Gobierno suspende de forma temporal licitación de nueva flota del Transantiago

Imagen-RECORRIDO-BUS-ELECTRICO-PEÑALOLEN-STGO-CENTRO43194pw

Casi mil buses eléctricos y Euro VI forman parte de la flota actual del sistema de transportes.

La medida, adoptada por el Ministerio de Transportes, tendrá efecto hasta “que se aprueben modificaciones a las bases”. Mientras Dirección de Transporte Público dice que licitación sigue adelante, expertos ven con preocupación la medida.




El gobierno decidió suspender de manera transitoria la licitación que permite a las empresas entregar una provisión de nueva flota de buses del Transantiago, según informó ayer el Ministerio de Transportes.

Al asumir la ministra de Transportes, Gloria Hutt, en marzo de 2018, anunció un ajuste total del sistema, por lo que decidió abrir dos licitaciones: la primera, denominada "de provisión de flota", la que se inició en noviembre pasado. Este certamen tiene como objetivo que haya empresas especialmente encargadas de la adquisición y mantención de los vehículos utilizados por los operadores.

Y en paralelo, habrá una segunda licitación, que tiene como fin la adjudicación de nuevos servicios o recorridos en la ciudad, proceso en el que podrán participar nuevas empresas y más pequeñas (hoy son seis), todo para introducir mayor competencia al sector. Las bases de esa oferta están en proceso de toma de razón en la Contraloría.

La licitación para la compra de buses fue abierta por el ministerio el 20 de noviembre pasado, por lo que estaba en proceso de preguntas a las empresas interesadas y respuestas por parte de la cartera. Ayer, en la Resolución Exenta 283, el ministerio señala que "encontrándose el proceso licitatorio en curso, se ha considerado oportuno y conveniente introducir mejoras a diversos aspectos regulados en el referido pliego de peticiones, con el fin de propender al desarrollo de un proceso más competitivo y que conduzca a la provisión de un mejor servicio para los usuarios".

El director del Transporte Público Metropolitano, Fernando Saka, explicó que "la licitación sigue adelante, tal como se definió en el cronograma. Esto es una suspensión transitoria para aclarar dudas que se nos plantearon en el proceso de consulta pública y que deben ser validadas por la Contraloría". Añadió que la idea es que ello se concrete "en el más breve plazo posible". La Contraloría no tiene plazos para pronunciarse respecto de los cambios en las bases.

Reacciones

La suspensión del proceso tiene una antesala: en dos ocasiones, el año pasado, el Ministerio de Transportes retiró las bases de licitación de flota de la Contraloría para hacerle cambios.

Guillermo Muñoz, exdirector del Transporte Público Metropolitano, sostuvo que "esto retrasa todo el proceso: por supuesto, la renovación de flota, que es muy necesaria por la vía de la competencia y de precios de mercado". Muñoz ha sido crítico de que el gobierno haya impulsado la renovación de buses eléctricos y Euro VI (ya van 1.000 vehículos de estos tipos) mediante la compra directa y sin licitación, "porque nadie sabe los costos que ello ha tenido para el sistema; aparte se quiere seguir haciendo".

Paola Tapia, exministra de Transportes y directora de Derecho de la U. Central, añadió que la suspensión trae como efecto "que se posterguen las mejoras al sistema de transporte público. Esto puede tener aparejado una repercusión financiera, pero, a su vez, en la calidad de servicio a los pasajeros y a los usuarios que, una vez más, ven postergada la entrada de nuevos buses y de nuevos operadores".

Franco Basso, investigador del Observatorio de Movilidad de la U. Diego Portales, dijo que la situación es "lamentable", porque en la licitación "la demora ha sido absolutamente excesiva. En este caso los que sufren son los usuarios. Ellos tienen que seguir soportando malos buses que pertenecen a malos operadores y por más tiempo. Es la calidad del servicio la que se ve efectada".

Comenta