Ministro Figueroa condena hechos de violencia provocados por alumnos del colegio Verbo Divino y dice que debe aplicarse “todo el rigor de la ley”

El Verbo Divino registró un apoderado con PCR positivo en una actividad al aire libre.

El ministro fue consultado por si debe aplicarse la Ley Aula Segura y señaló que corresponde a la Superintendencia de Educación determinar qué instrumentos legales deben aplicarse en este caso.




Luego de que se dieran a conocer hechos de violencia protagonizados por alumnos encapuchados de cuarto medio del Colegio del Verbo Divino, en la comuna de Las Condes, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, condenó lo ocurrido y manifestó que deben aplicarse todas las medidas que correspondan de acuerdo a la ley.

Consultado por si la cartera considera que hay que aplicar la Ley Aula Segura, el secretario de Estado señaló que “todo hecho de violencia o de interrupción del proceso educativo debe ser condenado en cualquier establecimiento y en cualquier lugar. El derecho a educarse de la comunidad educativa debe ser siempre respetado”.

Sobre esto, precisó que corresponde a la Superintendencia de Educación determinar si corresponde aplicar esa ley, pero que “quiero ser enfático en que este hecho de violencia en el establecimiento educacional es muy condenable y por tanto se debe aplicar todo el rigor de la ley”.

“Hemos trabajado junto a la Superintendencia de Educación para que se asegure que todas las medidas que, de acuerdo a la ley deban aplicarse, se apliquen en este caso”, dijo.

Ayer, El Mercurio publicó que un grupo de alumnos de cuarto medio del establecimiento -en el que estudió el Presidente Sebastián Piñera- realizó lanzamiento de objetos, detonación de bombas de ruido y vaciamiento de extintores, entre otros, en las afueras del recinto el martes 3 de agosto .

En un video se ve además cómo algunos estudiantes encapuchados saltan la reja del lugar para salir corriendo luego de haber cometido los hechos.

En un comunicado publicado en el sitio web del colegio, el rector Sergio Edwards señala que “lamentamos profundamente esta grave situación, ya que no representa ni los valores ni los ideales del Colegio, a la vez que expone la seguridad y la integridad de los demás estudiantes, de nuestros funcionarios y de ellos mismos. En cualquier situación, este tipo de actos son absolutamente repudiables, mas aún en un escenario de pandemia”.

Además, indican que la dirección definió recabar todos los antecedentes de los hechos para luego tomar contacto con las familias y adoptar las medidas disciplinarias de acuerdo a lo que establece el Reglamento Interno Escolar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.