U. Inacap, la cuarta más grande del país, obtiene acreditación de solo dos años y renuncia su rector

Imagen-Universidad-Inacap-08-820x500

El centro de formación técnica y el instituto profesional de Inacap están entre los que tuvieron mayores excedentes. Sin embargo, la universidad registró grandes pérdidas.

El académico Gonzalo Vargas dejará la institución, que reúne al 10% de la matrícula de la educación superior, en medio de un proceso de reestructuración y luego de que hace un mes la CNA certificara a la versión universitaria con el período más bajo del sistema.




La Comisión Nacional de Acreditación (CNA) certificó por solo dos años a la Universidad Inacap, centro que, con 35 mil estudiantes, es el cuarto más grande del país. Esta es la segunda vez consecutiva que la institución obtiene este plazo, el más bajo que otorga el sistema.

La decisión fue tomada a fines de octubre y el acta del organismo detalla que no es fácil deducir el estado en que se encuentra el plantel, por estar muy ligada al instituto profesional (IP) y al centro de formación técnica (CFT), del mismo nombre. Este último recinto, de hecho, tiene siete años de acreditación.

Y este miércoles, Gonzalo Vargas, rector de las tres instituciones de Inacap (universidad, CFT e IP), comunicó su renuncia a la institución, lo que estaría ligado a un proceso de reestructuración, pero que ocurre justo a un mes de la decisión de la CNA. En total, las tres versiones de Inacap suman 123 mil estudiantes, equivalentes al 10% de la matrícula de la educación superior.

A través de un comunicado, el plantel confirmó que Vargas "anunció su alejamiento de la institución para emprender proyectos personales. Su renuncia fue presentada al presidente de Inacap, Alberto Salas", luego de estar casi 12 años a la cabeza de la institución. "A partir del 1 de diciembre próximo, asumirá como rector interino de Inacap el secretario general, Luis Eduardo Prieto", dice el texto.

Según el acta de la CNA, la acreditación de dos años a la versión universitaria de Inacap se debe a que, al considerar un sistema integrado de sus tres versiones, "dificulta distinguir los objetivos y metas de los proyectos de la universidad".

Entre las debilidades detectadas, también se afirma que hay una "escasa dotación de académicos con dedicación exclusiva a la universidad, considerando el número de programas que imparte y su distribución en 26 sedes" y que existen autoridades "con responsabilidad compartida" entre los tres planteles, "lo que dificulta el perfilamiento preciso de cada institución".

En esa línea, la CNA agrega que hay una "falta de espacios destinados exclusivamente a la universidad, lo que incide en una falta de identificación de los estudiantes con sus respectivas carreras universitarias".

Por su parte, la U. Inacap, antes de la renuncia de Vargas, informó a La Tercera que desconoce "los fundamentos que sustentan dicha decisión (de la CNA), y una vez conocidos los mismos determinaremos los pasos a seguir".

Ese plantel también está enfrentando una huelga de funcionarios y docentes en su sede de Osorno, desde el 12 de noviembre, por demandas salariales. El presidente del sindicato, Jaime Fuentes, explica que quieren que sus sueldos "estén cerca de lo que Inacap les paga a administrativos y docentes de otras sedes, porque esta es una institución muy estandarizada, y lo que se hace acá no es distinto a lo que se hace en Curicó o La Serena, y allá la remuneración base es superior en 20% a 30%".

A su juicio, la acreditación de dos años también obedece "a las debilidades en la gestión de docentes y administrativos, y por eso han surgido sindicatos".

Comenta