Minsal llama a "revaluar viajes" a zonas con fiebre amarilla por falta de vacunas

Imagen VACUNA FIEBRE AMARILLA19

Centros privados de salud no presentan stock disponible para estos días.

Autoridad llamó a asesorarse con médicos para definir el riesgo de no contar con inmunización en destinos de vacaciones. Principales vacunatorios ya han agotado las dosis, agendadas hasta febrero, atendiendo a más de 100 pacientes diarios.


"La recomendación es revaluar el viaje. Considerarlo con su médico en relación a la zona a la cual se dirige y si es conveniente, o no, viajar", sostuvo hoy el subsecretario (S) de Salud Pública, Jorge Hübner, respecto a la decisión que deberán tomar los chilenos que, debido a la falta de stock, no han logrado conseguir la vacuna contra la fiebre amarilla y han planeado pasar sus vacaciones en zonas donde la enfermedad está presente.

El año pasado fueron tres los chilenos que en Brasil contrajeron la enfermedad que transmite el mosquito Aedes Aegypti y que no tiene tratamiento. Como consecuencia de la picadura, dos de ellos fallecieron, lo que ha llevado a los expertos a doblegar los llamados a la prevención.

"La decisión final la toma el viajero, pero la recomendación nuestra es que esta enfermedad no tiene tratamiento, por lo que la prevención es la mejor herramienta y eso es la vacuna. Ahí hay que educar a la población y tomar precauciones, para evitar que el viaje termine en una tragedia", indicó Jeanette Dabanch, infectóloga del Hospital Clínico de la U. Chile.

Y en el actual contexto, ya comienzan a aumentar los testimonios de chilenos que se han visto obligados a suspender sus planes. Es el caso de María José Véliz, quien hace dos semanas decidió postergar un viaje al Parque Nacional Tairona, ubicado al norte de Colombia, tras la imposibilidad de conseguir una vacuna, requisito que impone el recinto.

"La busqué y estaba agotada en todos lados. Lo único que encontré fueron horas disponibles para fines febrero. Eso no me servía, porque hay que administrarla 10 días antes del viaje y yo viajaba la segunda semana de febrero", relató.

Quiebre de stock

Los brotes de fiebre amarilla activos en la costa sur de Brasil y en diversos países de África y Asia, ha generado una alta demanda de la inmunización a nivel internacional. Y para controlar la enfermedad, se han desplegado diversas medidas: hay países que exigen que los turistas se vacunen para poder cruzar sus fronteras, mientras que en otras naciones, con brotes activos, se recomienda contar con la inmunización para prevenir contagios.

En Chile, tras un quiebre de stock ocurrido a fines de 2018, el Laboratorio Sanofi Pasteur -encargado de la fabricación y distribución de la vacuna- liberó este mes 48 mil nuevas dosis de Stamaril, de las cuales el 70% ya han sido distribuidas.

De acuerdo a la empresa, otras 10 mil unidades están siendo entregadas a distintos vacunatorios, que ya han agotado sus agendas para inmunizar a los interesados. Se trata de viajeros con pasajes a países donde el mosquito está presente y rige la exigencia -Colombia, Bolivia, Costa Rica, entre otros,- o a aquellos donde se ha hecho la recomendación, a modo de prevención, como la zona amazónica de Sudamérica y diversas áreas de Brasil, destino frecuente para los chilenos en esta fecha.

Pero a estas alturas, conseguir una dosis -cuyo valor va ría entre $ 55 mil y $ 87 mil- es complejo.

Desde Clínica Las Condes indican que ya no hay vacunas disponibles y que se está inoculando a personas que pidieron su hora hasta el 8 de febrero, con un total de 120 pacientes por día. Indicaron que una vez que aseguren la disponibilidad de nuevas dosis, abrirán agenda para febrero.

En la Red UC Christus están agotadas, mientras que en Clínica Alemana están atendiendo a pacientes que agendaron en enero y desconocen cuando habrán nuevos cupos. Desde Clínica Indisa, en tanto, manifestaron que "actualmente, el vacunatorio se encuentra administrando las dosis contra la fiebre amarilla previamente agendadas. Cuando se renueve el stock, se realizará una nueva agenda a través de call center".

Hübner añadió que las personas que no logren inmunizarse a tiempo y no puedan postergar el viaje a zonas de riesgo o decidan igualmente hacerlo, deben "usar repelente contra el mosquito que transmite la enfermedad y usar ropa que cubra la mayor cantidad de cuerpo, para evitar la picadura".

Comenta