Gobierno anuncia cambios en FF.EE. tras jornada que dejó a ocho heridos

Protesta-Plaza-Italia_WEB

INDH acusa que lesiones podrían ser por lanzamiento de bombas lacrimógenas. En el caso de la menor de 15 años, la fiscalía no ha podido determinar qué "objeto contundente" la golpeó.




Desde que Gonzalo Blumel asumió como ministro del Interior, el 28 de octubre, ha sostenido reuniones casi diarias con el general director de Carabineros, Mario Rozas. El tema obligado es conversar sobre la contingencia nacional durante la crisis. Sin embargo, la cita de ayer fue diferente. El gobierno citó al máximo representante de la policía uniformada para pedirle cambios en el funcionamiento de las Fuerzas Especiales (FF.EE.).

El requerimiento tenía directa relación con lo que había ocurrido el martes en la noche en Plaza Italia. Ocho personas fueron lesionadas en medio de enfrentamientos entre manifestantes y la policía, entre ellas una menor de 15 años. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) apuntó a la responsabilidad de Carabineros.

"En la Posta Central constatando el estado de salud de un hombre adulto de 35 años y de una niña de 15, quienes, según informó jefa de turno, estarían con riesgo vital producto del impacto de bombas lacrimógenas en su cabeza durante manifestación en Plaza Italia", publicó el martes el INDH en su cuenta de Twitter.

La fiscalía, en tanto, mantuvo la cautela. Aunque reconocen que las heridas son de gravedad, en el caso de la menor aún no está determinado si fue o no herida por una lacrimógena u otro elemento contundente.

"Con respecto a la menor, no tenemos antecedentes que nos permitan establecer que el impacto es con una bomba lacrimógena. Sí sabemos que es un objeto contundente, por la magnitud y el tipo de la lesión, que los médicos describen como hematoma subdural. Eso es lo que a ella se le drenó durante la noche y lo que la mantiene con riesgo vital. Pero el elemento que la golpeó no está claro", explicó la fiscal Centro Norte Débora Quintana.

Hasta esta noche, la menor aún se encontraba en estado crítico en la Posta Central.

La niña de 15 años ingresó malherida al centro asistencial. Los primeros antecedentes revelaron que llegó en "estado inconsciente, con riesgo vital y diagnóstico de TEC de carácter grave".

Mayor control

Los cambios en Carabineros fueron anunciados, sin entrar en mayores detalles, ayer por el ministro Blumel, quien sostuvo que "se le ha pedido a Carabineros poner en marcha una serie de cambios a FF.EE. para que pase a constituirse en una prefectura de orden público, dependiente directamente de los jefes de zona territoriales".

Según explicaron desde Interior y Carabineros, esto se traducirá en la creación de una prefectura de orden público. Esto, con el objetivo de mejorar la supervisión y control sobre los efectivos de FF.EE.

En Carabineros, a nivel interno, ponderan estos cambios, pues argumentan que actualmente los equipos de FE.EE. depende de la Zona de Control de Orden Público, que a la vez se subordina a la Dirección Nacional de Orden Público. Por ende, sí existe un control jerárquico, incluso de un general inspector. De todas maneras, valoran el hecho de que ahora se pretenda tener prefecturas regionales.

Otros heridos y cámaras

Del resto de los siete heridos, según los primeros antecedentes levantados por la fiscalía, sí habría indicios de que fueron heridos por bombas lacrimógenas, por el tipo de heridas que presentaron.

De estos, cuatro tenían antecedentes policiales, como robos, hurtos, desórdenes públicos y agresiones. Carabineros dispuso a la fiscalía de algunas grabaciones en que se ve a algunos manifestantes disparando hacia la policía, como también registros de manifestantes que recibieron piedrazos en sus rostros por parte de otros civiles.

El general Enrique Monras explicó ayer que "los funcionarios de Carabineros se constituyeron en la Posta Central, pero la información fue muy escasa, el jefe de servicio nos dijo que no nos entregarían información y se dio cuenta al Ministerio Público".

Las pesquisas de la fiscalía, en tanto, avanzan, pero con algunos problemas en el camino. El Ministerio Público no ha podido recolectar todas las imágenes que quisiera, pues en Plaza Italia y sus alrededores gran parte de las cámaras públicas están destruidas.

Comenta