El retorno a Isla de Pascua de sus estudiantes viajeros

En la bienvenida no pueden faltar los tradicionales collares de flores. Foto: Juan Farías

Desde hace más de dos décadas, la Fach destina un avión de transporte a la tarea de trasladar gratuitamente, en las fiestas de fin de año y en febrero, a los jóvenes que cursan sus estudios en el continente y regresan a bordo de un moderno “Manutara”.


Ocho de la mañana del jueves 20 de diciembre. En el recinto del Grupo 10 de la Fuerza Aérea de Chile (Fach), a un costado del Aeropuerto Arturo Merino Benítez, Nicolás Pakomio tocaba un ukelele, acompañado con guitarras y cantos por un grupo de amigos. Todos tenían sus maletas cerca, y su presencia en la base tenía un motivo: regresar a su tierra natal, Isla de Pascua, tras cumplir su año de estudios.

“En vacaciones de invierno fue la última vez que viajé. Tengo a mi hijo de tres años en la isla, así que siempre trato de regresar lo que más puedo”, explicó Pakomio.

El joven estudiante de último año de Música en la Universidad Católica de Valparaíso, es uno de los 96 pasajeros que retornaron a Rapa Nui a bordo de un avión Boeing 767 de la Fach. La institución castrense organiza dos vuelos al año para trasladar a estudiantes isleños y algunos de sus familiares, siguiendo una tradición que se remonta a más de dos décadas.

Hangarahi Riroroko Valenzuela es otra de las pasajeras del avión de transporte. Ya concluyó la fase teórica de sus estudios para convertirse en preparadora física, y regresó a la isla para comenzar a enfrentar la última etapa de su carrera. “La idea es, en este verano, hacer la práctica en la isla, que son seis meses, y luego trabajar allá en nuestro gimnasio. Me parece muy beneficioso el vuelo para todos los estudiantes rapanui, porque el pasaje en vuelo comercial es costoso y a veces no hay cupos”, contó.

La emoción de las familias se deja sentir en las celebraciones. Foto: Juan Farías

Para poder optar a un asiento en el avión de la Fach, los estudiantes deben realizar trámites en la gobernación local, donde se selecciona a los beneficiados.

En este último vuelo también viajó una no isleña. Se trata de Sandra Carrillo, quien desde hace cinco años se traslada antes de Navidad desde Lota a Rapa Nui, con regalos para los niños locales. Esta es la primera vez que viaja gratis, invitada por la gobernación.

“Con un grupo de amigos estamos ayudando a entregar cariño y amor. Ahora llevamos 200 regalos. Los niños fabrican un collar y hacemos un intercambio entre los padrinos y los niños”, explicó.

Rito de buen augurio

El viaje no es corto. Tras cinco horas de vuelo, la nave tocó la losa del aeropuerto Mataveri cerca de las 15.30 hora local (+2 en Chile). En el terminal isleño, un centenar de personas esperaba a los estudiantes con collares de flores y carteles.

Los papás valoran que el “Manutara” (nombre con el que los habitantes de Rapa Nui bautizaron al aparato de la Fuerza Aérea, en honor al hidroavión que hizo el primer vuelo a la isla en 1951) haya traído a sus hijos a casa. Carlos González y Ester Jorquera cuentan que hace diez meses no veían a su hija Kiara, quien cursó su primer año en la Universidad Santo Tomás. “Ha sido complicada la lejanía. Todo el verano la vamos a regalonear. La está esperando un rico ceviche”, anticiparon.

Carlos Riroroko, padre de Hangarahi, recibió a su hija con un ritual llamado “maía”, ceremonia de buenos augurios que también transmite buenos deseos y agradecimientos. “Gracias al ‘Manutara’, que siempre están dispuestos a ayudar a la isla y trae a nuestros hijos”, expresó.

Para la Fach, los traslados y los operativos médico-dental y traumatológico que realizan a mediados de junio de cada año, forman parte de la ayuda social brindada de manera gratuita a los habitantes de la isla.

“Estas actividades son la razón de ser por la que ingresamos a la Fach. Estamos aquí para brindar apoyo y ser una pieza fundamental en el desarrollo de Chile”, señaló Guido de Poll, comandante de escuadrilla y piloto del “Manutara” moderno.

Seguir leyendo