Fiscal regional de Los Ríos advierte progresivo avance de delitos vinculados a violencia rural desde el Biobío hacia el sur

FOTO: DIEGO MARTIN/AGENCIAUNO

De acuerdo con los datos expuestos por Juan Agustín Meléndez en su última cuenta pública -pues deja el cargo en octubre próximo-, los hechos de este tipo se han desplazado hacia su zona desde el Biobío y La Araucanía, marcando una tendencia al alza. Mientras en 2021 registraron 55 de estos delitos, en 2022 fueron 74, precisó.


La tarde de este miércoles se llevó a cabo la cuenta pública de la Fiscalía Regional de Los Ríos. Y en la instancia, el fiscal regional Juan Agustín Meléndez puso especial énfasis en que durante 2022 registraron un aumento generalizado de las denuncias, pasando de 26.627 casos en 2021 a 31.102, lo que representa la cifra más alta desde que la región.

En ese sentido, el persecutor destacó que han evidenciado aumento respecto de homicidios, femicidios y de delitos vinculados al tráfico de drogas, pero también lo referente a la progresiva alza de hechos relacionados a violencia rural. Esto, como enfatizó, han avanzando desde las regiones del Biobío y La Araucanía, dejando a su paso graves sucesos.

“El desplazamiento de este tipo de violencia desde las regiones del Biobío y La Araucanía hacia la Región de Los Ríos se produjo a contar del año 2015, con un incremento progresivo en la cantidad de delitos desde el año 2020 en adelante. En julio del año pasado, ante una seguidilla de atentados incendiarios registrados principalmente en la comuna de Máfil, nos reunimos con el Subsecretario del Interior durante una visita que efectuó a la región y le informamos de 53 hechos de este tipo durante el primer semestre, casi la misma cantidad de delitos que en todo 2021, año en que se registraron 55 casos, cifra inédita hasta entonces para la Región de Los Ríos”, sostuvo Meléndez.

Así, indicó que el año pasado terminó finalmente con 74 causas, “de las cuales 22 corresponden a incendios de vehículos, maquinarias o inmuebles y las restantes 52 a otros delitos como amenazas, daños, usurpación, sustracción de madera, abigeato y disparos injustificados”, detalló el persecutor.

Hitos tras ocho años en el cargo

El próximo mes de octubre Meléndez cumple los ocho años que dura el cargo de fiscal regional, por lo que en la antesala a dejar el puesto, aprovechó de hacer un repaso de por los principales hechos que marcaron su gestión.

“Cuando asumimos este desafío, el objetivo que nos planteamos fue implementar un modelo de mejora continua con un marcado énfasis en el control de la gestión y altos estándares de calidad en la dirección de la investigación, la persecución penal y la atención de las víctimas y testigos. Además nos propusimos trabajar estrechamente con los organismos auxiliares y todos aquellos vinculados con la seguridad para entregar un buen servicio a nuestros usuarios, así como también aumentar nuestra eficiencia a través de la capacitación de los fiscales y funcionarios y mejorando las condiciones de la infraestructura institucional”, manifestó.

Así, relevó que “haciendo un análisis de los últimos ocho años podemos sentirnos satisfechos de los resultados, pues la salida judicial en el periodo alcanza un 49 por ciento, el archivo provisional que en 2015 era de un 39,9 por ciento promedia en estos ocho años un 37 por ciento y el nivel de vigencia se sitúa en un 35 por ciento, lo que corresponde a cifras destacadas a nivel nacional”.

Eso sí, también hizo presente que aunque la dotación de la fiscalía aumentó en un 17 por ciento gracias al Plan de Fortalecimiento Institucional, “durante este período de 8 años también nos hemos enfrentado a un importante aumento en la cantidad de denuncias y eso está teniendo un impacto en nuestra gestión”.

Por lo anterior, más la evolución de lo delitos hacia el empleo de mayor violencia, Meléndez hizo hincapié en que estima necesario que “en un nuevo Plan de Fortalecimiento Institucional se contemple potenciar los equipos investigativos en las Fiscalías Locales y contar en la región con una Fiscalía de Alta Complejidad para abordar las investigaciones más complejas, como el crimen organizado y la violencia rural.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.