Osvaldo Macías, superintendente de Pensiones: “Las AFP son parte de la seguridad social. Este no es el mercado de las papas”

Ratifica instrucción que frenó el cierre del 44% de puntos de atención de Planvital. Añade que este no es cualquier sector, pues maneja el ahorro obligatorio y las pensiones.

Es un round que está en Tribunales. Planvital, AFP controlada por el grupo italiano Generali, interpuso el pasado 10 de febrero un recurso de protección con el fin de que se declare ilegal y arbitraria la instrucción de la Superintendencia de Pensiones que le impidió activar un plan que contemplaba el cierre de 15 sucursales y tres centros de servicio, un 44% de los puntos de atención al público de la entidad. Hoy vence el plazo para que el organismo responda a la AFP.

En esta entrevista, el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, responde claramente los cuestionamientos hechos por Planvital, afirmando tener todas las facultades para emitir esa orden. Además, le recuerda a todas las gestoras que ellas forman parte del sistema de seguridad social del país, por lo que sus decisiones no pueden dejar de considerar los derechos de los afiliados al sistema.

¿Por qué piden a Planvital que se abstenga de iniciar su plan de reestructuración cuatro meses después de que se los presentó?

La AFP nos informó su plan de reestructuración el 30 de diciembre. Nosotros les respondimos con fecha 12 de enero.

Pero Planvital asegura haberlo hecho en septiembre.

Monitoreamos la situación financiera de todas las AFP. Pero en el caso de la que gana la licitación de nuevos afiliados, la fiscalización es aún mayor. Todos los meses le pedimos que envíe sus flujos financieros y la proyección de éstos. Si bien la situación de Planvital es de normalidad, hubo un cambio en los flujos proyectados que no se explicaba con la información entregada por la administradora. Por eso los citamos en septiembre. Ahí nos informaron que esto era porque tenían contemplado el cierre de sucursales. Si no los hubiésemos citado, no nos hubiéramos enterado porque nadie nos había señalado eso. No hubo detalles ni le dijimos nada que diera a entender que estaba en la dirección correcta. Jamás aprobamos una cosa así.

¿Dónde estaba el mayor problema de este plan?

Espero que todas las AFP tomen conciencia de que son parte de un sistema de seguridad social. Este no es el mercado de las papas, no es el mercado del retail o de los supermercados. Ellos están en el ahorro obligatorio, están proveyendo de pensiones a todos los trabajadores chilenos, no pueden actuar sin considerar esa dimensión. Creemos que acá ese factor no se tomó en cuenta. Una AFP no puede cerrar de un día para otro la mitad de sus sucursales, dejando a un número significativo de afiliados sin atención presencial. Eso no es aceptable hoy.

Planvital plantea que son 40 mil los afiliados afectados que no pueden cambiarse de AFP, casi un 4% del total de su cartera.

De nuevo un número. El 4%, cuántas personas son: 40 mil. ¿Esas personas son insignificantes para efectos de la toma de decisiones? Nosotros pensamos que no, que no son insignificantes, que la seguridad social está en juego y que cualquier administradora (en el futuro) va a ser muy responsable cuando toma sus decisiones, porque afectan a personas que están cotizando para su pensión, en gente que está jubilada, y eso es un aspecto que las AFP deben poner en el centro de sus análisis.

Ustedes cuestionaron también los mitigadores propuestos, como la atención vía web y call center.

Porque los mitigadores que presenta la AFP tampoco son aceptables a nuestro juicio. Los estándares de servicio de Planvital tienen que mejorar y se lo hemos dicho. Nosotros hemos actuado absolutamente apegados a la ley, no tenemos ninguna duda de eso, como tampoco tenemos duda de que nuestro deber es velar por el interés de los afiliados y eso hemos hecho.

¿Y qué pasa con las otras AFP?

Planvital dice que nunca antes se reprochó esta conducta.Es importante aclarar bien este punto. Nunca en la historia del sistema previsional se había producido una situación como esta. Es primera vez que se presenta. Por lo tanto, no hay ninguna discriminación con Planvital, ninguna. Cualquier gestora que presente un plan semejante evidentemente que va a recibir la fiscalización, el monitoreo y una respuesta del regulador.

