El nuevo recorrido en tribunales penales generado por el Covid-19

Ya se han realizado audiencias en que todos los intervinientes están en modo remoto.

Jueces, policías, fiscales y defensores se han coordinado para que el sistema siga funcionando, pese a la pandemia, a través de audiencias por videoconferencia.




Una comisaría, un computador, un imputado, un juez, fiscales y defensores, todo por videoconferencia. Esa ha sido la fórmula que han empezado a probar algunos Juzgados de Garantía de Santiago para que los tribunales sigan funcionando en medio de la pandemia. Algo que, de a poco, ya se está haciendo en todo el país.

La iniciativa recién se está implementando en la Región Metropolitana. Mientras, lo que sí se ha establecido es la realización de audiencias de control de detención y formalizaciones desde las zonas de tránsito del Centro de Justicia. “Hemos tomado estas medidas extraordinarias de funcionamiento a través de videoconferencias, para tener una interacción entre todos los intervinientes del proceso penal, como si estuviésemos dentro de las salas de audiencias”, dice el juez del 12º Juzgado de Garantía de Santiago, Francisco Ramos Pazó. El magistrado explica que varias audiencias se han reprogramado y que por esta vía se están haciendo los controles de detención, formalizaciones, revisión de cautelares y cautelas de garantías. “Los jueces seguimos cumpliendo nuestras funciones al 100%”, dice.

A la jueza del 6º Juzgado de Garantía de Santiago, Vania Boutaud, le tocó llevar la primera audiencia por videoconferencia en su tribunal. Asegura que se han priorizado las más urgentes y que “ha sido todo un éxito”, agregando que entendiendo la emergencia, este funcionamiento remoto “sí garantiza los derechos y garantías tanto de imputados como de víctimas”. Boutaud concluye que para echar a andar todo esto ha sido crucial el liderazgo de los administradores de los tribunales.

Audiencias en cuarteles

El prefecto (S) de la Prefectura Oriente de Carabineros, comandante Jorge Troncoso, cuenta que “estamos probando un sistema para hacer los controles en la misma unidad y evitar trasladarlos”. El procedimiento funciona así: “Tenemos cargados en nuestros dispositivos simcard los nombres de todas las personas diagnosticadas con Covid-19 y de quienes deben estar en cuarentena. Con eso, al practicar una detención, se ve si está o no contagiada o si tiene algún tipo de cuarentena. Luego, se lleva a la comisaría, se llama a la fiscalía para decidir si queda apercibido o amerita control de detención. En este último caso, se hacen las coordinaciones con el juzgado y se lleva a cabo el control, siempre cuidando el debido proceso”.

La defensora regional de Los Lagos, Soledad Llorente, comenta que la contingencia ha implicado un “desafío de creatividad y trabajo colaborativo de todos los intervinientes para cumplir con las exigencias del sistema penal y resguardo de las garantías”. Asegura que en su región los controles de detención en comisarías ya son una realidad. Para eso, las unidades policiales han dispuesto de salas especiales en donde incluso los defensores han podido realizar las entrevistas previas: “Se ha respetado la privacidad y confidencialidad. He recibido observaciones positivas por parte de defensores y se opera bastante bien”.

En Santiago, el fiscal regional Metropolitano Sur, Héctor Barros, comenta que a la fecha los persecutores de su zona han realizado más de 100 audiencias de forma remota: “Esto da cuenta de que el sistema de persecución penal no se ha paralizado y continúa activo”.

El defensor regional de Ñuble, Marco Montero, complementa recalcando que se han coordinado con todos los otros actores para que esta emergencia sanitaria no implique vulnerar “derechos fundamentales de toda persona detenida”.

Comenta