Ministro Figueroa por vuelta a clases presenciales: “No hay que romantizar la lógica del proceso de educación a distancia”

De acuerdo al titular de la cartera de Educación, se ha dicho que la vuelta a clases "podría generar inequidades entre un territorio y otro", sin embargo a su parecer "las inequidades hoy día están profundamente instaladas como consecuencia de la educación a distancia”.




Esta tarde, el ministro de Educación, Raúl Figueroa asistió a la comisión de Educación de la Cámara de Diputados para referirse a las dudas que podrían haber surgido por el plan de retorno a clases al que podrán optar los establecimientos educacionales que se encuentren en etapa 4, y que según el ministro, se sostiene sobre la base de tres pilares fundamentales: la seguridad, la voluntariedad y la gradualidad”.

Ante la comisión, el ministro explicó que si bien el Plan Paso a Paso era un proceso en donde comunas podían avanzar o retroceder, del mismo modo los colegios se adaptarían.

“En ese sentido, la eventual apertura de un establecimiento educacional no es algo que ocurra de un día para otro, porque hay un trabajo con las comunidades”, expresó.

Sobre este punto, indicó que a su parecer se tenía que “descentralizar mucho esta conversación”. “Las realidades son muy distintas, la realidad de la Región Metropolitana obviamente es mucho más compleja y habrá que ver cuándo se dan ahí las condiciones que permitan generar apertura, es una cuestión que evidentemente tiene que tenerse en consideración”.

Ante esto, agrega, “lo que no se puede hacer” es “aplicar la lógica de Santiago” a otras zonas.

“Si en un determinado lugar se dan las condiciones, bueno, hay que trabajar en esas comunidades para que eso pueda efectivamente suceder”, agregó.

“Y se ha dicho que esto podría generar inequidades entre un territorio y otro, bueno, las inequidades hoy día están profundamente instaladas como consecuencia de la educación a distancia”, expresó.

En esta línea, el titular de la cartera de Educación explicó que “no hay que romantizar la lógica del proceso de educación a distancia”, puesto que “es muy complejo”.

“Y cuando se habla por ejemplo, de los alumnos haciendo clases por zoom, eso es una realidad que no pasa del 15% de la ciudadanía (...) y por lo tanto las inequidades hoy están instaladas”, dijo.

“No debiésemos frenarnos de - en la medida que se pueda, donde se pueda, cumpliendo con las condiciones - de darle las posibilidades a alumnos que quieran ir a las clases presenciales pensando que se van a generar más inequidades, porque ya están dadas”, sostuvo.

Gastos y apertura de establecimientos

Con respecto al tema de los gastos, y quién los asume, el ministro indica que desde el ministerio han estado entregando la subvención a los colegios.

“La subvención se ha estado pagando, y eso es algo que es evidente, lo que ha permitido mantener la estructura de funcionamiento de los establecimientos educacionales”.

Además, indica, han dispuesto de una serie de recursos en materiales que van a estar disponibles para los establecimientos. “Fundamentalmente mascarillas reutilizables para toda la comunidad, para todos los alumnos, para todos los asistentes de la educación, docentes... y eso acompaña a todo el proceso, son artículos que son reutilizables“, indicó.

Sumado a eso también incluirán ciertos artículos de limpieza y desinfección que tienen un uso acotado “y que luego tendrán que ser incorporados por los propios establecimiento con cargo a los fondos de emergencia que ya se les ha entregado a los municipios en algunos casos, con cargo a la propia subvención que se va a seguir pagando, con cargo también a subvenciones que ya están disponibles”.

En este punto, Figueroa explica que cuando dicen que la asistencia es voluntaria, es porque lo es, y que por lo tanto no se exigirá como un requisito para el pago de la subvención. Para hacer esto, detalla, se requiere de un proyecto de ley, el cual están preparando y que van a presentar al Congreso. 

En cuanto qué ocurre cuando un colegio abre, el ministro indicó que el equipo docente debe volver.

“Una vez que el establecimiento abre, obviamente que dejando al margen quienes están en grupo de riesgo, los profesores y los asistentes de la educación deben estar al servicio de esa comunidad y por lo tanto no es respecto de ellos que se entienda que es voluntaria su asistencia, salvo los grupos de riesgo”, expresó. “No se puede abrir un establecimiento sin contar los profesores adentro, parecería un absoluto contrasentido”.

Al finalizar, el ministro solicitó “el máximo de colaboración posible” a la comisión, en el sentido de “no instalar la  idea” de que se busca volver a clases “en cualquier momento y en cualquier tiempo”.

“Se que no lo están haciendo, pero es que en eso tenemos que ayudarnos: a no generar esa idea de que aquí hay una presión violenta por, en cualquier momento, sin mirar ningún tipo de condición, abrir colegios”, expresó.

Comenta