Partido Comunista y movimientos de izquierda respaldan reelección de Ortega en Nicaragua y critican a La Moneda por no reconocer legitimidad de resultados

FOTO: AFP

Colectividades rechazaron el comunicado emanado desde Cancillería, donde el Ejecutivo expresa que la elección realizada el pasado fin de semana en el país centroamericano "careció de todas las condiciones para ser estimado válido y transparente". A juicio de las agrupaciones “el pueblo nicaragüense concurrió masivamente a las urnas para elegir democráticamente a sus autoridades y lo ha hecho en paz, de acuerdo con su institucionalidad y leyes vigentes".




Un grupo de partidos y movimientos políticos de izquierda, encabezados por el Partido Comunista, dio a conocer durante esta jornada una declaración pública en la cual defiende el “carácter democrático” de las elecciones realizadas en Nicaragua el fin de semana recién pasado, donde Daniel Ortega se declaró ganador para mantenerse en el poder por un quinto período, y criticó la posición del gobierno de Sebastián Piñera, dada a conocer a través de en un comunicado emanado desde la Cancillería donde no reconoce la legitimidad de los comicios en el país centroamericano.

“El pueblo nicaragüense concurrió masivamente a las urnas para elegir democráticamente a sus autoridades y lo ha hecho en paz, de acuerdo con su institucionalidad y leyes vigentes. Las elecciones se realizaron con la presencia de observadores y acompañantes internacionales y contaron con una masiva participación y concurrencia a las urnas de más del 68% del electorado nicaragüense, en un sistema de voto voluntario a partir de los 16 años de edad, en medio de un conflicto de intereses donde el gobierno norteamericano es contraparte”, señala el comunicado firmado por el PC, además del Partido Igualdad, el Movimiento del Socialismo Allendista, Izquierda Libertaria, Ukamau Chile y el Movimiento de Pobladores en Lucha.

El texto continúa diciendo que “podrá criticarse la forma como se llevó adelante el proceso e inquirirse el respeto a los derechos humanos, pero teniendo presente que para ello existen mecanismos de orden internacional y teniendo muy en cuenta que no se puede pasar por alto la voluntad popular. Es más, son los propios pueblos quienes deben resolver sus conflictos, sin injerencia extranjera”.

Frente a la reelección de Ortega con un 75% de los votos, según informó el Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, publicó un comunicado asegurando que el “Gobierno de Chile no reconoce legitimidad de elecciones en Nicaragua”.

“Ayer (domingo) tuvo lugar un acto electoral en Nicaragua, el que careció de todas las condiciones para ser estimado válido y transparente”, indicó, asegurando que la votación se dio “en el contexto de graves violaciones a los derechos humanos, encarcelamiento de líderes y candidatos opositores, represión de los partidos independientes, persecución sistemática a los líderes y organizaciones de la sociedad civil, ausencia de observadores internacionales y bloqueo a los medios de comunicación”.

Al respecto, la declaración de la agrupación de izquierda, emplazó al ejecutivo y señaló que “el gobierno de Chile comete un nuevo error al desconocer el proceso electoral de la República de Nicaragua, realizado el domingo 7 de noviembre de 2021. ¿Qué viene ahora, la ruptura de relaciones? Un asunto es disentir de un proceso, y otra es sumarse a los dictámenes del gobierno de los Estados Unidos, cuya injerencia en contra de la voluntad de los pueblos es práctica usual en el mundo entero”.

En ese sentido, acusaron que el mensaje del canciller “busca sumar a nuestro país de manera inaceptable a la política de agresión y sanciones unilaterales que encabeza Estados Unidos y sus aliados europeos en contra del pueblo y del gobierno de Nicaragua. El presidente de Chile es responsable de la violación sistemática de los derechos humanos y de la permanencia de presos políticos. Pero es el pueblo chileno el que enfrenta y seguirá enfrentando esta situación”.

Cabe señalar que durante los comicios realizados en ese país, siete candidatos presidenciales opositores se encontraban detenidos, acusados de atentar contra la soberanía, promover sanciones internacionales, traición a la patria o lavado de dinero, conforme a leyes aprobadas a fines de 2020.

“La mayoría del pueblo de Nicaragua se ha expresado en las urnas, y ha otorgado legitimidad al gobierno del presidente Daniel Ortega”, afirmaron las colectividades nacionales en la misiva.

Y concluyeron señalando que “nuestra solidaridad está con el pueblo de Nicaragua y con su decisión soberana en la construcción de su futuro”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.