largo, reconoce. Muchísimo más de lo que esperaba.

[caption id="attachment_292322" align="aligncenter" width="443"]

macarena

Marcha en conmemoración de los dos años de la muerte de Macarena, en Santiago.[/caption]

***

En la querella presentada por la familia se señala que "la suma de estos antecedentes hace presumir que existe intervención de terceros en su lamentable deceso".

Sin embargo, el derrotero judicial del caso ha sido zigzagueante. De acuerdo a los antecedentes contenidos en la carpeta investigativa, con fecha 7 de febrero de 2017, el Ministerio Público decidió cerrar la investigación y no perseverar en este procedimiento, "por cuanto durante la investigación realizada no se han reunido antecedentes suficientes para fundar una acusación".

Tras esto se ordenó la reapertura atendiendo a los nuevos antecedentes aportados por el querellante, pero nuevamente en agosto del mismo año la Fiscalía intentó decretar el cierre del proceso. Eso en definitiva no se concretó, pues el 23 de agosto del año pasado el juez Felipe Andrés Muñoz dejó sin efecto aquello.

Fue así como el 25 del mismo mes la fiscal adjunto Alejandra Anabalón solicitó audiencia para discutir sobre la exhumación del cuerpo de Macarena e indagar el hecho punible denunciado. La diligencia fue autorizada en la cita que se concretó el día 31.

"A dos años de la partida de la Negra nosotros seguimos sin encontrar justicia. En octubre hicimos la denuncia, presentamos la querella. En marzo nos avisan que van a cerrar la investigación, momento en el que nosotros nos comprometimos a pagar un peritaje de nuestro mismo bolsillo. Cuando conseguimos la plata y anunciamos que íbamos a presentar el peritaje nos enteramos nuevamente que el caso está cerrado y tuvimos que ir a hablar con el fiscal regional para pedir nuevamente la apertura", comenta Rubén Collío.

Teniendo en cuenta estos vaivenes y que el resultado oficial de la nueva autopsia no ha sido entregado, Rubén ha manifestado su disconformidad con la investigación liderada por el Ministerio Público.

-La Fiscalía en vez de iniciar la investigación como corresponde, en lugar de realmente buscar quiénes son los asesinos y de cambiar el curso de la investigación, lo que hace es cuestionar los peritajes que nosotros presentamos y que acreditan que a Macarena la asesinaron-, reclama Collío.

Consultado por La Tercera sobre estas irregularidades que se denuncian, el fiscal jefe de Panguipulli, Jaime Calfil declinó entregar declaraciones, indicando que no se prenunciarán sobre este caso hasta que "tengamos resultados". Desde la Fiscalía, además, explican que "están abocados a avanzar en las diligencias de investigación para el esclarecimiento de los hechos".

***

Aunque está seguro que a su mujer la asesinaron, Rubén considera muy "irresponsable" aventurarse en señalar a algún responsable. Prefiere, en lugar de decir que el perito Enrique Rocco " falsea información" y que "no sabe hacer la pega, porque ya es tercera vez que él firma autopsias de suicidio en casos de asesinatos".

-A la Negra la asesinaron y trataron de encubrirlo. Extrañamente el SML sigue tratando de encubrirlo y la Fiscalía sigue prestándole su credibilidad al servicio-, expresa.

Considerando todos los antecedentes, desde la Coordinadora Justicia para Macarena Valdés exigen que el Servicio Médico Legal devele en breve el informe forense y que "se manifieste por su falta de celeridad en el proceso, a sabiendas de que el informe de la segunda autopsia es crucial para avanzar en justicia".

Asimismo, interpelaron nuevamente al Fiscal Nacional, Jorge Abbott, "a que tome las cartas en el asunto para que el crimen de Macarena no quede en la impunidad, como es el caso de la mayoría de las y los mapuche asesinados".

Respecto de las causas que habrían posicionado a Macarena como el objetivo de la tensión en la zona, su pareja, el hombre que no la olvida, tiene una reflexión clara:

-Fue porque era mujer. Ése es el mensaje que nos tratan de entregar, que cuando una mujer se atreve, hay que eliminarla, porque la Negra se atrevía a alzar la voz, no andaba callada ni sumisa. Por eso se transforma en el objetivo. Por ser una mujer valiente, aguerrida que se atreve a alzar la voz y a decir que no está dispuesta a que la pasen a llevar, ni a ella ni a su gente.

Comenta