Concejales de Viña del Mar pedirán a Ripamonti explicar negativa a Puerto de Ideas para realizar evento cultural

La alcaldesa de Viña del Mar, Macarena Ripamonti (RD). Foto: Dedvi Missene

Según la organización del festival, Camila Brito, integrante del gabinete de la alcaldía y hermana del diputado Jorge Brito (RD), habría rechazado la iniciativa esgrimiendo que las actividades "son financiadas por la embajada de Israel". Al respecto, la sede diplomática de dicho país sostuvo que "la cultura de la cancelación es una práctica discriminatoria". Mientras, en la sesión de este jueves los ediles solicitarán a la autoridad comunal que detalle lo ocurrido.




“Se tiene que dar una explicación. Una negativa a una actividad de este tipo, que solo trae beneficios a la ciudad, por un motivo personal, va absolutamente en contra del buen actuar. Uno no puede poner sus juicios personales por delante de las decisiones que afectan a una ciudad completa. El día de mañana viene una empresa o un grupo de derecha a proponer una idea, ¿también le van a decir que no? Me parece que no corresponde en lo absoluto”.

Con estas palabras, la concejala de Viña del Mar Antonia Scarella (UDI) se refirió a los dichos de Camila Brito Hasbún, directora del Programa de Cuidados y parte del gabinete de la comuna, quien -según el gerente de Puerto de Ideas, Sergio Silva- habría rechazado realizar una actividad del festival en la Quinta Vergara “porque a ellos los financia la embajada de Israel”.

Específicamente, la organización intentó realizar una conferencia del historiador chileno Rafael Sagredo en la explanada del Palacio Vergara, relativa a la Constitución de 1828, que fue promulgada en Valparaíso. Silva señaló a El Mercurio que las razones presentadas por la funcionaria reflejan un carácter “profundamente antisemita”.

La señalado por Brito “no corresponde en lo absoluto”, agrega Scarella. Por eso, este jueves presentará una moción en la sesión semanal del concejo, para que la alcaldesa Macarena Ripamonti (RD), quien preside dicha instancia, explique el tenor de lo argumentado.

Lo mismo harán los concejales Carlos Williams (RN), René Lues (DC) y Pablo González (PC).

Williams, quien cumple su segundo período en la instancia, dijo que la solicitud de Puerto de Ideas no pasó por el concejo y que pedirá a la alcaldesa que “explique por qué supuestamente la señora Brito habría hecho este tipo de declaraciones. Nosotros no podemos discriminar. Aquí tiene que prevalecer el acto cultural”.

Asimismo, el edil comentó que en la ciudad se han realizado actividades artísticas con apoyo de distintas embajadas, como el festival del Año Nuevo chino, con apoyo de la embajada de ese país. “Esperamos que sea un malentendido y no una práctica que se vaya a materializar en el tiempo”, plantea Williams.

Mientras que Lues, quien es además vicepresidente de la Federación de Entidades Chileno Árabes, planteó que “uno puede ser crítico, pero eso no significa que una actividad de este estilo no se pueda realizar”, y calificó de “limitada” la actitud de Brito.

“Imagino que la alcaldesa debe tener razones de fondo para adoptar una decisión como esta, las que, por supuesto, deben ser explicitadas si cualquier persona las consulta. En lo personal, si este financiamiento no implica una propaganda de Israel frente a su comportamiento en los territorios ocupados de Palestina, no tendría problema en aceptar una actividad de ese tipo en Viña del Mar. Ahora bien, esto en ningún caso sería antisemitismo, como se señala, pues árabes e israelíes son pueblos semitas”, complementó el edil.

El concejal González, en tanto, detalló que “más que pedir explicaciones, solicitaría se responda a la acusación grave que hace Puerto de Ideas. Que se responda de manera contundente a las aseveraciones que ellos hacen”.

La versión del municipio

Consultado por este diario, ni la municipalidad ni Brito se refirieron a la respuesta que habría entregado la funcionaria al gerente del festival.

En cambio, el municipio informó que Puerto de Ideas “se comunicó en cuatro oportunidades con diferentes unidades del municipio para realizar una charla para 50 personas en inmueble municipal, siendo estos el Teatro Municipal y el Palacio Vergara. En las cuatro oportunidades se les explicó que los inmuebles no estaban recepcionados y que no era posible realizar esa actividad”.

Asimismo, señaló que las fechas de la charla “no congeniaban” con las actividades programadas por el equipo de eventos, “organizados desde hace meses, con permisos aprobados y espacios solicitados por la comunidad viñamarina y organizaciones de carácter privado”.

La contratación de Brito (28) ha generado cuestionamientos en la zona. Eso, pues es la hermana del diputado Jorge Brito Hasbún (RD), a quien Ripamonti asesoró hasta septiembre de 2020 en el Congreso. Según la plantilla del personal a contrata disponible en la web de la municipalidad, la ingeniera comercial, titulada en 2017, recibió en octubre una remuneración bruta de $ 5.092.491.

“Una práctica discriminatoria”

La embajadora de Israel, Marina Rosenberg, rechazó los dichos de la directora municipal, señalando que “en el ámbito cultural, académico y artístico, los vetos y la censura son muy dañinos, porque afectan los espacios de diálogo e intercambio de ideas. Más aún, es precisamente en estos espacios donde se puede debatir y disentir, pero para eso es primordial que todos tengan la oportunidad de exponer sus puntos de vista”.

Y añadió que “la cultura de la cancelación es una práctica discriminatoria, que pretende imponer una supuesta superioridad moral para validar una mirada única del mundo, con lo cual se pasan a llevan principios fundamentales de la democracia”.

Al cierre de esta edición, desde Puerto de Ideas no habían recibido comentarios de parte del municipio de Viña del Mar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.