La Tirana: 200 mil personas asisten a celebración religiosa

Tirana

Peregrinos del país y el extranjero llegaron a saludar la imagen de la Virgen. Foto: Cristián Viveros

Durante la colorida fiesta en honor a la Virgen del Carmen, el obispo de Iquique, Guillermo Vera, aprovechó de pedir "disculpas cuando hemos ofendido".




Un total de 202 agrupaciones de bailes religiosos, bandas de bronce y cerca de 200 mil fieles de diferentes puntos del país y el extranjero se congregaron en la fiesta religiosa de La Tirana, que cada año se celebra en el poblado distante a 72 kilómetros de Iquique.

Ni las distancias ni las temperaturas extremas que se registran en la localidad, que el lunes superaron los 30 grados, fueron un impedimento para el arribo de los peregrinos, quienes llegaron a pagar sus mandas y rendirle un homenaje a la "Reina del Tamarugal".

El principal oficio religioso fue encabezado por el obispo de la diócesis de Iquique, Guillermo Vera , con la participación de miembros del clero de la región y cientos de fieles que se congregaron en la explanada del Santuario de La Tirana.

Allí la autoridad eclesiástica pidió por la sana convivencia del país, el sentido de fraternidad y, haciendo referencia a las enseñanzas de la Virgen, dijo que "todos somos capaces de las cosas más nobles y también de las cosas peores, por eso cuidado. Fallaremos pues somos frágiles, pero con la gracia de Dios que cuando fallemos tengamos la lucidez de darnos cuenta de nuestros errores para levantarnos de nuestras caídas, pedir las disculpas cuando hemos ofendido y reparar de alguna manera el mal que hemos hecho", manifestó la autoridad. Su mensaje se da en medio del complejo momento que vive la Iglesia tras los últimos casos de abuso sexual contra menores.

A la hora de los balances, el obispo valoró la masiva presencia de fieles, a pesar de los cuestionamientos que ha enfrentado la Iglesia chilena. "Los peregrinos han llegado hasta La Tirana con sus cargas personales y también con todo lo que nosotros hemos vivido, algunos llegan con desánimo y con cuestionamientos, pero aquí están dispuestos a renovarse y seguir adelante. Les doy las gracias a los fieles por seguir creyendo en la Iglesia", enfatizó Vera.

Durante la ceremonia religiosa se desarrolló el descendimiento de la imagen de la Virgen y con cintas que fueron lanzadas desde la parte superior del templo, los fieles oraron e hicieron sus peticiones a la "Chinita", mientras otros saludaban con pañuelos blancos a la imagen.

En paralelo, y vestidos con coloridos trajes, los integrantes de las agrupaciones de baile, entre las que destacaban los morenadas, zambos, chunchos, cuyacas y gitanos, hacían sonar sus matracas.

Horas antes del principal oficio religioso, la llegada del 16 de julio se celebró con la "Misa de Alba", donde se lanzaron fuegos artificiales.

Durante el desarrollo de la fiesta, que se extiende por 10 días, los peregrinos han cumplido sus mandas, algunas de las cuales incluyen dolor corporal, como una manera de buscar soluciones a los problemas que los aquejan. También realizan interminables filas para acercarse a la imagen de la Virgen.

"Todos los años venimos en familia a ver a la Virgen de La Tirana, es muy milagrosa. Estamos muy agradecidos de ella y le prometimos que llegaríamos año a año hasta aquí todos reunidos", cuenta Carmen Ortiz, oriunda de Chañaral.

Jorge Gutiérrez, presidente de la Sociedad Religiosa Humberto Gutiérrez de Iquique, asegura que desde hace 85 años bailan en La Tirana, tradición que comenzó su abuelo. "Esta es una familia que durante tres generaciones ha venido al poblado a agradecer a la "Chinita". Cada año venimos a renovar la fe y lo hacemos con amor, damos las gracias de todas las bendiciones".

En el marco de la fiesta se realiza un estricto control policial por parte de Carabineros y la Policía de Investigaciones (PDI), que hasta ayer dejó 30 detenidos, quienes en su mayoría se relacionan con infracción de Ley de Propiedad Intelectual, contrabando, Ley de Alcoholes (rige ley seca), porte de drogas y ebriedad.

A lo anterior se suma una intensa fiscalización de la autoridad sanitaria, que permitió el decomiso de casi mil kilos de carne que no cumplía con las normas de faenamiento ni cadenas de frío para su comercialización.

El intendente de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, aseguró que la fiesta se ha desarrollado en orden. "Se ha desplegado una serie de servicios y también un fuerte contingente de las policías para que se desarrolle todo en orden. De acuerdo a las estimaciones de Carabineros han llegado al poblado unos 200 mil fieles", precisó.

Comenta