Prioridad a contagiados y con preservativos: así serán las nuevas cajas

El gobierno no transferirá recursos directos a los municipios, pero sí invertirá en la logística del transporte y distribución de las canastas. Foto : Andres Perez

El gobierno anunció la distribución de tres millones de canastas básicas para la segunda etapa del plan “Alimentos para Chile”. En la RM se entregarán 1,5 millones.




En el Movistar Arena, el gobierno presentó ayer uno de sus programas bisagra para enfrentar los coletazos sociales del coronavirus: “Alimentos para Chile”. Se trata de la segunda etapa de la iniciativa que contempla la repartición de tres millones de cajas de alimentos y enseres para familias vulnerables del país, esta vez con prioridad en los pacientes contagiados con Covid-19.

La primera versión de este plan se concretó entre el 22 de mayo y el 20 de junio pasados, cuando se entregaron 2,6 millones de cajas, en un despliegue que no estuvo exento de complejidades. Hubo alcaldes que reclamaron que no llegaban los productos, demoras en la distribución de los alimentos y entregas a personas que no tenían problemas económicos. Un ejemplo fue la diputada RD Natalia Castillo, quien recibió la encomienda y denunció la situación por redes sociales.

Por ello, el Ejecutivo corrigió la logística y el método de despacho para esta segunda etapa, aunque mantuvo a los municipios como ejes clave para seleccionar las zonas de distribución.

El ministro de Desarrollo Social, Cristián Monckeberg, sostuvo que “esta nueva etapa de la campaña ‘Alimentos para Chile’ tiene bastantes novedades, que son recogidas por las inquietudes que nos han planteado tanto los vecinos y vecinas a lo largo de todo Chile, como también nuestras autoridades en terreno, particularmente los alcaldes y alcaldesas. Se agregaron algunos artículos que no estuvieron en el proceso anterior”.

Serán cinco los nuevos productos: sopas, un tarro de duraznos, cereales, toallas higiénicas y preservativos. Estos se sumarán a los 15 elementos que ya estaban incorporados en el proceso anterior: harina, azúcar, fideos, tallarines, arroz, té, atún, aceite vegetal, salsa tomate, legumbres, leche en polvo, sal, puré, jabón líquido y detergente.

Más de 500 diarias

De los tres millones de cajas a entregar en esta segunda etapa, 1,5 millones serán distribuidos en la Región Metropolitana. El intendente, Felipe Guevara, explicó los cambios operativos que se incorporarán y aseguró que las canastas se despacharán “lo antes posible”.

Guevara sostuvo que “hay varias diferencias. La primera vez partimos con un piloto de tres comunas, con mil cajas en cada una, y nos demoramos casi dos semanas en tener a las 52 comunas de la región en posición de entrega de los insumos. Eso va a cambiar radicalmente. Hay 1,5 millones de cajas compradas y tenemos muchas disponibles; por ende, podremos comenzar en las 52 comunas esta semana, todas a la vez y con un volumen mucho mayor. Antes entregábamos 500 diarias en una comuna, ahora estamos en condiciones de tener volúmenes más grandes por cada jornada”.

La autoridad agregó que desde lo logístico también habrá más variantes: se contará con camionetas, grúas y camiones para ayudar a los municipios en la repartición de las cajas. Además, “se entregarán mil pesos por caja para logística. Si una comuna va a repartir 20 mil cajas, son $ 20 millones que tenemos, no para entregar el dinero a las comunas, sino en arriendo de camionetas, personal para entregas, furgones y lo que se acuerde con cada alcalde”.

Inversión

Una de las comunas que más cajas recibió durante la primera etapa del plan de “Alimentos para Chile” fue La Pintana. Se trata de una de las zonas más vulnerables de la Región Metropolitana, por lo que allí la distribución de insumos es esencial.

Su alcaldesa, Claudia Pizarro, destacó la labor del municipio durante el primer proceso, donde recibieron 48 mil cajas, pero que, según informó, tuvo un alto costo de distribución para el municipio. “Invertimos cerca de $ 90 millones, entre arriendo de camionetas, mascarillas para los funcionarios, overoles, camiones y otros medios”, explicó.

Otra de las dificultades, señaló, fue que la entrega contemplaba una caja por vivienda, no por familia. “Entregamos 48 mil cajas, pero acá hay 60 mil hogares, en una casa vive más de una familia; hubo un descontento de la gente, porque no se estaba contabilizando a los allegados o a la gente que más lo necesita”, señaló.

Llancolén deja de ser proveedor

Los proveedores de esta nueva etapa de entrega de “Alimentos para Chile” serán casi los mismos que la vez pasada, pero con algunos cambios. Aunque la gran mayoría de las empresas fueron evaluadas de buena manera por parte del gobierno, dado que se cumplieron los plazos de entrega y las condiciones de los productos, Distribuidora y Comercializadora Llacolén S.A. saldrá del catastro del Ejecutivo.

Fuentes de gobierno explicaron que la firma, propiedad de la familia Scuncio, no será más proveedor del gobierno en este proceso de entrega de cajas, producto de la investigación judicial por eventual lavado de activos que abrió la fiscalía en su contra. El Ministerio Público indaga los ingresos de la firma, luego de que la Unidad de Análisis Financiero (UAF) recibiera un reporte de operaciones sospechosas de la empresa, a través del Banco Security.

Sin embargo, según explicaron las mismas fuentes consultadas, se decidió dejar fuera a esta empresa del plan “por prudencia”, y no porque haya una mala evaluación de su trabajo en la primera etapa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.