¿En qué se fijan los apoderados a la hora de elegir colegios?

Estudio de la U. de Chile entrevistó a casi 200 apoderados y sostenedores. Padres priorizan equipamiento y seguridad del recinto por sobre calidad educativa.




¿Cómo eligen los papás los colegios? ¿En qué se fijan y qué es lo que más valoran? son algunas de las preguntas que trató de resolver un estudio realizado por la Facultad de Sociología y el  Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la U. de Chile. Los autores Cristián Bellei, Manuel Canales y Víctor Orellana durante un período de dos años trataron de entender las principales razones a la hora de escoger un establecimiento para matricular a sus hijos.

Para esto, los expertos eligieron para el estudios seis ciudades. Cuatro de ellas dentro de la Región Metropolitana y dos en provincia. El análisis cualitativo contempló conversaciones en profundidad y focus group con apoderados y sostenedores con el objetivo de entender qué factores pesan para determinar en qué colegio inscribirse. El trabajo incluyó consultas a casi 200 personas.

Los resultados generales mostraron que la mayoría de las familias elige los establecimientos educacionales, ya sean municipales, particular subvencionados y pagados por muchas opciones: cercanía, seguridad, equipamiento del colegio, entre otras. La respuesta que menos escucharon fue la calidad del proyecto educativo que ofrecen los distintos recintos a nivel nacional.

“La gente no se mueve por calidad. Entonces, por qué prefieren pagar por algo que les da la misma calidad. Algunos piensan que los padres se mueven por arribismo, pero esto no tiene mucho sostén, porque la gente paga todo lo que se puede y no es esto lo que lo explica. No es una decisión sin sentido y no tiene que ver tampoco  con calidad necesariamente”, explicó Canales

Otro de los resultados que arrojó el estudio es que los establecimientos tampoco potencian u ofrecen proyectos educativos atractivos, si no que se diferencian por otras características, según Bellei. “Las escuelas a su vez, no han hecho un gran esfuerzo por mejorar la calidad  del servicio que le ofrecen a las familias y la oportunidad de aprendizaje de los niños ni tampoco  por adecuarse a la diversidad de intereses y de necesidades de las familias, si no que  generan estrategias típicas del posicionamiento de mercado. Se posicionan por precio, por ejemplo. Lo otro que hacen es aplicar un conjunto de estrategias  de selección para niños y familias, las que no son típicas de mercado porque, en general, los mercados aceptan a todos”, explica el investigador del CIAE.

Colegios privados

Entre los apoderados con nivel socioeconómico para alcanzar un puesto entre los colegios de elite  la pregunta de por qué eligen colegio se invirtió. “En la élite esta instalada la asimetría de que ellos eligen dónde postular varias veces, pero el colegio toma la decisión. A los alumnos les hacen prueba de selección y les piden requisito de notas para mantenerse, entre otras cosas”, dice  Canales.

Los entrevistados, además, fueron los únicos del total de consultados que explicaron que uno de los factores a considerar para elegir colegio era la calidad educativa. Se fijan en los idiomas que enseñan y la calidad de sus docentes, por ejemplo. En general, este tipo de apoderados, según los autores, valora mucho las redes sociales que entrega el colegio. “Este mundo no tiene que ver con la de un recinto particular subvencionado. Los colegios pagados son previo a la reforma del ‘80 y desprecian a  los subvenciones y de no tener dinero preferirían, incluso, irse a un público bueno, que a un subvencionado”, explica Orellana.

Particular subvencionado

Este grupo de padres declaró elegir colegios por temas más de seguridad y de mantener el estatus social adquirido.

Según Orellana, en este grupo los padres hablan de los colegios como si fueran un producto. “Este establecimiento tiene tales características y este no, por ejemplo. Hay un enorme nivel de racionalización en las conductas de los sujetos de experiencias comparada y aquí no opera la educación como factor de elección, si no que un instinto de protección y el aseguramiento de una posición en que la vida pueda ser predecible”.

Municipales

De acuerdo a los resultados del estudio cualitativo, este es el segmento de familias que tiene la menor posibilidad de elegir en qué colegio estudiarán sus hijos.

“La opción es bastante restringida. Muy pocos padres mueven a sus hijos para ir a otros colegios porque hay que pagar transporte y ahí la decisión que tienen es optar por educación técnico profesional o científico humanista. Es lo único que se puede elegir”, explica Canales.

El experto agrega que, además, estos apoderados apuestan a que sus hijos pasen directamente a un puesto laboral o, en el mejor de los casos, explica, que continúen estudios técnicos en institutos profesionales (IP) o centros de formación técnica (CFT).

Según los autores, las brechas a nivel socioeconómico son evidentes en nuestro país y se marcan por el nivel de educación. Una realidad de la que son conscientes los apoderados de recintos municipales.  Bellei dice que “ellos perciben la idea de que hay otro país donde hay colegios que funcionan como un club, hablan en inglés y tienen piscina. Hay una imagen de otro Chile y no hay pertenencia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.