Parten obras en eje Santa Rosa-Alameda que priorizará buses y peatones

En la esquina Santa Rosa-Alameda, una de las más golpeadas durante el estallido social, se habilitará una plaza.

Junto con Plaza Italia, esta esquina céntrica fue una de las más golpeadas por el estallido social, incluso con incendios. Trabajos son parte del Plan Centro en Santiago, que contempla la remodelación de una extensión total de 1,3 kilómetros.




A nivel mundial, los expertos han planteado que es clave priorizar el transporte público y generar más espacio a los caminantes en las ciudades. Y tomando estas recomendaciones, el Ministerio de Transportes anunció este miércoles que esta semana comenzó la remodelación de dos ejes claves en Santiago Centro: el sector de Santa Rosa al llegar a la Alameda y su continuación, Mac-Iver.

Las obras, cuya inversión asciende a $ 2.900 millones, se ejecutarán en un sector que sufrió graves daños tras el estallido social, donde diversos edificios resultaron incendiados tras protestas. El sector, junto a Plaza Italia, ha sido sometido al Plan Recuperemos Chile del Ministerio de la Vivienda, que pretende mejorar los espacios públicos afectados tras hechos de violencia.

Los trabajos son ejecutados por Transportes como parte del denominado Plan Centro en Santiago, el que contempla la remodelación de una extensión total de 1,3 kilómetros.

Los arreglos comenzaron esta semana en Santa Rosa, al llegar a la Alameda, donde se instalará en la vereda sur una “plaza de la seguridad vial” (de alrededor de 100 metros de extensión), el primer espacio de este tipo en la capital, donde monitores podrán hacer clases a escolares sobre las normas del tránsito. Allí también se instalarán asientos para el descanso peatonal.

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, explicó que ahora Mac-Iver será exclusiva para transporte público, para dar mayor velocidad a los buses, lo que reduce los tiempos de viaje para los usuarios.

En las vías se mejorará la carpeta de asfalto en las calzadas, se remozará la iluminación (postes y lámparas) y se ensancharán las veredas, para el desplazamiento de los caminantes. Cuando las obras estén listas no se permitirá el ingreso de automóviles particulares.

Imagen de cómo luciría la “plaza de la seguridad vial” en Santa Rosa luego de la millonaria intervención.

Por la avenida Mac-Iver transitan 18 servicios de buses del Transantiago, donde viajan 200 mil personas.

“De esta manera seguimos ampliando una red de vías exclusivas para buses, disminuyendo el espacio para vehículos y extendiendo las aceras para que los peatones puedan desplazarse de mejor forma, y en el contexto de la pandemia, con mayor distanciamiento”, añadió Hutt. En esta esquina emblemática de la capital, donde se encuentra la Biblioteca Nacional, también habrá una nivelación de la calle con las veredas, lo que mejora las condiciones de desplazamiento para personas con movilidad reducida y adultos mayores.

Por su parte, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, señaló que este proyecto “va en la línea de tener una ciudad a escala humana... Queremos ir cambiando poco a poco el casco histórico de Santiago con medidas como esta”. “Aprovecho de pedir un poco de paciencia a los vecinos”, dijo, pues las obras se mantendrán durante todo este año.

La remodelación contempla nuevos refugios peatonales, zonas pagas, señalización y demarcación, bicicleteros y arbolado.

Expertos

Juan Carlos Muñoz, director del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) de la U. Católica, explicó que los esfuerzos por dar mayor “agilidad al transporte público son muy importantes, especialmente, en el sector céntrico de la ciudad, donde no tiene mucho sentido que los automóviles tengan un espacio tan relevante”. Así, planteó que el casco histórico de la ciudad debería ser un lugar “acogedor” para la caminata, las bicicletas, el Metro y los buses. De hecho, los expertos destacan que ya se han implementado “pistas compartidas”, por ejemplo, en calle Agustinas, donde a mediados de año se quitó espacio a los vehículos para darlo al resto de los modos.

Sergio Baeriswyl, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, afirma que la pandemia entregó “enseñanzas en torno a lo urbano, como la urgencia de redistribuir y repensar el espacio público”.

En esa línea, el Consejo de Desarrollo Urbano propuso en 2020 que se prioricen obras para aumentar la extensión de las redes de ciclovías, la creación de zonas de tráfico calmado (zonas 30), la restricción de estacionamientos en superficie en ciertos horarios, la ampliación de veredas y una mayor fiscalización de las pistas solo buses, entre otras medidas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.