El plan contemplaba cierres a comienzo de febrero  ¿Se está monitoreando la situación?

No se ha cerrado ninguna agencia y estamos fiscalizando que eso no suceda. Ningún afiliado está afectado en sus derechos por la intervención oportuna de la Superintendencia. Si alguien puede alegar que está afectado es la misma AFP, pero por una decisión propia y que creemos que es errada.

¿Puede afectar la seguridad jurídica del sector esta decisión?

No. Las gestoras están en un sistema completamente regulado. Lo que estamos diciendo es “detenga este plan que usted nos presentó”. No le hemos dicho que no pueden hacer nada. Este plan esta objetado por razones fundadas: afecta a los afiliados; y eso le hemos dicho a Planvital. La AFP sigue operando normalmente. Bajo ningún punto de vista puede estar afectada su libertad económica y tampoco hemos pretendido eso.

 

“Ningún actor del sistema de pensiones podría sentirse contento hoy”

Macías destacó iniciativas tomadas por las AFP en los últimos días como la cuenta pública de Habitat.

“Ha habido un periodo en el que se ha producido un distanciamiento entre los gestores previsionales y los afiliados. Ya llegó la hora de terminar con eso de una vez por todas. Estos son los primeros pasos después de más de 30 años de funcionamiento. Perdimos demasiado tiempo. Ahora tenemos que transitar en forma mucho más rápida para cerrar la brecha que hay hoy día”. Así opina el jefe del organismo supervigilante del sistema de pensiones, Osvaldo Macías, sobre las últimas iniciativas de las AFP.La cuenta pública realizada AFP Habitat esta semana, el anuncio de un comité de afiliados por parte de Cuprum y la baja de comisiones de Provida, son para la autoridad “buenas noticias”, pero que “debieran haberse producido hace mucho tiempo”. “Estamos hablando de tres administradoras. Creo que las otras tres debieran dar pasos también en esa dirección.

Esto es el mínimo”, plantea, y agrega que queda espacio, por ejemplo, para seguir reduciendo la comisión. Si bien reconoce que las AFP han gestionado bien las cuentas individuales y las inversiones de los ahorros de los afiliados, aún hay déficits en otras áreas.

“Las jubilaciones son insuficientes y las tasas de reemplazo muy bajas. Ningún actor del sistema de pensiones, cuyo principal producto no es satisfactorio, podría, yo creo, sentirse contento hoy en día. En la Superintendencia no estamos contentos”, dice la autoridad.Espera que las AFP sean más proactivas porque cree que existe espacio para avanzar en disminuir la brecha con el afiliado, sin necesidad de cambios legales.

“Deberíamos deponer las posturas extremas y consensuar una reforma”

Este lunes se reactiva el comité técnico-político, que busca un acuerdo nacional con este fin.

A un año de que termine el segundo gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, la reforma previsional es uno de los temas pendientes.Este lunes se reactiva el comité técnico-político, liderado por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, que busca generar un “gran acuerdo nacional” para avanzar en un sistema de pensiones, que según el deseo de la Mandataria, sea más solidario.La autoridad técnica del sector, el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, es optimista y espera que “se llegue finalmente a una propuesta que apunte a subir las pensiones de la gente. Esa es nuestra aspiración”.

Admite que “es difícil establecer un consenso” en torno a temas como la administración del aumento del 5%, pero afirma que “no hay sector político que no quiera que tengamos mejores pensiones y en ese sentido, nadie debiera oponerse a una situación de esa naturaleza.

Deberíamos deponer las posturas extremas y consensuar una reforma que suba las pensiones y apoye a las personas menos afortunadas”. En este grupo destaca a las personas que no pueden ahorrar o que han ahorrado poco, y a las mujeres, porque tienen expectativas de vida mayores, se están retirando antes, tienen menores sueldos y más lagunas previsionales.Por esto, el regulador plantea que hay que “avanzar decisivamente en una reforma previsional de carácter tripartito, en que puedan participar Estado, trabajadores y empresarios; y en que se le otorgue una dosis de solidaridad mucho más grande que lo que tiene hoy día”. Con todo, enfatiza que este proceso es “algo urgente”.

Seguir leyendo