Santiago después de la lluvia: las postales panorámicas con cúmulus que dejó el paso del sistema frontal en la capital

Una capa de nubes blancas se dejó ver en la capital tras el paso de las lluvias. Expertos explicaron a La Tercera cómo y por qué se produce este fenómeno climático, que es típico de la inestabilidad post frontal.


El cielo se despejó lentamente en la capital. Cerca del mediodía comenzaron a asomar los primeros rayos de sol, luego de una maratónica jornada de intensas lluvias que iniciaron la madrugada del jueves y se extendieron durante todo ese día hasta las primeras horas de este viernes.

El sistema frontal que afectó al país estos días, desde la región de Coquimbo hasta La Araucanía, dejó 7.510 personas damnificadas y 3.791 viviendas dañadas, de acuerdo con el último balance de Senapred.

Según informaron las autoridades, el fenómeno climático se encuentra en su fase final, y si bien las lluvias desistieron, aún se podrían presentar rachas de viento en sectores del litoral y la cordillera de la costa, así como tormentas eléctricas y algunas precipitaciones en valles y precordillera.

Foto: Aton Chile.

Con el evento climático en deceso, la ciudad de Santiago se despejó completamente, dejando relucir la nieve caída en la Cordillera de Los Andes, y un cielo azulado cubierto por abundantes cúmulus, es decir, “nubes de bajo nivel, generalmente de menos de 2.000 metros de altitud”, según explicó a La Tercera el climatólogo de la Universidad de Santiago, Raúl Cordero.

El profesional detalló que los cúmulus tienen forma similar a los “algodones” y “son parte de la inestabilidad post frontal”. En tanto, el meteorólogo de la Fundación Huinay, Miguel Fernández, coincidió en que estas nubes son típicas de la inestabilidad post frontal.

“Cuando están más dispersas se les conoce como cúmulus de buen tiempo, porque se producen pasado un frente. Son comunes”, sostuvo.

Foto: Aton Chile.

¿Por qué se forman los cúmulus?

Tal como señalaron los expertos, este conjunto de nubes es común tras el paso de un sistema frontal. En ese sentido, la jefa del Observatorio Climático de la USS, Paula Santibáñez, explicó que los cúmulos con nubes blancas después de una lluvia en zonas con cerros “se debe a varios procesos combinados”.

En detalle, la profesional señaló que “tras la lluvia, la humedad en el suelo y la vegetación aumenta y se evapora con el calor del sol, liberando vapor de agua”.

“En zonas montañosas, este aire húmedo asciende al chocar con las laderas, un fenómeno conocido como convección orográfica. Al ascender, el aire se enfría, lo que provoca la condensación del vapor en gotas de agua, formando nubes cúmulos”, expresó.

En esa línea, Santibáñez precisó que “estas nubes, típicamente blancas y esponjosas, se crean cuando el aire caliente y húmedo sube rápidamente. La vegetación y los vientos locales también juegan un papel crucial, al empujar el aire húmedo hacia las laderas, facilitando la formación de estas nubes esponjosas que embellecen el paisaje después de la lluvia”.

Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.
Foto: Aton Chile.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.

Imperdibles