Un overol blanco bajo arresto: ¿Quiénes son los estudiantes detenidos tras la quema de un bus en la Alameda?

En solo cuestión de segundos, personal de Carabineros que realizaba un patrullaje preventivo redujo a uno de los jóvenes que vestido con overol blanco -según registros de cámaras de seguridad y transeúntes- había participado en el incendio de un bus del Transantiago en la principal arteria capitalina. Resultó ser un alumno de tercero medio del Liceo de Aplicación. Otro de sus compañeros también fue aprehendido cuando -según versiones policiales- intentaba "rescatar" de manos de los uniformados al adolescente detenido. El imputado B.B.A.G. (16) será formalizado este martes por el delito de incendio y el gobierno ya decidió que no invocará la Ley de Seguridad del Estado (LSE), aunque sí se querellará.




Solo 35 segundos transcurrieron desde que una decena de sujetos vestidos con overoles blancos pararon un bus del transporte público en la intersección de las calles Alameda con Ricardo Cumming, hicieron bajar al chofer y a los pasajeros, rociaron la máquina con líquido acelerante y le prendieron fuego. Todos salieron arrancando. Justo en ese momento funcionarios de Carabineros que realizaban un patrullaje preventivo por el lugar se percataron de lo que estaba ocurriendo y comenzaron a correr, logrando uno de los efectivos reducir a un sujeto que escapaba vestido de blanco. El uniformado lo detuvo, a eso de las 9:35 horas, y se procedió a trasladarlo a dependencias de la 48° Comisaría. De inmediato se dio aviso a la Fiscalía. Todo quedó registrado en cámaras de seguridad.

Una vez en el cuartel policial y ya con su rostro descubierto, se supo que el imputado era el adolescente de 16 años de iniciales B.B.A.G. y que era alumno de 3° medio del Liceo de Aplicación, recinto ubicado a solo una cuadra de donde se produjo el ataque incendiario. De acuerdo con los antecedentes entregados por el fiscal Javier Mayer de la Fiscalía Centro Norte, durante la jornada de este martes pasará a control de detención.

“Realizamos una serie de diligencias apoyadas con el departamento OS-9 y el Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) donde se obtuvo el análisis de cámaras, diligencias de carácter intrusivo, que tenían que ver con pericias a las ropas y pericias corporales de los imputados. Esto se hizo además en presencia de la defensora de adolescentes y estando autorizada por ella también las diligencias”, sostuvo el persecutor. Agregó que se logró tomar declaración a la víctima, el chofer del bus, empadronar testigos y hacer un análisis de las imágenes del ataque para así comparar vestimentas.

Asimismo, precisó, “se encontró en el lugar evidencia material que eran específicamente un guante y un bidón que contenía un líquido con todas las características de ser un líquido acelerante”.

El chofer del bus comentó durante la jornada los segundos que vivió cuando los individuos vestidos de blanco lo hicieron bajar del bus. “Lo prendieron y tuve que arrancar. Tuve que arrancar del fuego. Venía con 20 personas. Me dijeron ‘¡Bájate desgraciado!’ Dos andaban con pistolas y con bencina”, dijo este lunes aún afectado por lo ocurrido.

Fuentes consultadas sostienen que será el fiscal que tome la audiencia, Ricardo Sobarzo, quien finalmente decida la figura que se le imputará al adolescente. Lo más probable es que se impute el delito contemplado en el artículo 475 del Código Penal que castiga a quien incendie vehículos del transporte público que vaya con pasajeros. Por ser menor de edad el máximo de la pena que arriesgaría es de 10 años de internación en un recinto cerrado del Sename, según contempla la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente.

Pero B.B.A.G. no fue el único privado de libertad en medio de los violentos episodios vividos en la arteria principal de la capital. A los pocos minutos Carabineros procedió a aprehender a un segundo joven: S.J.G.J., también de 16 años y alumno de 3° medio del mismo establecimiento educacional. En su caso, no enfrenta cargos por el siniestro, pues no hay antecedentes que permitan vincularlo directamente a lo ocurrido. Según informó inicialmente la institución policial, su falta habría sido oponerse a la acción de la autoridad intentando intervenir en la detención de su compañero.

Este segundo adolescente, tras ser trasladado a la comisaría, renunció a su derecho a guardar silencio y declaró indicando que él solo estaba grabando y presenciando parte de la quema del bus, según dijeron fuentes conocedoras de ese relato a La Tercera. Igualmente, habría detallado que él no es amigo de B.B.A.G. y que no interceptó su aprehensión. Según habría señalado, se limitó a registrar el momento. Dados los antecedentes quedó en libertad y a la espera de citación.

El fiscal Meyer agregó que tras las pericias de rigor, “se descartó absolutamente de que S.J.G.J. forme parte de este grupo de personas de overol blanco. Es una persona que llega por otro lugar, cuando ya se produjo la quema del bus, por lo tanto, no participa de ninguna manera, no coopera llevando elementos, nada”.

Por el incendio del bus del transporte público, la Delegación Presidencial de la Región Metropolitana decidió presentar una querella por el delito de incendio en contra de quien resulte responsable. De todas formas, señalan desde el gobierno, no se invocará en este caso la Ley de Seguridad del Estado (LSE).

Las observaciones a “células” del Liceo de Aplicación

Pese a que el segundo joven detenido quedó libre, en el pasado ya había sido objeto de investigación en medio de los análisis policiales a los grupos que actúan al interior del Liceo de Aplicación. Ha sido vinculado a la dirigencia y organización de las marchas y manifestaciones que se han realizado en las inmediaciones del recinto.

Además, de acuerdo con antecedentes recopilados, ha participado en diferentes instancias ligadas al movimiento estudiantil, integrando asambleas con alumnos del Instituto Nacional y del Liceo Manuel Barros Borgoño. Así como también en puntos de prensa sobre las tomas en su colegio. Junto con esto habría participado en movilizaciones como el “mochilazo estudiantil”, el que fue convocado por agrupaciones de “Secundarios en Rebeldía” (SER) e “Irreverencia Estudiantil”.

En los análisis realizados respecto del plan de acción de los estudiantes del Liceo de Aplicación se ha establecido que suelen salir por la “Puerta 29″, que da a calle Cumming y actualmente permanecería clausurada, para luego instalar barricadas y así obstaculizar el tránsito vehicular mientras esperan la llegada de personal policial. Esto se evidenció, por ejemplo, el pasado 28 de marzo previo a la conmemoración del Día del Joven Combatiente.

Si bien suele vincularse a todos los alumnos del recinto a un mismo movimiento, internamente mostrarían divisiones. Por ejemplo, están los “Estudiantes por la Causa Popular”, que se caracterizarían por sus “acciones relámpago”, usar panfletos, por la instalación de lienzos en lugares públicos y cortes de tránsito.

Igualmente, se identifica al “Colectivo Aplicando Rebeldía”, anteriormente denominado “Canario Rebelde”, según se ha logrado ver en diversas manifestaciones y tomas que se han desarrollado en ese emblemático colegio capitalino.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.