Siete de cada 10 enfermos crónicos suspendieron sus controles por la pandemia

La pandemia obligó a suspender todas las atenciones no urgentes en los centros de salud. Foto: Juan Farías

Temor al contagio y la cancelación de citas médicas serían las principales causas según análisis de U. de Chile y Colegio Médico. Expertos alertan por agravamiento de pacientes.




Desde el inicio de la pandemia y por la emergencia sanitaria, hospitales, consultorios, centros médicos y clínicas han acusado una drástica caída en toda la actividad no Covid-19.

Y aunque en las últimas semanas ya hay señales de recuperación en pabellones y box de consultas, desde el sector explican que distan de los volúmenes tradicionales, principalmente porque en las zonas donde se ha logrado normalizar la atención -gracias a una baja de los contagios- existe alta preocupación por un posible rebrote.

Este tema fue abordado en la más reciente encuesta Movid-19 que elabora la Universidad de Chile y el Colegio Médico (Colmed), donde se midió el impacto del coronavirus en el acceso a las atenciones de salud, a partir de 6.136 enfermos crónicos consultados.

En el caso de estas personas -con patologías como diabetes, hipertensión arterial, eventos cardiovasculares, cáncer, inmunosupresión y enfermedad renal o respiratoria crónicas- solo un 31,4% reportó haber asistido a uno o más controles desde marzo a la fecha. Es decir, siete de cada 10 personas que deben tener seguimiento de médico debieron suspender los controles.

De acuerdo al análisis, se trata de una brecha que, además, se acrecienta o disminuye según el tipo de seguro de salud al cual pertenece cada paciente. Así, mientras de los beneficiarios de Fonasa consultados un 26,12% ha asistido a un control médico, en el caso de los afiliados a isapres ese porcentaje es mayor, llegando al 35,24%.

Temor al contagio

Cristóbal Cuadrado, académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile y encargado del análisis, dice que entre la población consultada, un 63% reportó el miedo al contagio como principal barrera para acceder a los controles médicos.

Por eso, el salubrista sostiene que “para recuperar los controles oportunamente debemos tener un buen control de la pandemia. Si de nuevo los números llegan a cinco mil o seis mil casos diarios, no hay forma de evitar que los hospitales paralicen sus actividades y terminen enfocándose solamente en el tratamiento del Covid-19”.

En esa línea y con una endemia de casos positivos- salvo regiones con un comportamiento asincrónico de la curva-, Cuadrado plantea que se debe adaptar el sistema de salud para que las personas puedan acceder al mismo tiempo que los pacientes de coronavirus. “Eso implica dar condiciones de seguridad: diferenciar flujos de pacientes Covid y no Covid y tener campañas de información para que entiendan que asistirán a lugares de bajo riesgo”, apunta.

Desde el Colmed, el presidente de la RM, Camilo Bass, advierte que en las regiones donde hay cierto control de la pandemia, como en la capital, lo que viene ahora será otra ola, pero no de Covid-19, sino de pacientes descompensados: “el descontrol de las enfermedades crónicas va a requerir un intenso trabajo para poder compensar a los pacientes, considerando, además, que la mayoría de estas enfermedades -o las que producen mayor mortalidad- están relacionadas al sobrepeso y obesidad, como la diabetes e hipertensión, y el confinamiento ha producido que las personas aumenten de peso”, detalla.

Telemedicina

Para el director del Instituto de Salud Pública de la Unab, Héctor Sánchez, las cifras concuerdan con información que ellos también han recogido, pues en sus monitoreos solo un 40% de los pacientes crónicos ha continuado con sus tratamientos. “No nos sorprende ese número”, asegura.

Así, y aunque Sánchez prevé excesos de mortalidad durante los próximos años como efecto de la pandemia, debido a la falta de diagnóstico oportuno de enfermedades -como el cáncer- o el agravamiento de pacientes crónicos por falta de seguimiento, cree que una forma de mitigar los efectos está en la telemedicina.

“Este sistema debe reforzarse en la atención pública. En el sector privado los pacientes crónicos sabemos que por estos días se atienden fundamentalmente a través de telemedicina. Significa mayor accesibilidad y mantener la continuidad de sus controles y tratamientos. Cuando el médico necesita un examen, solo ahí la persona acude a un establecimiento de salud para la toma de muestras”, plantea el académico.

En relación a lo que describe Sánchez, en el informe Movid-19 también se abordan las nuevas enfermedades y oportunidad del diagnóstico. Un 21% de quienes participan en la consulta (más de 52 mil personas) describe haber tenido un nuevo problema o necesidad de salud desde el inicio de la pandemia.

Sin embargo, de ellos, un 73,8% accedió a una consulta médica de control, lo que contrasta con datos de años anteriores, donde la oportunidad de atención siempre estuvo por sobre un 90%.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.