El inesperado encuentro entre Juan Carlos Cruz y el cardenal Errázuriz en Roma

Juan Carlos Cruz

Foto: Archivo | Aton

Cruz junto a José Andrés Murillo y James Hamilton, víctimas de los abusos sexuales cometidos por Karadima, se encuentran en la capital italiana para reunirse con el Papa Francisco.




Juan Carlos Cruz aterrizó en Roma el sábado. Dijo que tomó esa decisión para "estar más relajado". Y es que uno de los encuentros que tiene programado para esta semana es probablemente uno de los más importantes: el jueves irá a la residencia del Papa Francisco en Santa Marta y el domingo se entrevistará con él durante toda la tarde.

De los encuentros también participarán José Andrés Murillo y James Hamilton, también víctimas de los abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima. "El jueves llego yo a Santa Marta, los otros llegan el viernes. El Papa se va a juntar separadamente con nosotros, pero no sé a qué hora. Conmigo me dijeron que se quería juntar toda la tarde del domingo, limpió toda su agenda. El lunes se va a juntar con los tres juntos", detalló Cruz a Radio Duna. 

La invitación del Sumo Pontífice a los denunciantes de Karadima se da tras la investigación realizada por el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, en nuestro país en febrero, tras lo cual reconoció a través de una carta haber tenido "graves equivocaciones de valoración" respecto a los abusos cometidos por el sacerdote y párroco de la Iglesia de El Bosque y el encubrimiento del obispo de Osorno Juan Barros, a quien defendió durante su visita a Chile en enero.

"Las expectativas que tengo son hablar con él respetuosamente y decirle que el horror no es solo en Chile, esta cultura de abusos y encubrimientos no puede seguir", indicó Cruz. "Yo creo que el Papa está dispuesto, quiero oírlo y estoy muy emocionado de estar con él, pero esto no es un ejercicio de Relaciones Públicas, es una conversación muy seria", agregó.

Un encuentro inesperado

Juan Carlos Cruz tenía que dirigirse esta mañana a la Embajada de Chile en la capital italiana. Pero al llegar ahí no sabía que se iba a encontrar con el cardenal Francisco Javier Errázuriz, vinculado al encubrimiento de los abusos cometidos por Karadima.

"Le dije 'mire donde nos venimos a encontrar'". Según Cruz, Errázuriz se dio vuelta, lo vio, le dio la mano, se enojó y le extendió la mano. Le preguntó si también iba a la embajada, a lo que el cardenal le dijo que sí. "Yo voy cuando usted se vaya", le respondió Cruz.

"Está furioso y parece que despotricó contra nosotros. Él está haciendo lobby, está en un momento desesperado, el hombre ya no sabe qué hacer  porque se le ha venido todo abajo", contó Cruz. "No estaba muy contento", agregó.

En la misiva que fue enviada a la Conferencia Episcopal, el propio Papa Francisco pidió que los 32 obispos también viajen a Roma para reunirse con él tras conocer el informe de Scicluna.

"La Conferencia Episcopal de Chile viven como en la 'Luna de Valencia'. Si tu te fijas ahora todos se están echando la culpa entre ellos (...) no se dan cuenta de la dureza de la carta, no se dan cuenta de que no vienen a enseñarle al Papa cómo van a cambiar la Iglesia, no captan el tsunami que se les viene encima", lanzó Cruz.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.